Así es el primer vuelo de pasajeros con emisiones 100% sostenibles

Un falcon de DLR en la estela de emisiones del Airbus A350
Un falcon de DLR en la estela de emisiones del Airbus A350
EP

Un nuevo estudio pionero a nivel mundial ha conseguido unos muy buenos resultados a la hora de analizar las emisiones de avión 100% sostenibles, un proyecto conocido como ECLIF3 que ha sido llevado a cabo por Airbus, Rolls-Royce, el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y el productor de SAF Neste.

Concretamente, se ha tratado de medir el impacto del combustible de aviación 100% sostenible (SAF) en ambos motores de un avión comercial, siendo esta la primera vez que se mide el SAF simultáneamente en los dos motores de un avión de pasajeros. 

El avión elegido para ello ha sido un Airbus A350 propulsado por motores Rolls-Royce Trent XWB, que se ha sometido a las pruebas de emisiones en vuelo y las pruebas en tierra asociadas en el programa ECLIF3, que comenzaron a principios de este año y se han reanudado recientemente. 

El equipo interdisciplinario, que también incluye investigadores del Consejo Nacional de Investigación de Canadá y la Universidad de Manchester, planea publicar sus resultados en revistas académicas hacia fines del próximo año y en 2023.

Según un comunicado del DLR, los hallazgos del estudio respaldarán los esfuerzos que se están llevando a cabo actualmente en Airbus y Rolls-Royce para garantizar que el sector de la aviación esté listo para el uso a gran escala de SAF como parte de una iniciativa más amplia para descarbonizar la industria.

Actualmente, las aeronaves solo pueden operar con una mezcla del 50% de SAF y combustible para aviones convencional, pero ambas compañías apoyan el impulso para certificar el uso del 100 por ciento de SAF.

En abril, el A350 voló tres vuelos sobre el mar Mediterráneo seguido por un avión de persecución DLR Falcon para comparar las emisiones en vuelo de queroseno y el combustible sostenible de ésteres y ácidos grasos hidroprocesados de Neste (HEFA). El equipo también llevó a cabo pruebas de cumplimiento utilizando 100% SAF y no se experimentaron problemas operativos.

Un tercio del impacto climático del transporte aéreo se debe al dióxido de carbono, mientras que dos tercios se deben a efectos distintos del dióxido de carbono. Los rastros de condensación y las nubes cirros de estelas de condensación resultantes son el factor más importante.

Los motores de las aeronaves emiten partículas de hollín, que actúan como núcleos de condensación de pequeñas gotas de agua sobreenfriadas, que inmediatamente se congelan en cristales de hielo y se vuelven visibles como estelas de condensación en el cielo.

Los cristales de hielo en los rastros de condensación pueden persistir durante varias horas en condiciones frías y húmedas a altitudes de aproximadamente ocho a 12 kilómetros y formar nubes altas, conocidas como cirros de estelas de condensación. Según la posición del Sol y las características de la superficie del suelo subyacente, estas nubes pueden tener un efecto de calentamiento o enfriamiento localizado. Numerosos estudios de investigación han demostrado que, a nivel mundial, predomina el efecto de calentamiento.

El estudio ECLIF3, en el que participan Airbus, Rolls-Royce, el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y el productor de SAF Neste, marca la primera vez que se mide el 100% de SAF simultáneamente en ambos motores de un avión comercial de pasajeros, en este caso un Airbus A350 propulsado por motores Rolls-Royce Trent XWB.

Las pruebas de emisiones en vuelo y las pruebas en tierra asociadas en el programa ECLIF3 comenzaron a principios de este año y se han reanudado recientemente. El equipo interdisciplinario, que también incluye investigadores del Consejo Nacional de Investigación de Canadá y la Universidad de Manchester, planea publicar sus resultados en revistas académicas hacia fines del próximo año y en 2023.

Según un comunicado del DLR, los hallazgos del estudio respaldarán los esfuerzos que se están llevando a cabo actualmente en Airbus y Rolls-Royce para garantizar que el sector de la aviación esté listo para el uso a gran escala de SAF como parte de una iniciativa más amplia para descarbonizar la industria.

Actualmente, las aeronaves solo pueden operar con una mezcla del 50 por ciento de SAF y combustible para aviones convencional, pero ambas compañías apoyan el impulso para certificar el uso del 100 por ciento de SAF.

En abril, el A350 voló tres vuelos sobre el mar Mediterráneo seguido por un avión de persecución DLR Falcon para comparar las emisiones en vuelo de queroseno y el combustible sostenible de ésteres y ácidos grasos hidroprocesados de Neste (HEFA). El equipo también llevó a cabo pruebas de cumplimiento utilizando 100% SAF y no se experimentaron problemas operativos.

Un tercio del impacto climático del transporte aéreo se debe al dióxido de carbono, mientras que dos tercios se deben a efectos distintos del dióxido de carbono. Los rastros de condensación y las nubes cirros de estelas de condensación resultantes son el factor más importante.

Los motores de las aeronaves emiten partículas de hollín, que actúan como núcleos de condensación de pequeñas gotas de agua sobreenfriadas, que inmediatamente se congelan en cristales de hielo y se vuelven visibles como estelas de condensación en el cielo.

Los cristales de hielo en los rastros de condensación pueden persistir durante varias horas en condiciones frías y húmedas a altitudes de aproximadamente ocho a 12 kilómetros y formar nubes altas, conocidas como cirros de estelas de condensación. Según la posición del Sol y las características de la superficie del suelo subyacente, estas nubes pueden tener un efecto de calentamiento o enfriamiento localizado. Numerosos estudios de investigación han demostrado que, a nivel mundial, predomina el efecto de calentamiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento