El informe psiquiátrico desmiente a Handrick: no cometió los crímenes de Adeje incitado "por voces" de su cabeza

Sexta jornada del juicio contra Thomas Handrick, acusado de un doble crimen.
Sexta jornada del juicio contra Thomas Handrick, acusado de un doble crimen.
EFE
Sexta jornada del juicio contra Thomas Handrick, acusado de un doble crimen.
Atlas

Thomas Handrick sabía lo que hacía el 23 de abril de 2019. Era plenamente consciente en el momento de llevar a su familia a una cueva en Adeje (Tenerife) y no actuó incitado "por voces" cuando asesinó a golpes a su mujer, Silvia, y a su hijo mayor, Jacob, utilizando una piedra de 8,5 kilos. Ésta es la conclusión que se desprende del informe psiquiátrico realizado al ciudadano alemán y que niega taxativamente el trastorno mental transitorio alegado por la defensa y ratificado este martes por un psiquiatra en otro informe paralelo. 

Así, en la sexta jornada del juicio que se celebra en la Audiencia de Santa Cruz de Tenerife, los peritos forenses han concluido que la imputabilidad de Handrick respecto al doble crimen de Adeje no se vio "ni alterada ni disminuida", ni siquiera de forma momentánea.

Mientras la defensa del acusado excusa los asesinatos en un episodio de trastorno mental  y se ampara en la falta de conciencia del mismo, los autores del informe forense prueban que el acusado era consciente de la situación y de lo que "quería hacer", y que, por tanto, no actuó incitado "por voces" que solo él pudiera escuchar en su cabeza.

El informe de estos dos peritos, que trataron de entrevistarse sin éxito con Handrick -porque éste se negó bajo recomendación de su abogado-, arroja algo de luz a una investigación donde la fiscalía pide la máxima pena privativa del ordenamiento jurídico español: la prisión permanente revisable.

Contradicciones en torno a sus facultades mentales 

También este martes, otro psiquiatra, con el que Handrick sí se prestó a ser entrevistado y evaluado en la cárcel- más de un año después de los hechos-, ha presentado un informe donde apunta que el acusado sufre un trastorno esquizoide de la personalidad y un trastorno compulsivo.

Al mismo tiempo, según este último especialista, el día de los hechos Handrick sufrió, al menos parcialmente, un síndrome serotoninérgico provocado por la mezcla de hasta 11 medicamentos que toma para sus dolores crónicos de espalda y contra la depresión.

En esa línea, la defensa ha tratado de explicar a través de varios profesionales desde el inicio del juicio que "en el caso de tomar más de cuatro medicamentos, los efectos secundarios se agudizan" y estos podrían haberse cruzado produciendo entre otros: cambios de humor, agresividad, euforia y depresión nervioso o confusión en el individuo.

A su juicio, un "cóctel de drogas" es compatible con el relato inconexo de lo que sucedió el 23 de abril de 2019 en Adeje y sumado a la hipótesis de que Silvia y Jacob murieron de un solo golpe, sin ensañamiento, resultaría suficiente para eludir la peor de las condenas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento