Robbie Williams revela que hubo un plan para acabar con su vida: "Había un sicario contratado para matarme"

El cantante Robbie Williams.
El cantante Robbie Williams.
Georg Wendt / GTRES

Tampoco ha dado los motivos más allá de que él sintió que pudo ser por la tremenda fama que llegó a acumular en un momento dado de su vida, tras dejar Take That y comenzar su carrera en solitario con hits que tuvieron tanta repercusión como Angels o Rock DJ y su desde entonces inolvidable videoclip. Lo que sí ha explicado Robbie Williams es que hubo no solo un plan para acabar con su vida, sino un esbirro pagado para ello.

En una entrevista que ha concedido el músico de 47 años en el podcast This Past Weekend ha declarado que como persona público se enfrentó a una peligrosa oferta de trabajo que alguien puso en el mercado y que, lo más importante, llegó a ser aceptada: un asesino a sueldo que, bueno, hiciese lo que mejor sabe hacer, con él como víctima.

"Nunca jamás he dicho esto, pero pusieron un sicario contratado para matarme. Repito, nunca he contado esto antes de forma pública", ha confesado el artista, que ha admitido que si no salió a la luz en su momento se debió mayormente a que él mismo decidió no recurrir a las autoridades en busca de ayuda y protección, sino que decidió bregar con la amenaza de otra forma, sin más detalles que el hecho de que consiguió ponerle fin para siempre. "Aquello se acabó. Tengo amigos", han sido sus únicas palabras al respecto.

"Esta es una de esas cosas que no se ven pero que te suceden cuando te vuelves famoso", ha aclarado Williams, que sigue insistiendo en que fue esa la razón principal. "En un momento dado de mi vida era ridículamente famoso. Pero famoso al estilo de Michael Jackson", ha declarado el cantante.

Por ello ha aprovechado para repasar su carrera. "Yo me hice famoso cuando tenía 17 años. Había formado una boyband cuando tenía 16 que fue un despegue total. Y cuando tengo 21 años, me voy del grupo y empiezo una carrera en solitario, vendo 80 millones de álbumes, mantengo el récord de la mayor cantidad de entradas vendidas en un día para una gira y bla, bla, bla...", deja sin detallar Williams, considerando suficiente lo dicho para explicar su argumento sobre los peligros de la fama.

Precisamente ese "éxito extremo" es el que también le ha hecho lidiar con la ansiedad y la depresión. "Quería poder ir a todos los lugares normales a los que no podía ir porque la gente quería matarme. Lleva un tiempo llegar a esa aceptación", ha añadido, así como que esa es una de las razones por las que vive en Estados Unidos: "Aquí vivo en el anonimato y de verdad que disfruto de él. Cuando pienso en regresar a Reino Unido, recuerdo que allí no tengo anonimato alguno y eso me pone ansioso y me deprime".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento