Altamira recupera las visitas presenciales mientras aumentan sus turistas virtuales

  • En el pasado año visitaron el museo un total de 131.128 personas.
Imagen de archivo del Museo de Altamira.
Imagen de archivo del Museo de Altamira.
Museo de Altamira

El Museo Nacional y Centro de Interpretación Altamira va recuperando los visitantes que acudían a sus instalaciones antes de la pandemia y, aunque aún está lejos de los turistas de 2019, recupera su visibilidad con otra herramienta, las nuevas tecnologías.

Fuentes de este centro cultural han explicado que los visitantes a cierre de 2021, un total de 131.128 personas, estuvieron lejos de ser los del año anterior a la pandemia, cuando recorrieron este museo 277.474 turistas, pero los seguidores y los usuarios de las redes sociales de Altamira han aumentado ahora un 29% respecto a 2019.

Las mismas fuentes reconocen que ese aumento significativo de la presencia virtual y del uso de la web de Altamira se ha producido desde que comenzó la pandemia, que ha logrado que más de 57.000 personas en el mundo sigan por internet la actividad del centro que gestiona, protege y promociona la cavidad en la que se pintaron hace más de 14.000 años los famosos bisontes.

El Museo y Centro de Interpretación Altamira recibió en 2021, sobre todo para contemplar la neocueva que es copia de la cavidad original, Patrimonio de la Humanidad, un total de 131.128 visitantes, mientras que en 2019 fueron 277.474 las visitas.

La última cifra de turistas en Altamira es, a pesar de ser más baja que hace dos años, casi un 25% mayor que el año de la pandemia (2020), en el que el museo tuvo 98.902 visitantes, lo que "apunta a una progresiva recuperación del hábito de visita".

Y Altamira ha llegado también a tener más de 131.000 visitantes a pesar de que el aforo y la movilidad sigue siendo restringida, ya que la reducción de los grupos que ven la Neocueva ha sido de hasta seis personas durante una buena parte del verano.

Sin embargo, en el periodo estival, y a pesar de esas reducciones de aforos, el museo ha vendido de forma habitual todas las entradas disponibles para cada día.

De hecho, además de la visita a la Neocueva, las exposiciones que acoge Altamira han permitido que 15.000 personas pudieran contemplar Kiputz. Un abismo a la prehistoria, y más de 35.000 han visto hasta ahora la muestra De la roca al museo, que estará abierta hasta el 23 de enero.

También las restricciones han afectado a las actividades culturales que organiza Altamira, que han caído, según el museo, en más de un 90 por ciento, ya que tuvieron 26.438 participantes en 2019, que bajaron a los 4.593 en 2020 y no han llegado a los 2.200 en 2021.

El museo achaca esa situación a que el público escolar, que es el va con más asiduidad a Altamira, no tiene ahora tantas salidas como antes y, por ello, también el centro cultural optó por realizarlas en el exterior, pero siempre respetando la reducción de los aforos.

Altamira recuerda que la Covid también hizo modificar el sistema de selección de visitas a la cavidad original de Altamira, que tras el confinamiento se retomaron con la lista de espera que estaba parada desde 2002, y que ha permitido que las personas que se inscribieron hasta ese año para ver los bisontes y el resto de pinturas rupestres, puedan entrar a la cueva, según la lista, desde el 15 de agosto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento