Muñoz y Moreno sientan las bases de su relación en torno al metro, Altadis y las zonas desfavorecidas de Sevilla

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, y el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, en el Palacio de San Telmo.
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, y el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, en el Palacio de San Telmo.
EP

"Cordialidad", "respeto institucional", "agradecimiento" y buenas palabras del uno hacia el otro. Así se desarrolló este lunes el primer encuentro oficial entre el presidente de la Junta, Juanma Moreno, y el nuevo alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, quienes estuvieron abordando en el Palacio de San Telmo durante aproximadamente una hora algunos de los "déficits históricos" de la capital hispalense y la manera de colaborar para sacar los proyectos adelante.

El socialista puso sobre la mesa hasta cinco "asuntos" trascendentales para la ciudad y destacó el "diagnóstico compartido" y el "alto grado de coincidencia" entre los dos dirigentes, que se mostraron de acuerdo en "arrimar el hombro" e intentar abstraerse del "exceso de ruido político" en el resto del país.

La primera de las cuestiones tratadas fue la ampliación del metro de Sevilla y la reciente actualización del tramo Norte de la línea 3. En este sentido, Muñoz se mostró convencido de que la visita el próximo 26 de enero de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, "disipará las dudas sobre la cofinanciación" de estas obras. Y aseguró que tanto él como Moreno estuvieron de acuerdo en no utilizar esta infraestructura tan necesaria para la ciudad como "arma política arrojadiza".

El regidor hispalense también arrancó al presidente andaluz su compromiso de declarar "cuanto antes" el proyecto de Altadis como de "interés estratégico", lo que permitirá acelerar la tramitación de esta iniciativa, que supone una inversión de 200 millones de euros y la creación de 800 empleos solo en la construcción del complejo hotelero. "En cuanto se haga efectiva la solicitud", la Junta dará una respuesta "inmediata", afirmó Moreno, quien también consideró "sumamente interesante" la propuesta del alcalde de Sevilla que crear un consorcio, en el que también participe el Gobierno central, de cara al centenario de la Exposición Iberoamericana de 1929, horizonte que el socialista se ha marcado para culminar la transformación de la ciudad.

También aunaron posturas en lo relativo a las zonas con necesidades de transformación social de la ciudad, que cada año lideran el ranking de los barrios más pobres de España. "Hay que coger el toro por los cuernos", afirmó Muñoz, quien pidió ser "más ambiciosos" y buscar un "instrumento específico" para actuar y cambiar definitivamente la realidad de estas barriadas, en las que viven más de 90.000 personas. "Ponemos muchos recursos, pero los resultados no son los que nos gustarían", añadió Moreno, quien abogó por abordar este "verdadero problema" desde "ángulos diferentes".

La situación de la Atención Primaria fue el quinto de los asuntos a tratar en la reunión, sobre el que Moreno admitió que hay un problema "estructural de falta de médicos" y otro "conyuntural, que es la pandemia", pero defendió las actuaciones de la Junta en Sevilla en materia sanitaria, como la del antiguo Hospital Militar.

Ambos dirigentes incidieron en la "cordialidad" del encuentro y en la importancia de trabajar de la mano por la ciudad. "Si Sevilla va bien, Andalucía va bien", afirmó Moreno, mientras que Muñoz reiteró que quiere ser "el alcalde del diálogo, con otros grupos políticos y otras administraciones", aunque "sin olvidar la reivindicación". 

Un momento de la reunión que han mantenido Moreno y Muñoz.
Un momento de la reunión que han mantenido Moreno y Muñoz.
EP

Semana Santa: prudente optimismo

No lo abordaron en la reunión de este lunes, pero tanto Moreno como Muñoz se han pronunciado recientemente sobre la celebración de la Semana Santa, el primero con más prudencia y el segundo, con más optimismo. A preguntas de este medio, el alcalde de Sevilla insistió en su idea de no "desnaturalizar" esta fiesta mayor de la ciudad modificando los recorridos de las cofradías para llevarlos por avenidas anchas, tal y como sí se ha hecho con la pasada Cabalgata y como planteó el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, idea que el socialista "no" comparte. En otras ciudades, explicó, puede que este cambio sí sea posible, pero no en la capital hispalense.

También el presidente andaluz incidió en que él no tiene una "bola de cristal" para predecir lo que pasará a mediados de abril y, aunque es "absolutamente partidario de que se pueda desarrollar con todas las posibilidades", recordó que la Covid-19 es "impredecible". "Quiero ser optimista", pero "primero tenemos que acabar con esta sexta ola y cruzar los dedos para que no venga una séptima que nos inoportune en esos importantes eventos", tanto desde el punto de vista emocional como por su repercusión en términos económicos. Tanto Muñoz como Moreno recordaron, además, que es la autoridad eclesiástica quien "decide finalmente si salen o no" las cofradías, de forma que las administraciones "podemos ayudar, colaborar, recomendar, pero son decisiones que finalmente toman los órganos competentes".

"Queda mucho tiempo en términos epidemiológicos", concluyó el presidente de la Junta, quien se mostró convencido de que "ninguna autoridad pública del mundo tomará decisiones que afecten a la salud de sus ciudadanos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento