Las recetas de los empresarios para la reforma fiscal: bajar impuestos, unificar el IVA y eliminar sucesiones y patrimonio

Funcionarios trabajan en la delegación Especial de la Agencia Tributaria (AEAT ) en Madrid con motivo de la Campaña de Renta 2018 situada en la calle Guzmán el Bueno de la capital.
Funcionarios de la Agencia Tributaria en una imagen de archivo.
ÓSCAR CAÑAS / EP

Los empresarios proponen no subir impuestos, reforzar la lucha contra el fraude y apostar por "sistemas fiscales más razonables" como líneas maestras para la reforma de fiscal en España. Así se desprende de un documento que ha hecho público este lunes el Instituto de Estudios Económicos (IEE), el centro de estudios de la patronal CEOE. La reforma del sistema tributario es una de las asignaturas pendientes del Gobierno, que confía en ponerla en marcha a lo largo del año que viene. 

En el documento, los empresarios afirman que "una de las peores decisiones que puede tomar el Gobierno en un momento como el actual es la de subir los impuestos", un extremo que, opinan, "supondría retardar, cuando no imposibilitar, las posibilidades de recuperación de nuestro país". Para el centro de estudios de la patronal, el sistema tributario español "ya resulta más gravoso para los contribuyentes que el de la media de los países más avanzados" y, además, "cada año lo es más". 

El documento del IEE se basa en un informe de Tax Foundation, un think tank empresarial estadounidense que ha elaborado una lista en la que clasifica a 37 economías desarrolladas en función de su "competitividad fiscal". A diferencia de la medida de presión fiscal que se emplea más habitualmente -la recaudación tributaria en relación al PIB, que en España fue del 37,5% en 2020, casi cuatro puntos por debajo de la media de la UE-, el informe introduce un matiz: la puntualización pasa por calcular la presión fiscal descontando el impacto de la economía sumergida (un 22% en España, según el informe, frente al 13% de media en la UE).

Realizando los cálculos bajo esta premisa, los empresarios sostienen que el sistema tributario español "se ha convertido en un problema de primera magnitud" por culpa de la combinación de "unos tipos crecientes y unas reglas cada vez más complejas" que limitan "el potencial de crecimiento y creación de empleo". Esta tendencia a "seguir aumentando la recaudación" convierte a España, según la visión de los empresarios, en "una excepción entre las economías más desarrolladas de la eurozona".

Además de un diagnóstico general de la situación, el documento plantea una serie de propuestas sobre los principales impuestos del sistema. 

Mejorar el tratamiento fiscal a las empresas

Respecto al impuesto de sociedades, el IEE considera que la recaudación fiscal que procede de las empresas en España "es considerablemente superior a la media europea". Por ello consideran que "mejorar el tratamiento fiscal que afronta el sector productivo español debe ser un objetivo prioritario" y piden "un cambio de rumbo que reoriente la política económica aplicada en los últimos años". 

Suprimir Patrimonio y Sucesiones

En el apartado sobre los tributos de Patrimonio y Sucesiones y Donaciones, el IEE destaca que España es el único país que aplica conjuntamente estos dos tributos y sostiene que las reglas impositivas relacionadas con el ahorro, el patrimonio, las propiedades o las herencias "figuran entre las más desfavorables de todo el mundo desarrollados". En este sentido, proponen que los impuestos de Sucesiones y Patrimonio sean "reducidos progresivamente hasta conseguir su eliminación".

Bajar el IVA y unificarlo a un solo tramo

Respecto al IVA, los empresarios proponen reducir los tipos con carácter general y crear una "tarifa plana" que fusione los tres tipos en vigor (superreducido, reducido y normal) en uno solo. Conviene recordar que el IVA es, en conjunto con el IRPF, el tributo que mayor cuantía genera en beneficios fiscales. Además, la Comisión Europea ha pedido limitar las bonificaciones a este tributo.

Críticas a la progresividad del IRPF

El centro de estudios de la patronal sostiene también que en España el IRPF es un 12,8% más progresivo que el promedio de la UE, por lo que estiman que la progresividad "debería ser tenida en cuenta a la hora de modificar la estructura del IRPF". En este sentido defienden que "incrementar los niveles de tributación sobre los tramos altos de renta podría infringir el principio constitucional de igualdad" y afirman que "la discriminación fiscal que implica una progresividad desmedida significa penalizar a los individuos más productivos". 

El Gobierno, a la espera de lo que decida el comité de expertos

La reforma fiscal es una de las grandes asignaturas pendientes que tiene el Gobierno para lo que queda de legislatura. Hasta el momento su implantación está a la espera de lo que dictamine un comité de expertos en la materia que deben presentar sus conclusiones antes del 28 de febrero. Los expertos tendrán que valorar aspectos como la suficiencia, equidad y eficiencia del sistema, las tendencias internacionales -sobre todo en fiscalidad verde y digital- y sus consecuencias en el modelo territorial y en el proceso de integración europeo.

A la espera de las conclusiones, el Ejecutivo ha ido introduciendo algunos pequeños cambios en el sistema tributario. Entre ellos destacan el establecimiento de un mínimo del 15% en el impuesto de sociedades, la subida del IVA a las bebidas azucaradas o el aumento de dos puntos en el tipo de IRPF para las rentas superiores a 300.000 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento