La determinación de los ucranianos en España: "Nos preocupa nuestro pueblo y allí están preparados para defenderlo"

Yuriy Chopyk, presidente de la Comunidad Ucraniana en España.
Yuriy Chopyk, presidente de la Comunidad Ucraniana en España.
Jorge París

La crisis entre Rusia y Ucrania mantiene en vilo al mundo. La incertidumbre sobre si Vladimir Putin invadirá a su vecino ha generado una tensión propia de los tiempos de la Guerra Fría. Y si hay un colectivo que se siente especialmente concernido por este asunto es el de la comunidad ucraniana en la diáspora. Aquí en España, a más de 3.600 kilómetros de distancia, estos ciudadanos tienen toda la atención puesta en lo que ocurre en su tierra, con dolor, pero orgullosos de que sus compatriotas estén dispuestos a defenderse de un posible ataque.

"Estamos moralmente preparados porque llevamos tiempo viviendo así por culpa de un agresor. Estamos inquietos por el futuro de nuestra patria y por lo que le pueda pasar a nuestras familias, pero no tenemos miedo. Cada ucraniano es un soldado y va a defender su tierra. Nos preocupa nuestro pueblo y allí están preparados para defenderlo", señala con determinación Yuriy Chopyk, presidente de la Comunidad Ucraniana en España. Esta asociación se encuentra entre los convocantes de la concentración de este domingo en la madrileña Plaza de España. El lema: "Apoyemos a Ucrania contra la agresión rusa".

¿Qué medida tiene que priorizar la Unión Europea en torno a la transformación digital?

Yuriy llegó a Madrid con el deseo de vivir una experiencia de seis meses y de aquello han pasado ya 22 años. Tiene un fuerte arraigo con su país de acogida pero conserva intactas sus raíces. Procedente de la ciudad de Lviv, allí siguen residiendo sus hermanos, primos y amigos. Defiende que Putin "debe ser juzgado", porque, entre otras cosas, lo considera responsable de las aproximadamente 14.000 muertes que ha dejado un conflicto que cumple ahora ocho años

Ucranianos residentes en España se concentran a favor de una solución pacífica. (EP)

En 2013, Rusia logró tirar por tierra las negociaciones entre la UE y Ucrania para llegar a un acuerdo de libre comercio. El entonces presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, reforzó las relaciones con Putin y eso generó multitudinarias protestas y enfrentamientos que acabaron con su derrocamiento el 22 de febrero de 2014. Su caída produjo la euforia en buena parte del país, pero hubo varias regiones que no aceptaron la nueva situación. Se produjeron disturbios inicialmente en Crimea entre partidarios prorrusos y proucranianos y finalmente la península quedó anexionada a Rusia. 

solicitantes de asilo

  • "El conflicto en el este de Ucrania que empezó en 2014 sigue prolongándose y con graves consecuencias para la población. La situación humanitaria sigue siendo muy dura a ambos lados de la llamada línea de contacto que divide el este entre el área bajo control gubernamental y las que están fuera de ese control", denuncia Acnur. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados estima que 2,9 millones de personas necesitan asistencia humanitaria y que la mayoría están viviendo en las zonas que no están bajo el mando del Ejecutivo ucraniano. El año pasado, España registró 1.037 solicitudes de asilo de personas procedentes de Ucrania y se concedieron 570. En 2020 hubo 1.120 peticiones, de las que se resolvieron favorablemente 232.

"No hubo una respuesta internacional", lamenta Yuriy sobre el inicio de una crisis latente avivada ahora por el acercamiento cada vez más claro de los países occidentales a Ucrania, que pide entrar en la OTAN. Esto ha conllevado que Putin movilice a sus tropas hacia la frontera y a este hombre le molesta que "el mundo no sea firme y estricto con él". "Le temen", lamenta. Aquí, pese a las voces muy críticas con la aportación de efectivos militares, sí siente el apoyo de la sociedad española y aplaude la postura del Gobierno, que ha mandado buques y cazas. En realidad, el último barómetro del Real Instituto Elcano refleja que los españoles ven a Rusia como la mayor amenaza externa pero se dividen sobre una intervención militar de España en el conflicto. 

Putin esgrime un supuesto acuerdo de los 90 por el que Estados Unidos y la OTAN se comprometieron a que esta no se expandiera hacia el este. Preguntado por esta cuestión, Yuriy responde que "nadie debe mandarle a Ucrania lo que tiene que hacer": "Cada país tiene que elegir su futuro y nuestro camino es hacia Europa y la OTAN. Es nuestra defensa". El mensaje es compartido por Leonid Rogalsky, secretario de Kalyna, la asociación de los ucranianos de Castellón. "El deseo de Ucrania es entrar en la Alianza Atlántica y en la Unión Europea", coincide. 

Según los datos del padrón municipal correspondientes a enero de 2021 y aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en España residen unos 115.200 ucranianos. La evolución de las solicitudes de asilo está directamente vinculada al estallido del conflicto en 2014. Las cifras de Acnur apuntan que si en 2013 había 14 peticiones de protección internacional, en 2015 se habían superado las 3.400. No obstante, desde que se reavivaron las tensiones a finales de 2021 no se ha producido una avalancha de salidas del país. Esto avalaría las declaraciones que apuntan a que los ucranianos estarían dispuestos a quedarse para proteger su pueblo. "Muchos han venido a visitar a sus familias. Sus madres querían que se quedasen pero ellos han vuelto", cuenta Yuriy. "No hay ganas de salir", apostilla Leonid. 

El secretario de Kalyna, residente en España también desde hace dos décadas, relata que se están repartiendo entre la población folletos en los que se informa de dónde se encuentran los refugios en caso de bombardeos o se aconseja tener preparada una maleta de emergencia y cómo hacerla. Es lo que le cuentan sus familiares desde Kiev que a la vez intentan enviarle un mensaje de tranquilidad. Pero "las señales no son buenas". 

"La amenaza está más cercana y la gente esta muy preocupada. Pero los ciudadanos están muy unidos y van a resistir porque es nuestro país. La guerra en Ucrania no para desde hace ocho años y no es una guerra civil como los rusos lo describen", remarca Mariya Kurnytska. Ella reside en España desde 2007 y es la presidenta de la Asociación de Ucranianos y Gente del Este, Oberig, ubicada en Santander. "Queremos agradecer a todas las naciones que nos han brindado su apoyo porque esto significa que esta no solo es nuestra lucha, sino la lucha de toda Europa. Estamos presenciando un cambio de la arquitectura de la seguridad europea y un balance de poder, y por eso tenemos que estar muy unidos y luchar por los valores europeos", añade esta mujer, que insiste en que no sienten miedo sino dolor.

REPORTAJES QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Si quieres contactar con 20minutos o realizar alguna denuncia o alguna corrección sobre algún tema, puedes enviarnos un mail a zona20@20minutos.es. También puedes suscribirte a las newsletters de 20minutos para recibir cada día las noticias más destacadas o la edición impresa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento