Un peluquero chino hace esculturas de Tiananmen con pelo de sus clientes

  • Lo está haciendo como homenaje al próximo 60 aniversario del comunismo en China, que se celebrará en octubre.
  • Ya ha completado la escultura del Monumento a los Héroes del pueblo.
  • Para la primera escultura ha necesitado unos 11 kilos de pelo humano.
Escultura del Monumento a los Héroes del Pueblo, hecha con pelo humano.
Escultura del Monumento a los Héroes del Pueblo, hecha con pelo humano.
AGENCIAS

Para celebrar el 60 aniversario del comunismo en China, un peluquero de Pekín ha decidido rendir su particular homenaje de una forma muy original: haciendo esculturas de los edificios y monumentos de la Plaza de Tiananmen, utilizando únicamente pelo humano.

Algunos me apoyaban a hacerlo, pero otros no creían posible que con algo tan frágil y delicado pudieran hacerse estas esculturas

De esta forma, Huang Xin ya ha completado la escultura del Monumento a los Héroes del Pueblo, a la que está dando los últimos retoques. La original creación cuenta incluso con un pequeño retrato de Mao Zedong, lo único que no está hecho con pelo.

Para terminar la escultura de la Plaza de Tiananmen, todavía le faltan otros dos emblemáticos edificios: la Asamblea Nacional y el Museo Nacional de Historia, pero todavía tiene algunos meses para ello, ya que el aniversario no se celebra hasta el próximo día 1 de octubre.

Cerca de unos 11 kilos de pelo ha necesitado este particular artista para elaborar la réplica del edificio de la Plaza de Tiananmen, que mide aproximadamente un metro de ancho.

Huang necesitó días para dibujar el borrador, y unos 5 meses para reunir todo el pelo necesario. En lugar de tirar el pelo de sus clientes, este peluquero lo barría, lavaba y secaba. Antes les pedía el consentimiento a todos los que acudían a cortarse el pelo.

"Algunos me apoyaban a hacerlo, pero otros no. Algunos simplemente no creían posible que con algo tan frágil y delicado pudieran hacerse estas esculturas", ha explicado Huang.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento