Cataluña refuerza las medidas contra la sequía: las desalinizadoras están casi a toda máquina

  • Han aumentado su producción del 20% al 85% porque el sistema Ter-Llobregat está por debajo del 60% de su capacidad.
  • En 22 municipios del Alt Empordà hay restricciones en el uso del agua.
  • "Si la situación se alarga la cosa sería preocupante", apuntan desde la Agencia Catalana del Agua.
Sequía en Cataluña. Estado actual del pantano de Boadella en el río Muga, donde se pueden ver la antiguas edificaciones debido al bajo nivel del agua. El Colegio de Ingenieros Industriales ha elaborado un informe sobre el estado del agua en Cataluña en el que plantea la posibilidad de interconectar los ríos Ebro, Ródano y Segre con el sistema Ter-Llobregat con el objetivo de dar una respuesta a largo plazo a la grave sequía que sufre la comunidad.
Una imagen de archivo del pantano de Boadella en el río Muga.
Robin Townsend / EFE

Tras un año 2021 de lluvias escasas en varias zonas de Cataluña y un enero de 2022 que acaba con un fuerte anticiclón que tampoco las ha propiciado, la Agencia Catalana del Agua (ACA) ha incrementado las medidas para hacer frente a la sequía. No solo siguen vigentes las restricciones que se pusieron en marcha en octubre en 22 municipios del Alt Empordà que están en estado de alerta. Además, desde el viernes las desalinizadoras han incrementado su producción del 20% al 85%. Así, se pretende enlentecer el descenso de las reservas del sistema Ter-Llobregat, que está por debajo del 60% de su capacidad, al 59%, y abastece a unos cinco millones de personas, entre ellas, los barceloneses. Este sistema, que recoge el agua de los ríos Ter, Llobregat y Cardener, solo garantiza poder hacer frente a la demanda por un periodo de dos meses.

"Si la situación se alarga la cosa sería preocupante", apuntan fuentes de la ACA, que confían en que en la primavera llueva lo suficiente para revertirla. Y es que los modelos estacionales también auguran un febrero con pocas perspectivas de lluvia.

En Barcelona, señalan desde el Observatori Fabra, 2021 añadió "una nueva, importante y triste efeméride pluviométrica", pues fue el año más seco desde 1914. Apuntan que se recogieron 327.6 mm de agua, "tan solo el 53% de un año normal y 18.2 mm menos" que en 2015, cuando se registró "el anterior récord". Diciembre fue el mes menos lluvioso de todo el periodo anual.

Además, la lluvia caída desde abril de 2020 en Barcelona, mes que marcó récords absolutos, es similar a la habitual en lugares mucho más secos de España, como Alicante o Almería. Han hecho falta los últimos 20 meses para sumar las precipitaciones que usualmente se registran en 12, casi el doble.

En el conjunto de Cataluña, se acumulan más de 25 días de media sin recogerse más de 1 mm de lluvias, y se llega a los 65 en zonas del noreste, como Olot, o a los 66 en puntos de Tarragona como Valls.

La falta de precipitaciones hace que el acuífero del Fluvià Muga, que abastece a 22 municipios del Alt Empordà, esté en estado de alerta desde octubre. Entonces se situaba solo a 15,4 metros sobre el nivel del mar y actualmente, a 15,7.

Antes esta situación, los ayuntamientos de estas 22 poblaciones, entre las que están Peralada, Sant Pere Pescador, Ventalló, Capmany o Vilajuïga, tienen limitaciones en el uso del agua para el riego de zonas verdes, la limpieza de calles o el llenado de piscinas. También tienen prohibido llenar las fuentes ornamentales. Además, solo se puede abastecer con un máximo de 250 litros de agua al día a cada habitante y su consumo se debe reducir un 25% en el riego agrícola, un 30% en el riego para usos recreativos, un 10% en la ganadería y un 5% en la industria.

Los municipios que dependen del embalse de Darnius Boadella, que actualmente está al 41% de su capacidad, tienen garantizado el abastecimiento doméstico durante un año, informan desde la ACA. "No obstante, en caso de que no se produzcan lluvias en los próximos meses, con las reservas actuales no se podrán garantizar las necesidades de riego para la campaña de este verano", alertan.

Aviso de episodio de contaminación atmosférica

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha puesto en marcha su protocolo de actuación por episodios ambientales de elevada contaminación en su fase de aviso preventivo, por presencia de partículas PM10 en la atmósfera. Este se activa cuando en dos estaciones o más de la Xarxa de Vigilància i Previsió de la Contaminació Atmosfèrica (XVPCA) en la Zona de Protección Especial se supera el valor medio de 50 µg/m³ diarios de PM10.

Ante esta situación, el vicepresidente de Ecología del AMB, Eloi Badia, y el vicepresidente de Movilidad, Transporte y Sostenibilidad, Antoni Poveda, han enviado a todos los ayuntamientos metropolitanos la comunicación de la puesta en marcha de las medidas previstas en el protocolo, que se aprobó en enero de 2017 y se actualizó en marzo de 2020.

El organismo recomienda a ciudadanos, empresas y consistorios incrementar el riego en zonas de obras, reducir el transporte de mercancías, evitar la producción y aplicación de asfalto y bajar la temperatura de los aparatos de climatización en los hogares. También aconseja utilizar el transporte público en vez de vehículos privados.

El protocolo en fase de aviso preventivo está activo desde el 27 de enero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento