El otoño más frío desde 2012 pero muy seco afianza la sequía en buena parte de la Península

  • La temperatura media del otoño fue, en el conjunto de la España peninsular, de 14,4 grados.
  • Las precipitaciones alcanzaron los 172 litros por metro cuadrado.
Dos jovenes se protegen del frío con abrigos y gorros mientras pasean durante un día de frío y viento por Madrid
Dos jovenes se protegen del frío con abrigos y gorros mientras pasean durante un día de frío y viento por Madrid
Ricardo Rubio - Europa Press - Archivo

El cambio climático afecta cada vez más a España. La Agencia Estatal de Meteorología ha hecho público este viernes su avance climático del otoño de 2021, que tuvo un carácter seco en cuanto a precipitaciones y normal en lo que a temperaturas se refiere en el conjunto de España. En todo caso, fue el más frío desde hace nueve años.

Las precipitaciones en la España peninsular alcanzaron los 172 litros por metro cuadrado, valor que supone un 83% del normal, aunque en comunidades como Galicia o Andalucía no se llegó ni al 75%. En el sur de estas dos regiones, al igual que en puntos de la Región de Murcia y de Canarias, ni siquiera se alcanzó la mitad del valor normal, quedando buena parte del sur de Andalucía e islas orientales de Canarias por debajo del 25%.

En el resto de la península, eso sí, las lluvias estuvieron debajo de los valores normales, salvo en el Cantábrico, sur de Navarra, oeste de Aragón y áreas de Madrid y Castilla-La Mancha. En Baleares el otoño fue muy húmedo, carácter al que contribuyó en buena medida la persistencia de la borrasca Blas en el entorno del archipiélago entre finales de octubre y comienzos de noviembre. Los principales episodios de lluvia del trimestre los protagonizaron una depresión aislada de niveles altos (DANA) a comienzos de septiembre, la llegada de un río atmosférico a finales de octubre y otra DANA a finales de noviembre.

Mapa de precipitaciones.
Mapa de precipitaciones.
AEMET

El carácter seco del otoño contribuyó a que la situación de sequía meteorológica que se observaba a finales de verano en las cuencas de acumulación del Guadalquivir y del sur persistiese al finalizar el otoño, al igual que en la cuenca del Ebro y Pirineos orientales. En el resto de las cuencas de acumulación españolas no se puede hablar en estos momentos de sequía meteorológica, aunque todas presentan cierto déficit de precipitaciones, a excepción de las del norte y noroeste.

La temperatura media del otoño fue, en el conjunto de la España peninsular, de 14,4 grados. Esto supuso un valor 0,1 grados superior al promedio del período de referencia 1981-2010, lo que le confirió un carácter normal. También fueron normales las temperaturas en Baleares y Canarias. No obstante, se ha tratado del otoño más frío en nuestro país desde 2012, y el octavo más frío del siglo XXI. Por meses, septiembre y octubre fueron cálidos, pero noviembre fue un mes muy frío, de ahí que el carácter en el conjunto de la estación sea normal. Hay que señalar que Andalucía, las regiones mediterráneas y Galicia experimentaron, en general, un otoño más cálido de lo normal, y que en septiembre Canarias vivió dos olas de calor. En la Península, además, se batieron durante ese mes numerosos récords de temperatura mínima más alta para el conjunto del otoño.

A nivel global, septiembre de 2021 ha sido declarado el segundo septiembre más cálido en el planeta desde que hay datos; de hecho, los tres últimos septiembres ocupan los tres primeros puestos del pódium de septiembres más cálidos. Por su parte, octubre y noviembre de 2021 han sido el tercero y el quinto octubre y noviembre respectivamente más cálidos. Por su parte, octubre de 2021 fue el tercero más cálido, y noviembre, el quinto con mayor temperatura.

¿Y ahora que llega el invierno? La AEMET considera pertinente aclarar qué relación se establece entre variables meteorológicas y la Covid-19. Así, frío (temperaturas medias inferiores a 10 grados) y baja humedad  se asocian con mayores tasas de transmisión del coronavirus en España. Si bien no son factores determinantes frente a medidas impuestas por el gobierno como el distanciamiento social o el uso de mascarillas, en ausencia de éstas resultarían relevantes; este hecho supone que no se deben relajar las medidas de salud pública para reducir la transmisión de la enfermedad bajo esas circunstancias ambientales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento