Reino Unido recurre a su 'plan B' por la variante ómicron: vuelve al teletrabajo y exige el certificado de vacunación

Un grupo de viajeros caminan con mascarilla en la estación de London Bridge de Londres, Reino Unido.
Un grupo de viajeros caminan con mascarilla en la estación de London Bridge de Londres, Reino Unido.
EFE / EPA / ANDY RAIN

Reino Unido retrocede ante el avance de la variante ómicron. Vuelve al teletrabajo, a las mascarillas obligatorias y exige el certificado de vacunación en espacios como bares nocturnos o eventos multitudinarios. "No es un confinamiento", destacó el primer ministro, Boris Johnson, durante la rueda de prensa de este miércoles en la que se anunciaron las nuevas restricciones. 

Recurren así al 'plan B' que habían tratado de evitar, pero que finalmente han considerado urgente aplicar al constatar que "el virus se expande rápidamente" y reconocer que, seguramente, los casos de la nueva variante en el país "son muchos más" que los confirmados.

De este modo, desde el lunes se reintroduce el teletrabajo en aquellas empresas o para los trabajadores que puedan llevar a cabo sus labores de forma telemática. También se amplía la obligatoriedad del uso de mascarilla a partir del viernes en la mayoría de lugares públicos, como teatros o cines. 

También se exigirá el certificado covid -allí denominado paso NHS Covid- para poder entrar en clubes nocturnos y a lugares multitudinarios (interiores con más de 500 personas, exteriores con más de 4.000 personas). 

Asimismo, con el objetivo de mejorar la detección de casos y no ahuyentar a los contactos estrechos, cambia las reglas y se establece que, en lugar de tener que aislarse, se requerirá que los contactos se sometan a tests diarios. 

"La mejor manera de garantizar que todos tengamos unas Navidades lo más parecidas a las normales es poner en marcha el Plan B, por muy irritante que sea", destacó Johnson, asegurando que las nuevas restricciones se revisarán, como tarde, a principios de enero. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento