Albares no logra el apoyo cerrado de ningún partido a su gestión de la crisis de Ucrania y Unidas Podemos se aferra al 'No a la guerra'

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.
EFE
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, comparece en el Congreso.
EP

Ni unanimidad, ni apoyo cerrado. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, iba este martes al Congreso con un objetivo claro: conseguir el visto bueno del resto de las fuerzas políticas al papel que está jugando España en la crisis de Ucrania. Sin embargo, no lo ha conseguido y tampoco de su socio de Gobierno, Unidas Podemos, que si bien no ha sido tan duro con la intervención de España como los primeros días, ha mantenido su postura sobre el "No a la guerra" y ha condicionado su apoyo a que el Ejecutivo “trabaje por la paz”. El resto de socios parlamentarios han criticado el papel de la OTAN y la oposición ha cargado contra Sánchez sin miramientos.

“Si hemos conseguido la unidad a 27 en Europa y en la OTAN, no debería haber dificultades para conseguir la unidad”, decía Albares nada más empezar a comparecer en la comisión del ramo, celebrada a última hora de la noche de este martes. Nada más lejos de la realidad, pues las únicas palabras de apoyo claro han llegado al final de la comisión y han sido de su propio partido, el PSOE. 

¿Debería tener el Parlamento Europeo más competencias en materia de política exterior?

El ministro ha señalado que la posición del Gobierno de España se resume en “las cuatro ‘d’: “Diplomacia, desescalada, distensión y disuasión”. A lo largo de su intervención, Albares ha venido insistiendo en lo que ha repetido en los últimos días, especialmente desde el pasado viernes: el camino principal es el diálogo, que, eso sí, debe partir “de que la base de que Ucrania es un estado soberano con derecho a mantener su integridad territorial”. Esa es la línea roja.

Y es que, Albares ha sido especialmente duro con Rusia, a la que ha descargado toda la responsabilidad del conflicto. Tras hacer un pequeño resumen de la situación, ha señalado que la intención del país dirigido por Vladimir Putin es el de “aislar” a Ucrania con condiciones que ha tildado como “inaceptables”: que no entre en la OTAN y que la alianza atlántica retire “todos sus efectivos” que estén presentes en los países que ingresaron en el ente a partir de 1997.

En este punto, ha señalado que no van a negociar “bajo amenaza” y que es “difícil” no interpretar los movimientos de tropas rusas “como otra cosa que no sea un medio de presión”. Así, y ha señalado que el movimiento de tropas ruso ha provocado unir a la OTAN en la disuasión, con la que “hará saber a la otra parte que un determinado movimiento tendrá consecuencias”. Como ejemplo, las masivas sanciones que prepara Europa, que serán “un paquete masivo, contundente y muy creíble”.

En su comparecencia, Albares ha dado datos sobre los españoles que residen en Ucrania. En total, son 534, 240 de los cuales están en la capital, Kiev, y otros 54, en zonas fronterizas “especialmente sensible”, además de otros 11 que están en las regiones separatistas de Donestk y Lugansk. No obstante, ha señalado que de momento no se plantean la evacuación y que seguirá habiendo vuelos comerciales, aunque ha pedido que no se realicen si no son imprescindibles.

UP defiende el 'No a la guerra'

Tras la intervención del ministro, el interrogante de esta comisión estaba en la postura que defendería Unidas Podemos tras días de críticas en ruedas de prensa y entrevistas. El diputado de Galicia en Común Antón Gómez-Reino ha sido el encargado de dar voz al grupo confederal al ponerle condiciones a Albares para tener su apoyo: “Trabajar por construir paz y respeto”.

En este sentido, ha recordado la tradición “democrática y pacifista” de Unidas Podemos, dejando claro que están “con el ‘No a la guerra’”. “Se equivoca quien se sitúe con un discurso connivente con los tambores de guerra y se equivocaría quien lo hiciera porque la ciudadanía de este país tiene conciencia y responsabilidad cívica”, ha señalado antes de alertar de las posibles consecuencias que derivadas “de una crisis geopolítica que podría suponer el desabastecimiento energético y el crecimiento de la inflación”.

Esa petición de distensión la han secundado también los socios parlamentarios habituales, que han utilizado un tono más duro contra la OTAN y las maniobras militares. La portavoz de ERC, Marta Rosique, ha asegurado que les “preocupa” la dependencia de España de la OTAN y ha argumentado que a España “no le debería interesar el conflicto”. En la misma línea, EH Bildu ha criticado que se enviaran militares cuando se habla de distensión. Así, solo el PNV se ha alineado a grandes rasgos con el Gobierno, al que han pedido “moderación y prudencia, pero no inacción”. Además, ha solicitado al Ejecutivo, al igual que ERC y Vox, que lleven al Congreso las votaciones sobre el envío de tropas a Ucrania.

Desde la oposición, PP, Vox y Cs han coincidido en avisar a Albares de que la desunión que se ha visto en el Gobierno de coalición con respecto a esta crisis hace de España un socio no fiable.

Valentina Martínez Ferro, diputada del PP, ha criticado casi todos los movimientos de Pedro Sánchez. También, los que no ha hecho. Por ejemplo, ir al Congreso a explicar la situación y delegar en el propio Albares. “¿No cree que el asunto que nos ocupa es de la suficiente entidad como para llevarlo al Pleno?”, ha preguntado. En su intervención, también ha afeado al ministro de Exteriores no haber contado “nada relevante” y ha señalado que “no vale hacerse un book de fotos al teléfono” -en referencia a las imágenes distribuidas por Moncloa en las que se ve a Sánchez seguir por teléfono las novedades de la escalada de tensión entre ambos países. Asimismo, ha señalado la “contradicción” que supone, en su opinión, que Albares diga que las relaciones con EEUU son “excelentes” cuando Sánchez quedó excluido de la conferencia organizada por Joe Biden para tratar el conflicto. “Les pido que estén a la altura de la crisis y del sentido de Estado del PP”, ha concluido.

Por su parte, Vox ha criticado que Sánchez actúe “a espaldas del Congreso” y han señalado que el Gobierno “carece de credibilidad”. Eso sí, su portavoz Iván Espinosa de los Monteros ha reivindicado el compromiso de su partido con la OTAN porque “de cómo defendemos a nuestros aliados dependerá cómo podremos exigir la defensa de nuestras fronteras”.

¿Debería tener el Parlamento Europeo más competencias en materia de política exterior?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento