CCOO rebaja el "excesivo optimismo" del Gobierno con la reforma laboral: "No está garantizado que haya un acuerdo"

El secretario general de CCOO, Unai Sordo.
El secretario general de CCOO, Unai Sordo.
EFE

Gobierno, patronal y sindicatos encaran las últimas semanas de negociación de la reforma laboral con reuniones todos los días de esta semana para intentar cerrar un acuerdo que, al menos por lo que respecta a CCOO, no está cerca. Este martes, el secretario general del sindicato, Unai Sordo, afirmó que "se están lanzando" mensajes con "un excesivo optimismo". E insistió en que, por lo que a CCOO respecta, "no está garantizado que vaya a haber un acuerdo tripartito ni con las organizaciones sindicales", pese a los "avances" de los últimos días.

Así se expresó Sordo en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum, al que también asistieron como público las cúpulas de UGT y la CEOE y varios dirigentes de PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid. El líder de CCOO no quiso dar detalles de la negociación porque esta se encuentra, dijo, "en un momento clave". Pero sí señaló que hay cuestiones que "están avanzadas", y planteó que "ha habido aproximaciones en lo relativo al modelo de contratación" temporal, el gran escollo que está dilatando las conversaciones.

La semana pasada, el Ministerio de Trabajo renunció a su propuesta de establecer límites al número de contratos temporales que puede hacer una empresa en función de su tamaño y planteó en su lugar un nuevo modelo en el que se acota a tres meses el tiempo por el cual una empresa puede justificar que las circunstancias de la producción le obligan a reforzar temporalmente su plantilla. Esa propuesta gustó más a la CEOE que la anterior y también fue vista con buenos ojos con los sindicatos, si bien Sordo aseguró que las centrales quieren "una corrección en profundidad del modelo laboral español", y en el momento actual "no está cerrado el acuerdo en prácticamente" ningún asunto. 

"Nadie, ninguno de los actores que estamos en la mesa de negociación, hemos planteado que se pueda eliminar por completo la temporalidad, pero sí causalizarla mejor", señaló el líder de CCOO, que insistió en varias ocasiones en esta idea, una de las propuestas clave tanto de los sindicatos como del Ministerio de Trabajo. Para concitar el apoyo de las centrales a la reforma laboral, sostuvo Sordo, esa medida "tiene que ir acompañada de restricciones al despido" y de un mecanismo permanente de ERTE que amplíe la posibilidad de reducir las jornadas en lugar de finiquitar los contratos, precisamente otra de las cosas que se están negociando.

El segundo de los grandes "capítulos" que, en palabras de Sordo, aún quedan por cerrar en la negociación de la reforma laboral es el reequilibrio de la negociación colectiva. En ese asunto, el líder de CCOO fue inflexible: los sindicatos, dijo, no apoyarán ninguna reforma laboral que no reinstaure la ultraactividad de los convenios -es decir, que sigan en vigor al caducar hasta que se negocie uno nuevo- y que no prohíba que "los convenios de empresa puedan reducir los salarios recogidos en los convenios sectoriales". Si no se modifica esa prevalencia del convenio de empresa sobre el sectorial no va a haber acuerdo", aseguró.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento