Lolita Flores: entre la ausencia y el renacer

  • Lolita debería reconsiderar ciertas actitudes, abrazarse a la cercanía y despojarse del divismo para no olvidar sus raíces.
La cantante Lolita Flores colabora con el Día Mundial de la osteoporosis.
La cantante Lolita Flores colabora con el Día Mundial de la osteoporosis.
GTRES

Está pletórica y no lo puede ocultar. Lolita Flores está en uno de sus mejores momentos. Se ha convertido en pieza insustituible del exitoso engranaje de Tu cara me suena y cada semana sorprende con una espontaneidad que se ha convertido en seña de identidad. Además de su éxito televisivo, Lolita ha vuelto a cantar y lo ha hecho conquistando los escenarios americanos. Un renacer musical al que ella se resistía, pero que es preludio de lo que podría llegar próximamente.

No todo son alegrías. Lolita flaquea en sus habilidades sociales. Se equivoca al mostrarse tan inaccesible y ocupada cuando en la propuesta no hay billetes que contar. Algunas de sus ausencias son injustificables y rechinan, como cuando ha esquivado descaradamente participar en homenajes televisivos a Juan El Golosina, uno de los amigos más leales y fieles que tuvo su madre.

Nadie entiende tamaños y habituales desplantes, ahora que el artista atraviesa momentos personales complicados y hasta se ha quejado públicamente de que su teléfono ha dejado de sonar. Lolita debería reconsiderar ciertas actitudes, abrazarse a la cercanía y despojarse del divismo para no olvidar sus raíces.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento