El Gobierno busca un nuevo método para hacer seguimiento de la pandemia ante la imprecisión de las cifras de contagios

Los ciudadanos hacen cola para hacerse una prueba PCR
Ciudadanos hacen cola para hacerse una prueba PCR
Europa Press
Los expertos advierten de los peligros que causaría subestimar la variante Ómicron, 
Atlas/EP

La 'autogestión' de la pandemia por parte de los ciudadanos, que se responsabilizan de autodiagnosticarse y aislarse en casa si dan positivo, ha derivado en la evidencia de que los datos de contagios que ofrecen casi a diario las distintas administraciones son cada vez más imprecisos. El Gobierno admite que muchos ciudadanos que dan positivo en un test de antígenos no lo comunican y que en muchas ocasiones tampoco pueden deducirse por las bajas laborales si, por ejemplo, pasan la enfermedad sin síntomas y pueden teletrabajar. En este escenario, España busca una nueva manera de hacer seguimiento de la pandemia distinta al seguimiento de datos diarios de casos, que superaría definitivamente la última versión del 'semáforo', más permisiva con las cifras de contagios que desde entonces ha disparado la variante ómicron. Sin embargo, no se espera que sea algo inmediato porque, además, para el Gobierno es imprescindible que se haga a nivel de la UE.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha apuntado este lunes en una entrevista en la Ser que el Ministerio de Sanidad y las comunidades trabajan desde hace semanas en el establecimiento de "parámetros diferentes" de los que se han tenido en cuenta hasta ahora para rastrear la pandemia y dentro de los que la incidencia acumulada ha la referencia principal. Si no a ojos de los expertos, que hace meses que prestan más atención a las hospitalizaciones o los ingresos en UCI, sí de la ciudadanía, que en esta sexta ola ha visto cómo los contagios han ido creciendo de manera exponencial hasta situarse, a cierre de la semana pasada, en 2.727 por cada 100.000 habitantes de media nacional, con picos de más de 6.700 en Navarra o más de 5.500 en País Vasco. A pesar de que son cifras nunca vistas desde el inicio de la pandemia, expertos y autoridades no descartan que sean todavía mayores, porque no se conocen todos los casos.

"Es un debate que estamos intentando abrir en el plano europeo", dicho Sánchez, que cree que es "un debate necesario" decidir cómo medir la pandemia una vez que se ha reducido la mortalidad y que esta se encamina a convertirse en una enfermedad endémica. "En la primera ola teníamos letalidades del 13% y hoy de media, cerca del 1%. Tenemos las condiciones para que con precaución, poco a poco en el nivel europeo empecemos a evaluar la evolución de esta enfermedad con parámetros diferentes", ha dicho.

Según indican fuentes de Sanidad, el cambio no se hará de forma inmediata y de momento los expertos de la Ponencia de Alertas Sanitarias de las comunidades y el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio "debaten" cómo vigilar la pandemia de ahora en adelante.

Así se acordó en último Consejo Interterritorial de Sanidad de 2021, cuando se planteó establecer "un cambio en la vigilancia del Covid" que, según indicaron fuentes autonómicas, consistía en crear un sistema centinela como el que existe en varias comunidades para controlar la virulencia de la gripe estacional. En este caso, la red permitiría diferenciar entre infección por Covid, por gripe o por otro tipo de virus respiratorio.

En diario El País abundaba este lunes sobre esta posibilidad explicando que la vigilancia pasaría a hacerse mediante un sistema de "testigos" por medio de la elección de un grupo de médicos de atención primaria y en hospitales para crear una "muestra estadística significativa" y en puntos clave que, como se hace con las encuestas, permitiera calcular la presencia de la Covid atendiendo a los datos que se aportaran desde estos puntos en lugar de los que se observen en el conjunto de la población, como hasta ahora se ha intentado hacer con la recogida de todos los diagnósticos positivos.

Fuentes de Sanidad indican que este modelo es a día de hoy una de las varias "alternativas" que están en estudio y que todavía no está decidido que la nueva forma de trazar la Covid vaya a ser por este sistema de centinela. 

De la mano de la UE

Como Sánchez, también hacen hincapié en que España no quiere cambiar el sistema de forma unilateral sin que lo hagan también el resto de países de la UE. No se contempla, por ejemplo, que España "empiece a contar casos de manera distinta que Francia o Alemania", apuntan en el departamento de Carolina Darias. Por eso, el Gobierno espera que la decisión se tome de forma conjunta en la UE, con la guía de su agencia de salud pública, el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC).

En todo caso, el cambio superará a la última versión del llamado 'semáforo', mucho más permisivo con el número de contagios que podía haber antes de elevar el nivel de riesgo. Se acordó a finales de noviembre, apenas unos días antes de que se detectaran en Sudáfrica los primeros casos de la variante ómicron que ha dado la vuelta al tablero, ha modificado totalmente la manera de gestionar positivos y cuarentenas y ha dado lugar a una situación en la que los datos de contagios ya no son fiables.

Imposible saber cuántos contagiados hay

En Sanidad reconocen que en estos momentos no es posible saber cuánta gente hay contagiada por Covid. Señalan que cada comunidad vuelca los resultados de los test de antígenos de autodiagnóstico -que desde hace unas semanas ya no hay que confirmar con PCR en los centros de salud- en el Sistema para la Vigilancia del Centro Nacional de Epidemiología (SIVIES) pero admiten que a día de hoy no se comunican todos los casos que se producen.

Aunque las comunidades tienen teléfonos a los que la ciudadanía debe llamar para comunicar un caso positivo, Sanidad se rinde a la evidencia de que no todo el mundo lo hace y que el rastreo de los positivos no puede hacerse tampoco mediante las bajas laborales que se solicitan porque también hay personas que no trabajan o que, ante la ausencia de síntomas, teletrabajan en lugar de pedirla.

Con esto no quieren decir que los datos de la incidencia acumulada no sirvan ya para nada y recalcan que hay otros parámetros para evaluar la evolución de la pandemia, desde los ingresos en los hospitales hasta el análisis del rastro de Covid en las aguas residuales. Pero sí asumen que hay un porcentaje de contagiados que no tienen contacto ninguno con el sistema y que, por tanto, no están contabilizados.

Por eso, afirman que "sí hay una nueva mirada" a la pandemia, que se intentará concretar en un nuevo sistema de vigilancia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento