Dominic Cummings, el topo resentido detrás de las filtraciones de las fiestas que podrían acabar con Boris Johnson

Ilustración del primer ministro británico Boris Johnson
Ilustración del primer ministro británico Boris Johnson
Henar de Pedro

El primer ministro británico, Boris Johnson, está en la cuerda floja. Cada vez son más las voces que piden su dimisión a causa de la polémica fiesta en el jardín de su residencia y despacho oficiales en Downing Street en mayo de 2020, en pleno primer confinamiento. Además, en los últimos días han seguido saliendo a la luz celebraciones multitudinarias a las que el primer ministro asistió en tiempos de pandemia

Detrás de estas filtraciones se encuentra Dominic Cummings, ideólogo del Brexit y autor de eslóganes políticos brillantes como Take Back Control o Get Brexit Done que contribuyeron a la llegada de Boris Johnson a Downing Street en 2019. Paradójicamente, ahora es él quien hace tambalear la estabilidad del primer ministro británico. Para sus detractores, es un monstruo; para sus fans, un gurú. ¿Qué sabemos de Dominic Cummings?

Cummings tuvo un papel protagonista en el Brexit

Cummings nació en Durham (Inglaterra), tiene 50 años y es licenciado en Historia por Oxford, según indica en su blog. Trabajó "en varios proyectos" en Rusia durante los años 1994 y 1997, uno de ellos fue una aerolínea que quebró después de que en su primer vuelo no hubiese ni un pasajero, informa The Guardian.

En 1998, Cummings asumió el cargo de jefe de investigación de 'Business for Sterling', la campaña contra la adhesión de Gran Bretaña al euro y en 2015 se convirtió en director de la campaña 'Vote Leave' para el referéndum del Brexit en 2016.

Cuando Boris Johnson llegó al poder en julio de 2019 uno de sus primeros fichajes fue Cummings, quien se convirtió en uno de sus asesores más cercanos. Entonces llegó la pandemia de covid-19 y Cummings fue fuertemente criticado por saltarse el confinamiento para ir a su pueblo natal, pero Johnson se mantuvo a su lado y no tomó ninguna medida.

Inesperadamente, en noviembre de ese mismo año el primer ministro cesó de su puesto a Cummings tras los rumores de que el asesor podría haber filtrado información confidencial. Además, algunas fuentes cercanas afirmaron que Cummings tuvo una serie de enfrentamientos con la pareja del primer ministro, Carrie Symonds.

Cummings afirma que la fiesta no fue un "evento de trabajo"

Fue entonces comenzó la guerra. El exasesor comenzó a publicar una serie de tuits y entradas en su blog calificando a Johnson de "incompetente", "loco" y "poco ético" e insinuó que tenía información sobre lo que sucedía en Downing Street cuando se desató la pandemia.

El pasado 7 de enero publicó una entrada en su nuevo blog en la que decía que se debería investigar una fiesta celebrada el 20 de marzo de 2020, en pleno primer confinamiento, en Downing Street. "El primer ministro ha dicho múltiples mentiras sobre las fiestas en diciembre de 2020 y obligó o alentó a otros a decir cosas falsas a los medios", escribió.

Según Cummings un alto funcionario del número 10 invitó a varias personas a "bebidas con distanciamiento social" en el jardín de Downing Street y no se trataba de un "evento de trabajo", como argumentó Johnson el pasado miércoles tras pedir disculpas en el Parlamento.

"Dijimos que esto parecía estar en contra de las reglas y que no debería suceder. Fuimos ignorados y Johnson y su mujer acudieron", sigue en su portal. "En mi opinión, el funcionario que organizó esto debería haber sido destituido. Le dije esto repetidamente al primer ministro, pero rechazó mi argumento".

Un político particular

Según The Guardian, Cummings se distingue del resto de políticos británicos porque no tiene miedo de decir lo que piensa y, de hecho, siempre lo hace aunque en ocasiones sea el precursor de muchas polémicas como cuando habló de prohibir los partidos políticos o de escoger a los jóvenes más brillantes para hacer un gobierno de tecnócratas.

Desde su punto de vista, corrientes de pensamiento como el conservadurismo, liberalismo y socialismo son inadecuadas para el diseño de políticas públicas y cree que la ideología debería ser reemplazada por una aproximación "científica".

En cualquier caso, Cummings sigue escribiendo en su blog y en redes sociales sobre los eventos que tuvieron lugar durante el confinamiento mientras que el futuro de Johnson pende de un hilo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento