Muere a los 99 años Lucía Hiriart, viuda de Pinochet y uno de los grandes símbolos de la dictadura chilena

  • Su fallecimiento agita el cierre de la campaña electoral en el país.
Lucía Hiriart, viuda de Augusto Pinochet, en 2005.
Lucía Hiriart, viuda de Augusto Pinochet, en 2005.
CARLOS VERA / EFE
La viuda del exdictador chileno Augusto Pinochet (1973-1990), Lucía Hiriart, falleció este jueves a los 99 años de edad aquejada desde hace meses por un cuadro respiratorio.

La viuda del exdictador chileno Augusto Pinochet (1973-1990), Lucía Hiriart, falleció este jueves a los 99 años de edad aquejada desde hace meses por un cuadro respiratorio.

"Lamentamos comunicar el sensible fallecimiento de nuestra querida madre, hoy acompañada por todos sus hijos y nietos se durmió en la paz del señor. Agradecemos las muestras de cariño y afecto. Confiamos en que en estos momentos de dolor se respete nuestro duelo", dijo a la prensa Marco Antonio, uno de los cinco hijos de la familia Pinochet Hiriart.

Hiriart, que llevaba mucho tiempo alejada de la actividad pública por su avanzada edad y en los últimos años estuvo varias veces ingresada debido a su delicado estado de salud, murió en su residencia en el oriente de Santiago, según detallaron medios de la prensa local.

Se trata de uno de los personajes de mayor relevancia histórica en el país, pues se le atribuye una poderosa influencia en el Gobierno militar de su marido, una de las dictaduras más sangrientas de América Latina, que dejó al menos 40.000 víctimas y más de 3.000 asesinados o desaparecidos a manos de agentes.

Nacida el 10 de diciembre de 1923, de su matrimonio con Pinochet nacieron cinco hijos: Augusto Osvaldo, María Verónica, Inés Lucía, Jacqueline Marie y Marco Antonio.

"En total impunidad"

El fallecimiento de Hiriart despertó emociones encontradas entre quienes ven en ella una pieza clave de las atrocidades del régimen militar y salieron a la calle a festejar su muerte, y los que consideran que hizo un gran aporte al país y lloran su deceso.

La noticia causó un gran revuelo en los todos medios locales y la céntrica plaza Italia de la capital chilena se fue llenando espontáneamente de centenares de personas, que permanecieron allí desde las primeras horas de la tarde y hasta la noche, para celebrar el deceso de Hiriart.

"Se murió la vieja", rezaba una de las pancartas de estos manifestantes, que consideran a Hiriart "un personaje infame" de la historia de Chile y lamentan que murió "en total impunidad" y "sin pagar nada de lo que hizo".

Celebraciones en Santiago de Chile tras conocerse la muerte de Lucía Hiriart, viuda del dictador Augusto Pinochet.
Celebraciones en Santiago de Chile tras conocerse la muerte de Lucía Hiriart, viuda del dictador Augusto Pinochet.
ELVIS GONZÁLEZ / EFE

La muerte de la viuda de Pinochet sucede a casi 15 años del fallecimiento de su marido, el 10 de diciembre de 2006, y a tres días de que Chile celebre las elecciones más inciertas y trascendentales desde el fin de la dictadura, con dos candidatos antagónicos enfrentados en las urnas: el abogado ultraderechista José Antonio Kast y el diputado de izquierda Gabriel Boric.

"Lucía Hiriart muere en impunidad, pese al profundo dolor y división que causó a nuestro país. Mis respetos a las víctimas de la dictadura de la que fue parte", escribió Boric en Twitter.

Mientras, Kast, que ha defendido en varias ocasiones la dictadura de Pinochet, dijo a la prensa local que más allá de "darle la condolencia a la familia" y "lamentar la muerte de alguien", no quería hacer de esto "un hecho político". "Yo lo dejo como un hecho humano, veo ahora que hay gente celebrando, creo que no es lo que uno esperaría, siempre la muerte de alguien para la familia es doloroso, más allá del rol histórico que haya tenido la persona".

Kast, quien quedó primero con el 27,8% de los sufragios en la primera vuelta el 21 de noviembre, defiende el modelo neoliberal instalado durante la dictadura militar (1973-1990) y profundizado en la transición es el único modelo que crea riqueza.

"Cómplice de la dictadura"

Desde las asociaciones de víctimas de la dictadura, recordaron el "rol muy participativo y efectivo" que Hiriart tuvo en la dictadura e insistieron en que murió sin pagar por ello ante la Justicia.

"Muere nuevamente un cómplice de la dictadura en la impunidad. Lamento que ella nunca haya sido procesada sobre la corrupción y complicidad", dijo Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP).

Por su parte, Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidas y Detenidos Desaparecidos, dijo que "Hiriart jugó un papel gravitante en los crímenes y en el enriquecimiento de la dictadura".

Los legisladores tampoco fueron ajenos a la noticia. Uno de los que más espacio dedicó en medios a recordar la vida de Hiriart fue el senador Álvaro Moreira,

"Creo que la partida de la señora Lucía marca un hito en el cierre final de una época con más luces que sombras. Una etapa de victoria que debe dejar lecciones para las futuras generaciones. Por eso creo que la señora Lucía dejó un legado, un legado humanitario, un legado social", dijo Moreira.

El parlamentario de la de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI) agregó que Hiriart "fue uno de los personajes más relevantes del siglo XX en la historia de Chile" y que "en el corazón de una parte del pueblo de Chile siempre va haber un reconocimiento a la labor que ella hizo".

Por contra, los parlamentarios de izquierda fueron muy expresivos subrayando que murió "una de las figuras centrales del pinochetismo" que será recordada "por el daño y el horror al que sometieron al pueblo", tal y como dijo la diputada del Partido Comunista Karol Cariola.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento