El Congreso definirá la próxima semana el plan de trabajo para una posible regulación del cannabis medicinal

Foto de archivo de cannabis medicinal
Foto de archivo de cannabis medicinal
EP

La subcomisión en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso constituida el pasado mes de octubre para abordar una posible regulación del cannabis medicinal se reunirá, por primera vez, el próximo miércoles 16 de febrero para determinar cómo va a ser el plan de trabajo que se desarrollará en los próximos meses. Es la primera vez que la Cámara Baja se abre a debatir sobre el cannabis medicinal, y se hace después de que el PNV planteara la creación de una subcomisión específica para iniciar el camino hacia la legalización del uso medicinal del cannabis en España.

Según informó este jueves el Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM), desde el Congreso les han asegurado que la primera toma de contacto se llevará a cabo el 16 de febrero y será entonces cuando se marque la hoja de ruta a seguir en los próximos meses y se determine "posiblemente" qué ponentes van a participar para aportar evidencia científica, de qué países y qué tipo de experiencias se escucharán. Constituirá, según destacan desde OECM, "la primera piedra en este camino que arrancó en junio", para elaborar un informe y remitirlo al Gobierno.

Todo ello con la esperanza de que desemboque en una ley que llegue "cuanto antes" y, a poder ser, antes de verano. Las mismas fuentes parlamentarias aseguraron a OECM que probablemente se podrá dar por terminado el debate antes del 30 de junio, aunque desde el Observatorio prefieren contener el optimismo y ser prudentes en cuanto a las previsiones. Con todo, inciden en que la regulación no puede demorarse más allá de la actual legislatura para no entrar otra vez en un terreno "vacío", con nuevos interlocutores, ministros y representantes. 

"Creemos que es urgente que en esta legislatura podamos tener un programa de regulación medicinal basado en la evidencia que ya existe", insistió el vicepresidente del OECM, Manuel Guzmán, durante un desayuno informativo con los medios de comunicación este jueves. Y es que desde el Observatorio lamentan que se esté reactivando el debate en torno a la evidencia científica, lo que, consideran "absurdo en estos tiempos que corren" y teniendo en cuenta que más de cuarenta países de todo el mundo ya han regulado el cannabis medicinal. 

Un modelo mixto para que "nadie se quede fuera".

Según calculan, son al menos 300.000 los pacientes que necesitan que este producto se pueda utilizar "de manera segura" desde el punto de vista jurídico y sanitario. "Estamos hablando de pacientes con dolencias graves y muy debilitantes que merecen un trato humano, pacientes con cáncer, enfermedades neurológicas, entre ellas el dolor en sus diferentes grados, la fibromialgia o el insomnio crónico", señaló Guzmán. 

Son precisamente a quién se va a facilitar el acceso al cannabis medicinal y cómo se va a llevar a cabo su dispensación los dos asuntos centrales en los que el OECM considera que debería centrarse el debate en la subcomisión. Lo deseable y más factible, según explicaron, es fijarse en otros países -como Canadá o Israel- que han aplicado modelos mixtos, en los que hay una colaboración con compañías privadas, pero mediante los cuales el Estado asegura una cobertura social para que sea gratuito y así "nadie se quede fuera".

Destacan, en ese sentido, el papel "clave" de las farmacias a la hora de facilitar el acceso a estos fármacos, sobre todo en las zonas rurales en las que los centros hospitalarios pueden llegar a estar más alejados. En cuanto a la edad a la que podría aprobarse, desde el Observatorio abogan por un sistema que tenga en cuenta las particularidades de cada grupo etario.

Habrá que ver ahora cómo se desarrolla el debate y si se consigue o no alargarlo más allá del verano. Por ahora, la iniciativa presenta el apoyo de la mayoría parlamentaria -menos la negativa de Vox y una posición indecisa del PP-, que se irá reuniendo en los próximos meses para detallar los puntos en los que debería desarrollarse la posible futura ley. 

Por ahora, desde el OECM insisten en que hay "muchas esperanzas puestas en este trabajo", pese a que todavía no saben si van a ser consultados como ponentes de la subcomisión, y en que el trabajo debería plantearse escuchando a los agentes de la sociedad civil y a los pacientes. 

"El paciente debería estar en el centro, él y sus derechos, por eso ha de ser tomado en consideración, porque llevamos en una situación de inseguridad años y se va a regular para tratar nuestro dolor, por lo que deberíamos ser entes consultivos como ha pasado en los procesos de regulación de otros países", aseveró Carola Pérez, directora del Observatorio. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento