Chenoa: "'Celebrity Bake Off' me ha refrescado lo que era ser una concursante"

Chenoa, durante la presentación de 'Celebrity Bake Off', de Amazon Prime Video.
Chenoa, durante la presentación de 'Celebrity Bake Off', de Amazon Prime Video.
AMAZON

La plataforma Amazon Prime Video ha estrenado hoy mismo Celebrity Bake Off España, un concurso de repostería en el que personalidades como Chenoa, Esperanza Aguirre, Andrés Velencoso, Soraya, Yolanda Ramos, Pablo Rivero, James Rhodes, Iturralde González, Joan Capdevila, Adriana Torrebejano, Paula Gonu y Esty Quesada compiten por hacer los mejores postres. 

Hablamos con la cantante Chenoa, que es además jurado en Tu cara me suena, sobre su paso por el concurso. 

¿Cómo le ha ido en Celebrity Bake Off? Pues tensa y dulcemente. Iba muy verde y muy inmadura (risas) nunca había tenido la oportunidad ni de entender la jerga de cocina. Me costaba cuando me hablaban de texturas de cremas, de ganaches, o del alveolo de la mousse, la masa sablee, la masa bizcocho… todo tiene un nombre y me costó entrar ahí. No me atraía, pero luego sí.

Día especial para Chenoa, en la presentación de 'Celebrity Bake Off España'.

¿Es de las que se vuelcan? Lamentablemente el punto estricto lo tengo, es mi mecanismo, que cada cosa que emprendo la manejo de una manera muy intensa. No respiraba, terminaba de grabar y me ponía a estudiar cosas de cocina.

¿Qué valores de su profesión le han ayudado en el concurso? Siempre he dicho que tanto para cantar como para muchas otras cosas hay que tener disciplina. Yo empecé a cantar con dieciséis años. Pero lo que más herramientas me dio fue el ballet clásico, yo hice diez años de ballet y en lo clásico en general se suele ser conservador en términos de que no hay flexibilidad, que es rígido y eso me ayudó a ser muy disciplinada.

Hace mucho ejercicio y se cuida, pero eso no está reñido con un dulce de vez en cuando, ¿no? No tiene por qué. Cuando aprendes a cocinar y llegas a casa a nivel personal rebajas un poco, quitas un poco de mantequilla y le pones aceite de oliva… todo se puede hacer más ligero. Y todo comedido va bien. Yo sigo comiendo normal. No puedes comer dulce cada día, pero se puede. Deporte sí, ahora hago deporte cada día y hacía deporte estando en el concurso, en la habitación del hotel.

¿Cómo ha sido conocer a sus compañeros, ha habido alguna sorpresa? Yo tomé por costumbre hace mucho tiempo no ir con prejuicios sobre la gente. Eso nos va en contra a todos, da igual ser conocido o no, en la oficina, en el trabajo o cuando vas por la calle. Nos tomamos muchas licencias al creernos y decir cómo son los demás sin siquiera haberles dicho un ‘hola’.

¿Por quién le preguntan? La gente me pregunta cómo es Esperanza Aguirre y yo la he tratado a nivel culinario, la he tenido al lado pero no sé ni lo que ha hecho ni lo que ha dejado de hacer, ni era el momento ni tenía prejuicios con ella.

¿Y cómo ha sido Esperanza Aguirre en lo culinario? Bien, agradable, buena compañera… no tengo un pero para ninguno.

¿La gente conocida viven mucho eso de los prejuicios? Creo que en parte el que se mete en este mundillo tiene que saber a lo que va. Tienes que tener herramientas y si no buscarlas. Yo las he pedido muchas veces, cuando no sé gestionar algo voy al psicólogo o a quien sabe, que me ayude a no magnificar. Pero en realidad lo importante es saber dónde te metes y después, fluir mucho, no te puedes tomar todo en serio porque si no…

¿Ha habido muchos desastres? ¿Ha metido usted la pata en algún postre? Sí, unos cuantos (risas). Sobre todo con los bombones. No me salen bien. Al final los volví a hacer y me salieron bien. Me vais a ver moverme de peor a mejor. Estoy contenta porque me planteaba hacerlo bien y si no me salía me lo tomaba muy a pecho, pero al final lo logré y acabar y decir “¿pero yo he hecho esto?”.

¿Ahora le piden mucho en su entorno que cocine? Sí, me lo han pedido por favor y les he dicho que evidentemente… ¡NO! (Risas) No es el momento, que me dejen reposar. El otro día tenía peras que me sobraban e hice dos bizcochos de pera. Los haces con más soltura, con otro concepto y me salieron más ricos a los que había hecho antes del concurso.

No es lo mismo cocinar tranquila que en el concurso… No, no es igual y no tienes el mismo instrumental, ni los ingredientes… y en casa los hago más saludables.

¿Cómo ha llevado la presión? Con la edad muchísimo mejor. El tiempo no ayuda, es un rollo patatero. En casa vas tranquila, vas haciendo las cosas. Pero cuando te gritan ‘¡quedan 30 minutos!’ hay más presión.

¿Qué es lo que más le ha gustado aprender de Celebrity Bake Off? Personalmente me ha refrescado lo que era ser un concursante. Y a mí, siendo jurado, me ha dado herramientas de mucha empatía, que ya tenía, pero que tenía que refrescarlas. El ser humano a veces tiene mucha mala memoria.

¿Eso le suavizará como jurado? Nunca he sido muy dura del todo, pero sí. Soy muy técnica, pero no soy dura. Hay una parte de empatía pero también cuando los jueces se ponían duros contigo arrancaban una parte de ti, la ponían en movimiento. Yo creo mucho en la disciplina y en eso de dar una de cal y una de arena, un dulce y un salado (risas).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento