'Husky', el vehículo blindado que permite al ejército español hacer menos hostiles los lugares en guerra

Vehículo Husky del Ejército de Tierra
Vehículo Husky del Ejército de Tierra
Ministerio de Defensa
Vehículo Husky del Ejército de Tierra

Las Fuerzas Armadas españolas están presentes en 17 misiones en el exterior con el mandato de mantener la paz en lugares que se extienden a lo largo de cuatro continentes. Los tres mil militares destinados en estas misiones no solo cuentan con armas letales, en su trabajo también resulta fundamental contar con herramientas que permitan hacer menos hostil el territorio. 

En una de las misiones más largas y complicadas de los tiempos recientes, Afganistán, se utilizó por primera vez un importante activo del Ejército Español, el vehículo 'Husky'. Tras 19 años, España retiró a sus tropas el 12 de mayo de 2021, aunque en agosto, con la toma del país por los talibanes, tuvo que desarrollar una operación de evacuación para los españoles aún presentes en el país y para colaboradores afganos. Desde el 2013, seis unidades 'Husky' fueron empleadas en la limpieza de las rutas tomadas por los  convoyes españoles.

¿Qué hace tan especial a estos vehículos?

El sistema 'Husky' VMMD fue desarrollado en los años 70 por las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica para limpiar de minas sus rutas en Namibia y Angola. El sistema está compuesto por dos vehículos: el primero de ellos detecta el explosivo y el segundo, lo neutraliza.

Este tipo de vehículos son conocidos como 'vehículos de ingenieros', blindados de uso militar utilizados para trabajos de ingeniería como la preparación de caminos, la eliminación de artefactos o la recuperación de vehículos.

Las unidades españolas han sido fabricadas por Critical Solutions International (CSI), una empresa armamentística estadounidense especializada en estos sistemas de limpieza. Su diseño se basa en el ya "probado en combate que ha estado salvando vidas desde principios de la década de 1980", según la propia CSI.

"Es el vehículo que más sobrevive a las explosiones en el mundo actual. Con más de quinientos vehículos desplegados en varias de las zonas de combate más volátiles del mundo, no existe otra plataforma que permita a los soldados ejecutar misiones de despeje de rutas peligrosas con tanta confianza", resaltan desde la empresa estadounidense

¿Cómo 'limpian' las rutas estos vehículos?

Los 'Husky' españoles son modelos con una potencia de 201 caballos, una velocidad de operación de 72 km/h, una capacidad de combustible de 150 litros, una autonomía de 450 kilómetros, un blindaje de placas de cerámica, un peso de casi nueve toneladas (8.981 kg) y un vadeo mínimo -profundidad máxima de una corriente de agua que puede cruzar- de 760 milímetros.

El primer vehículo del sistema VMMD es el de detección de minas (por sus siglas en inglés, MDV). El segundo vehículo, el encargado de neutralizar los explosivos (T/MDV), remolca tres Duisendpoots -herramienta que detona las minas que no ha podido detectar el primer vehículo-. Los utilizados en España, al ser la versión 2G, permiten un segundo tripulante e incluyen un radar de tierra y un brazo robótico. El segundo operador permite que el conductor se concentre en el control del vehículo mientras que este supervisa el resto de sistemas.

El fabricante destaca "la forma en V y el diseño frangible del 'Husky'. La forma "desvía y protege al conductor de los peores impactos de una explosión" y el diseño frangible -que es capaz de partirse- hace que se rompa de manera predecible facilitando su reparación. 

El vehículo, según el propio Ministerio de Defensa, cuenta sobre su eje delantero con un radar terrestre para detectar posibles artefactos explosivos (3D Ground Penetrating Radar o GPR). También cuenta con un sistema (OWL 360 cameras) que "almacena imágenes del recorrido que las contrasta con las que toma en tiempo real para detectar posibles cambios". Además, se le pueden añadir más herramientas, como un brazo robótico (M20 Interrogation Arm).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento