Del "estúpido hijo de puta" a "los niños pobres son tan brillantes como los blancos": las meteduras de pata de Biden

El presidente de EE UU, Joe Biden, durante una reunión en la Casa Blanca.
El presidente de EE UU, Joe Biden, durante una reunión en la Casa Blanca.
EFE
El presidente de EE UU, Joe Biden, durante una reunión en la Casa Blanca.
EFE / ATLAS

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó este lunes "estúpido hijo de puta" a un periodista de la cadena conservadora Fox News, en respuesta a una pregunta al terminar un acto en la Casa Blanca.

El insulto de Biden tuvo lugar después de que Peter Doocy le preguntara si creía que la inflación en Estados Unidos podía suponer un "lastre político" para su partido en las elecciones legislativas que se celebrarán en noviembre en el país.

Se trata de la última salida de tono del político demócrata, que acumula una larga lista de meteduras de pata públicas desde que se convirtiese en senador por el estado de Delaware.  

Precisamente, la semana pasada, el presidente estadounidense predijo que Rusia invadirá Ucrania, pero insinuó que si se tratase de una "incursión menor" la respuesta de Occidente podría no ser tan dura con Moscú. "Una cosa es que se trate de una incursión menor y que acabemos discutiendo (en la OTAN) sobre qué hacer y no, pero si (lo rusos) hacen lo que son capaces de hacer con una fuerza en masa en la frontera, va a ser un desastre para Rusia", subrayó.

Una cosa es que se trate de una incursión menor y que acabemos discutiendo (en la OTAN) sobre qué hacer y no"

Esa afirmación generó alarma en Ucrania, donde una fuente oficial dijo a la cadena CNN que parecía que Biden estaba "dando luz verde a Putin para entrar" en el país siempre que se tratase de una "incursión menor".

Otra de sus memorables pifias fue en enero de 2007 en un acto público con el luego sería el primer -y único hasta la fecha- presidente negro de EE UU, Barack Obama. "Tenemos al primer afroamericano que ha entrado en la cultura predominante y que es elocuente, brillante, limpio y bien parecido. Quiero decir, es algo como de cuento", dijo Biden, que fue acusado de racismo. 

"Los niños pobres son tan brillantes y tienen tanto talento como los niños blancos", señaló el que fuera vicepresidente estadounidense entre 2009 y 2017 en agosto de 2019 el durante un discurso en Iowa. 

Entre sus errores públicos, destacan dos relacionados con los votantes negros, históricamente fieles a los demócratas y claves en sus victorias, que dieron a las a la candidatura de Donald Trump. "Si tienen problemas decidiendo si me apoyan a mí o a Trump, entonces no son negros", afirmó Biden en una entrevista -en el vídeo min. 17.22- en mayo de 2020. 

Tres meses después, en declaraciones a las asociaciones nacionales de periodistas hispanos y negros, declaró que "al contrario que la comunidad afroamericana, con excepciones notables, la comunidad latina es increíblemente diversa", disculpándose después diciendo que la comunidad negra no era un grupo "monolítico". 

Lapsus más propios de su personalidad

"Soy una máquina de pifias", ha llegado a reconocer en 2018 Joe Biden. La prensa mundial cuestionó el año pasado la idoneidad y capacidad de Biden para liderar los Estados Unidos tras su victoria sobre Donald Trump por este y otros motivos que achacaban, en parte, a su edad. 

El político demócrata actualmente cuenta con 79 años y con su victoria en las últimas elecciones de EE UU se convirtió en el presidente electo del país de más edad (78). Si completase los dos mandatos a los que puede aspirar llegaría a los 86 años como presidente. 

Expertos en comunicación política consultados por 20minutos han coincidido en que los lapsus verbales de Biden están más relacionados con su personalidad y con el hecho de que nunca ha sido un buen orador que con su edad. Destacan igualmente que en el cargo de presidente estadounidense, donde una mala decisión puede tener grandes repercusiones mundiales, la experiencia y la serenidad que aporta la edad es un valor añadido.  

Desde su entorno más cercano siempre han recordado que Biden arrastra un tartamudeo desde la infancia que a veces le produce un bloqueo mental y dificulta el discurso, además de atribuir a su carácter espontáneo y campechano algunos de los momentos más incómodos de su carrera política.

Federico Trillo, en un acto.
Federico Trillo, en un acto.
EUROPA PRESS

"Manda huevos", "coñazo de desfile"... y otros incontinencias verbales

No obstante, las meteduras de pata de los políticos son una constante debido a su exposición pública. En España, micrófonos abiertos, corrillos con cámaras o simplemente lapsus han llevado a muchos diputados, senadores, ministros y otros altos cargos a decir barbaridades.

Uno de los momentos más recordados lo protagonizó Federico Trillo en 1997. Los micrófonos le jugaron una mala pasada al político del PP cuando era presidente del Congreso con el "manda huevos" que pronunció durante una sesión de control al Gobierno, exclamación que por simpática se convirtió en una de las más recordadas en el hemiciclo.

"¡Estoy ya hasta los huevos!... ¡Estoy trastornao!", escuchó decir en 2011 al entonces presidente del Congreso, el socialista José Bono, a través de un micro abierto, tras equivocarse varias veces al enunciar una moción que iba a votarse en el pleno al término de una larguísima sesión.

Cada vez que le veo la cara y esos morritos pienso lo mismo"

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy también ha tenido frases muy reveladoras, como la que pronunció en 2008 en vísperas de la Fiesta Nacional en la que le explicaba a Javier Arenas que al día siguiente tenía "el coñazo del desfile.." y apuntaba: "en fin, un plan apasionante".

Otro expresidente del Ejecutivo como José Luis Rodríguez Zapatero tampoco estuvo afortunado tras admitir que les convenía que hubiera "tensión" para que los votantes no se relajaran.

Otra recordada expresión fue la que dedicó en 2010 el que fuera alcalde de Valladolid, el popular Javier León de la Riva, a la recién nombrada ministra de Sanidad, Igualdad y Política Social, Leire Pajín: "Cada vez que le veo la cara y esos morritos pienso lo mismo"

A buen seguro que esta frase quedará en los anales de los desatinos, al igual que esta otra: "¿Por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha?", del presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento