Aumentan los ingresados en UCI y sube la presión hospitalaria, que entra en riesgo muy alto

Cataluña es la comunidad donde las hospitalizaciones y UCI han seguido creciendo igual desde la explosión de ómicron. En Madrid incluso con ómicron ha crecido más llegando a cuatriplicarse los datos. Porque aunque el porcentaje respecto a los contagios sea menor, hay tantos que llenan a las camas. Ómicron no es más leve dicen los expertos porque los no vacunados ingresan gravísimos con neumonías bilaterales. Es la vacuna la que está evitando muchos casos. Pero hay también muchos que tienen una dosis o dos, los médicos consideran incompleta la pauta de vacunación si no se tiene la tercera de refuerzo. La vacuna pierde eficacia. Pero tanto contagio se nota también porque los hospitales se llenan de enfermos con COVID sin neumonía bilateral, es decir con COVID pero no por COVID. En España ya están llenas con enfermos COVID 2.224 camas de las 5.300 que hay de críticos. En la tercera ola se llenaron casi todas. En este hospital de Granada hay 180 pacientes ingresados con COVID y tienen que desatender otras patologías. La mortalidad desde la explosión de ómicron sigue ascendiendo con casi 2.400. Aunque en la tercera ola sin vacuna fallecieron 19.200, el peor día 900 personas.
Aumentan los ingresados en UCI y la presión hospitalaria, que entra en riesgo muy alto.

La pandemia de COVID-19 avanza hacia su pico en España, tras registrar 331.000 positivos en tres días y una incidencia acumulada de 3.397 puntos, y lo hace a una velocidad cada vez menor. Esta desaceleración, sin embargo, no parece reflejarse en la presión hospitalaria, que ha superado este lunes el umbral de riesgo muy alto, y la ocupación de camas UCI, también al alza. 

El total de pacientes COVID ingresados en los hospitales españoles asciende este lunes a 18.821, 1.385 más que el viernes pasado. Esta cifra supone que el 15,13% de las camas ocupadas corresponde a infecciones por coronavirus, lo que supera la barrera del riesgo muy alto y supone más de un punto más que el anterior registro (14,00%), 

La comunidad con una mayor presión hospitalaria es Aragón, con el 21,38%, seguida de Madrid (21,18%) y el País Vasco (19,07%), que experimenta un ligero descenso respecto al viernes, mientras las otras dos suben. En el extremo opuesto se sitúan Galicia (6,71%) y Extremadura (7,81%).

También aumenta el número de pacientes ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos, que pasan de los 2.224 del viernes a 2.251; con los que llega a una tasa de camas ocupadas en UCI por enfermos de COVID del 23,83%, frente al 23,62% del registro anterior.

Por autonomías, Cataluña continúa a la cabeza por saturación en las UCI, con un 44,11% camas ocupadas por enfermos COVID, un ligero incremento respecto al viernes (43,43%). La siguen Melilla (35,29%) y Aragón (32,46%).

La dramática situación de las UCI catalanas, las más presionadas desde el inicio de la sexta ola, la explica el jefe del Servicio de Cuidados Intensivos del Hospital Vall d'Hebron, de Barcelona: "A principios de noviembre, vimos un cambio de tendencia, fuimos seguramente la primera comunidad autónoma. La ola siguió creciendo desde entonces y sumamos ya muchas semanas".

La curva de los ingresos en UCI, presumiblemente, alcanzarán su pico dos semanas después que los contagios. "Desde que se contagia, un paciente tarda unos días en dar positivo. Si desarrolla un cuadro más importante, ingresa en el hospital. Si presenta insuficiencia respiratoria grave, terminará en la UCI. Hay un decalaje de 15 días", explica la vicepresidenta de la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc), Carola Giménez-Esparza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento