El PP apoya una enmienda de Compromís en el Senado y obliga a los Presupuestos a volver al Congreso para ser aprobados

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante su intervención en una sesión de control al Gobierno en el Senado, en Madrid (España) a 14 de julio de 2020. Con este pleno, la Cámara Alta dará por terminada su actividad parla
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Senado.
Jesús Hellín
Los Presupuestos Generales volverán al Congreso para ser aprobados.
Europa Press/EFE/Fernando Alvarado

El Senado aprobó este martes los Presupuestos Generales del Estado para 2022, pero las cuentas tendrán que regresar al Congreso para recibir la luz verde definitiva. Pese a que lo previsto era que la Cámara Alta zanjara ya este martes la tramitación de los PGE, el PP apoyó a última hora una enmienda de Compromís para la “Promoción y difusión de las lenguas" minoritarias, lo que obligará al Congreso a votar la semana que viene si mantiene o no ese cambio en los Presupuestos. Fue la única nota discordante en una sesión que, por lo demás, transcurrió según lo previsto, y en la que el Gobierno consiguió reunir los apoyos de sus habituales aliados: ERC, PNV y EH Bildu votaron a favor al igual que ya hicieron en el Congreso, y a ellos se sumaron formaciones de ámbito territorial como Más Madrid, Compromís, el PAR, Més per Mallorca o Geroa Bai.

La aprobación de los Presupuestos en el Senado se produjo después de que el Ejecutivo lograra reconducir su desencuentro con ERC en lo relativo a la protección de las lenguas cooficiales dentro de la nueva ley audiovisual. La semana pasada, los republicanos renunciaron a establecer una cuota obligatoria de contenidos en estos idiomas en las plataformas audiovisuales y consiguieron, a cambio, que el Ejecutivo se comprometiera a destinar fondos públicos para incentivar que plataformas extranjeras como Netflix, HBO o Disney+ produzcan, doblen y subtitulen contenidos en catalán, euskera y gallego.

Ese acuerdo despejó los nubarrones que se habían cernido sobre la aprobación definitiva de los Presupuestos, y lo previsto era que la votación de este martes en el Senado fuera un trámite, ya que el Gobierno y sus aliados pactaron no introducir ninguna enmienda a las cuentas -y ERC retiró las suyas- para que estas no tuvieran que volver al Congreso. La única propuesta que podría haber salido adelante pese a la oposición del Ejecutivo, la bajada del IVA de los servicios de peluquería, ni siquiera llegó a votarse después de que el Gobierno la vetara por suponer una disminución de los ingresos consignados en las cuentas. 

Pero el movimiento del PP dio al traste con estos planes para cerrar la tramitación presupuestaria en el Senado. Los populares apoyaron a última hora una enmienda para la defensa de las lenguas minoritarias en "Galicia, Asturias, Euskadi, Navarra, Aragón, Cataluña, València e Illes Balears", pese a que la semana pasada votaron en contra de la misma cuando fue debatida en comisión. Sus apoyos, sumados a los de PNV, ERC, JxCat y la propia Compromís, bastaron para que la enmienda reuniera mayoría, a lo que el presidente Pedro Sánchez respondió con ironía: "Si sirve para que el PP reconsidere su política de promoción de las lenguas cooficiales, bienvenido sea", planteó.

En cualquier caso, este movimiento únicamente retrasa la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado por segundo año consecutivo, que con toda seguridad saldrán adelante la próxima semana en el Congreso. Serán las segundas cuentas consecutivas aprobadas por el Gobierno, después de que el PSOE se viera obligado a gobernar con las elaboradas por el anterior Gobierno del PP durante los años 2018, 2019 y 2020 ante la imposibilidad de aprobar unas nuevas. Estas cuentas, de hecho, darán estabilidad a una legislatura que entra ahora en su segunda mitad, ya que, incluso si el año que viene las alianzas con sus socios se debilitasen, Sánchez podría prorrogar las cuentas en 2023 para agotar el mandato.

La aprobación de los Presupuestos es especialmente importante en un momento en el que la convocatoria de elecciones autonómicas en Castilla y León, unida a la posibilidad de que también se anticipen los comicios en Andalucía, ha convertido 2022 en el inicio de un nuevo ciclo electoral. La legislatura a nivel nacional no acaba hasta finales de 2023, pero la cercanía de unas elecciones siempre complica los pactos entre los partidos, y con estas cuentas el Gobierno se blindará en el poder.

La mayor inversión pública de la historia

Los Presupuestos aprobados este martes en el Senado incluyen la mayor cantidad prevista de gasto público de la historia, entre otras cosas para financiar un amplio paquete de medidas para la juventud. Estas políticas se llevan un impulso económico récord, 12.550 millones de euros, que servirán para financiar medidas como una ayuda directa al alquiler de 250 euros para los jóvenes de entre 18 y 35 años que cobren menos de 23.750 euros al año. Esa ayuda estará acompañada por un bono de 400 euros para que los jóvenes que cumplan 18 años puedan gastarlo en actividades culturales. Y para las becas educativas se destinarán 2.199 millones de euros.

También crecen las partidas de dependencia y servicios sociales. Para la dependencia, el crecimiento será del 23,3% con respecto al total de fondos consignados en 2020. Por su parte, a servicios sociales se destinará en los Presupuestos una cuantía de 6.654 millones de euros, 1.000 más que este año. 

Los Presupuestos, asimismo, incluyen un total de 27.633 millones de euros procedentes de los fondos extraordinarios de la UE, que se dedicarán a financiar medidas como un plan de rehabilitación de vivienda (dotado con 2.839 millones de euros para el año que viene), un plan de choque de movilidad sostenible (de 2.184 millones) o un plan de choque para la economía de los cuidados (1.199 millones).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento