El Gobierno y el PSOE intentan aparcar definitivamente la polémica de Garzón: "Estamos de acuerdo en lo sustancial"

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en la Moncloa este martes.
La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en la Moncloa este martes.
EFE

"Estamos de acuerdo en lo sustancial". Con esta respuesta, el Gobierno y el PSOE intentan zanjar definitivamente la polémica derivada de las palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre las macrogranjas. La frase es de la portavoz y responsable de Política Territorial, Isabel Rodríguez, que ha vuelto a remarcar los pasos dados por el Ejecutivo en referencia al sector ganadero (la PAC o la ley de Cadena Alimenticia) para orillar definitivamente el cruce de declaraciones que la semana pasada marcó el día a día del Gobierno de coalición.

En una entrevista en el programa Al Rojo Vivo de La Sexta, Rodríguez ha remarcado ese supuesto "acuerdo" y ha incluido en él al ministro de Agricultura, Luis Planas, que fue uno de los que más protestó en público sobre las palabras de Garzón. Sin ir más lejos, el martes pasado concedió hasta cuatro entrevistas a diferentes medios de comunicación para poner clara distancia. En esas intervenciones, insistió en lo "desafortunadas" que fueron las declaraciones a su juicio y pidió más comunicación. "Yo soy el ministro de alimentación y si alguien habla de alimentación lo lógico es que me llame", argumentó.

Declaraciones del portavoz socialista, Felipe Sicilia, este jueves. 

Así, las palabras de Rodríguez han sido similares a las que ha utilizado también este lunes el portavoz socialista, Felipe Sicilia. En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva socialista, ha fijado el tiro en la oposición, a la que incluso Planas acusó de "manipular" las palabras de Garzón, pese a sus críticas posteriores. "Unos se hacen fotos con vacas, nosotros hacemos leyes para que los ganaderos puedan mantener su explotación", ha añadido Sicilia.

Las declaraciones tanto de la portavoz gubernamental como las del partido representan así un giro del Ejecutivo y el PSOE en el asunto. Y es que, en un primer momento y después de que el presidente de Castilla y León y candidato a repetir mandato por el PP, Alfonso Fernández Mañueco, las compartieran en Twitter, la parte socialista del Gobierno señaló que la "posición" del Ejecutivo era la "defensa de las macrogranjas" y añadió que las palabras de Garzón eran una "opinión personal". Además, elevaron el tono contra el ministro de UP.

Eso sí, esto no provocó que el responsable de Consumo rectificase. Es más, se ratificó también en diferentes entrevistas públicas. En la primera de ellas, en El Intermedio, reivindicó "absolutamente" la vigencia de sus palabras. "Hay una ganadería extensible perfectamente sostenible amenazada por otro modelo, las macrogranjas, que contamina el suelo y el agua" y "que promueve el cambio climático", insistió.

Garzón, además, afirmó que sus declaraciones respondían a las "directrices" del Ejecutivo en materia alimentaria y, por tanto, que no se equivocó en sus palabras. Y contradijo al ministro Planas al asegurar que sus departamentos tienen "competencias compartidas" y trabajan "codo con codo". Sin embargo, el ministro de Consumo sí reconoció no haber hablado con Sánchez tras la polémica y también afirmó desconocer por qué no lo ha "defendido" públicamente. Quien sí lo hizo fue la responsable del ala 'morada' del Gobierno, la vicepresidenta Yolanda Díaz, que pidió a "todos los ministros" defender "la ganadería extensiva frente a las macrogranjas" y solicitó a Sánchez y a los socialistas "cuidar" y defender la coalición.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento