Tres detenidos por explotación sexual de mujeres de Perú y Venezuela captadas usando una red social

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal que se dedicaba a la explotación sexual de mujeres que captaban a través de una conocida red social de Internet. Las víctimas, originarias principalmente de Perú y Venezuela, viajaban a España engañadas con falsas ofertas de trabajo para el cuidado de personas mayores.
Tres detenidos por explotación sexual de mujeres de Perú y Venezuela captadas usando una red social
Tres detenidos por explotación sexual de mujeres de Perú y Venezuela captadas usando una red social
20M EP

Las víctimas captadas por el grupo criminal aterrizaban en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, donde de manera inmediata se le retiraba el pasaporte, así como las tarjetas y el dinero en efectivo con el que viajaban, siendo trasladadas a un club de alterne en el que se les obligaba a ejercer la prostitución y pagar así la deuda contraída.

Una de las víctimas, que se negó a ejercer la prostitución, llegó a ser encerrada durante cinco días en una habitación, siendo alimentada a base de pan, queso y agua, y llegando, posteriormente, a ser forzada sexualmente.

TOLEDO Y ÁVILA

La operación policial ha finalizado con la detención de tres personas de nacionalidad española, una de las cuales ha ingresado en prisión. Han sido realizados dos registros en las provincias de Toledo y Ávila, en los que se han intervenido 5.100 euros en metálico, diversos dispositivos electrónicos y documentación relacionada con la investigación.

Para luchar contra la Trata de Seres Humanos a través de las nuevas tecnologías, la Policía Nacional ha creado un grupo específico de Cibertrata para permitir una mayor cooperación internacional y conectar las investigaciones nacionales e internacionales.

El método que utilizaban para captar a las mujeres consistía en contactar, a través de una conocida red social, con mujeres de origen sudamericano, principalmente de Perú y Venezuela, que se encontraban en una clara situación de vulnerabilidad laboral, económica o familiar.

Se ganaban su confianza manteniendo constantes contactos con ellas y con pequeñas transacciones de dinero que las hacían llegar a modo de ayuda, para terminar ofertándolas un trabajo como cuidadoras de personas mayores en España. El entramado criminal también se ofrecía a sufragar los gastos del viaje y asesoraba a las víctimas para que viajasen a España con un visado de turista. Una vez caducado el mismo las mujeres quedaban en situación irregular, lo que facilitaba su explotación sexual.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento