España descarta copiar a otros países: los mayores y vulnerables van antes que los jóvenes en la tercera dosis

Escudero dice que desde mañana se usarán medios propios y de Cruz Roja para la tercera dosis de personas en residencias
Una mujer recibe su tercera dosis de la vacuna contra la Covid en una residencia.
RRF

La historia se repite. No solo la de la vacunación contra la Covid, de la que se ha empezado a administrar una tercera dosis a algunas personas, sino por el método que mantienen el Ministerio de Sanidad y las comunidades para ordenar el proceso. Mientras otros países europeos han abierto sus agendas a todos los mayores de 40 años o incluso a partir de los 18, España insiste en seguir una cadencia de mayor edad a menor, que de momento pone la frontera en los 60 años. Previsiblemente la edad para la tercera dosis seguirá bajando, como así lo anticipa la caducidad que la Comisión Europea quiere poner al 'pasaporte Covid' sin la tercera dosis, pero la estrategia no varía: primero los mayores y después los jóvenes.

De esta forma, la inoculación de la tercera dosis seguirá el mismo patrón con el que se hizo la primera vacunación, que empezó en las residencias de ancianos a principios de este año y está cerca de terminar, con la llegada del turno de la población más pequeña que hasta ahora puede vacunarse (los adolescentes de 12 a 19 años), antes de que ya este mes avance al grupo de 5 a 11 años.

Sobre todo en verano, este sistema de vacunación por edades provocó quejas entre la población más joven que lamentaba que a ellos aún no les llegara su turno –con las dificultades que ello provocaba, por ejemplo, a la hora de planear viajes al extranjero–, pero desde Sanidad se lanza el nítido mensaje de que es lo que ha funcionado, porque así se ha conseguido proteger antes a las personas más vulnerables, por edad o por estado de salud.

"La estrategia de vacunación ha puesto a España en el liderazgo" del proceso de vacunación en la UE y el resto del mundo, afirmó hace unos días la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en una entrevista radiofónica. En estos momentos, en España ya tiene doble pauta de vacuna el 80,9% de la población total y el 91,1% de los mayores de 12 años. El 65,8% de los mayores de 70 años tienen ya la tercera dosis puesta, así como el 30,8% de los vacunados con Janssen, en su caso la segunda. "Primero fue a las personas más vulnerables y ahora lo mismo. Sabemos lo que funciona y sobre eso volveremos a hacer lo mismo", remachó la ministra.

España empezó administrando las dosis de refuerzo de la vacuna a las personas que viven en residencias y a personas trasplantadas, con tratamiento oncológico o con otras enfermedades que les hacían especialmente vulnerables. A diferencia del primer proceso de vacunación, el personal sanitario no formó parte de esta línea prioritaria de inmunización, porque antes pasaron por la revacunación las personas mayores de 70 años, que empezó a finales de octubre. Su turno llegó junto al último grupo que de momento está recibiendo la tercera dosis, los mayores de 60 años.

Mientras que Francia ha empezado a poner dosis a todos los mayores de 18 años y Alemania o Bélgica han anunciado que lo harán también "a toda la población", España mantiene la frontera en la población mayor de 60 años, a excepción de los enfermos, el personal sanitario y quienes fueron vacunados con Janssen, que también se puso entre los 40 y los 59 años y que ya están recibiendo ahora una segunda dosis.

Caducidad del 'pasaporte Covid'

Tal y como apuntan fuentes de Sanidad, la revacunación continuará y está previsto que siga descendiendo por edad para cumplir, por ejemplo, con la recomendación que hace el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) para que los países de la UE ponga una dosis de refuerzo a toda su población adulta y de forma "prioritaria" a los mayores de 40 años. Más adelante se tomarán más decisiones como partes del proceso "de evaluación continua" que los expertos de la Ponencia de Vacunas siguen haciendo de los grupos de población que, como ocurrió en la primera vacunación contra la Covid, deberán ahora recibir su tercera dosis.

Por otra parte, a nivel de la UE también se anticipa que España terminará revacunando a todos sus adultos, como ya hacen otros países. El Consejo Europeo del 16 y 17 de diciembre deberá tomar una decisión sobre la propuesta de la Comisión Europea para que el 'pasaporte Covid' tenga fecha de caducidad para viajar por la UE sin hacerse una PCR o mostrar un certificado de recuperación. En concreto, que su validez no dure más de nueve meses desde la segunda dosis de vacuna si no se ha recibido una tercera. Según explican fuentes comunitarias, la propuesta de la Comisión era en principio de seis meses, pero se extendió a nueve para que los Estados miembros tengan tiempo de hacer las modificaciones logísticas necesarias para que los Certificados Covid de la UE contemplen la validación por tercera dosis.

La semana que viene habrá sendas reuniones de ministros de Sanidad y de Interior de la UE, donde empezará a discutirse esta propuesta. En otras instancias del Gobierno remiten al Ministerio de Darias para conocer la postura de España, pero Sanidad no la ha desvelado todavía. En todo caso, a mitad de diciembre se espera una posición de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, sobre la introducción de una fecha de caducidad para impulsar la tercera dosis, que en Bruselas se da por aprobada.

Esta modificación tendrá un efecto evidente para los españoles que, tengan la edad que tengan, deberán recibir una tercera dosis para poder seguir viajando por la UE con el 'pasaporte Covid', de modo que este documento no genere desigualdades entre lo que pueden hacer unas personas y otras. La Comisión Europea quiere que la caducidad entre en vigor ya el 10 de enero, pero fuentes diplomáticas aclaran que con este plazo ampliado dará tiempo para que también los adultos españoles tengan tiempo a recibir la tercera dosis, que en todo caso no puede inocularse hasta pasados seis meses desde la segunda.

De este modo, la introducción de una caducidad de nueve meses en el 'pasaporte Covid' supondrá que a lo largo del año que viene la dosis de refuerzo deberá ir llegando a toda la población 'vacunable' contra la Covid, para que no sea discriminatorio.

Antes, los niños

De momento, Sanidad y las comunidades se han organizado para intentar que todos los mayores de 60 años la tengan puesta antes de Navidad, mientras avanzan las segundas dosis para quienes recibieron la monodosis de Janssen. Sin embargo, antes de emprender la revacunación de las personas que están en la cuarentena y cincuentena que recibieron Pfizer o Moderna se procederá a vacunar a los niños de 5 a 11 años, que previsiblemente empezarán a recibir en la segunda mitad de diciembre la primera dosis de Pfizer.

Los preparativos ya están hechos y el Ministerio y las comunidades ya solo esperan el trámite de que la Ponencia de Vacunas proponga la vacunación pediátrica, como autorizó la Agencia Europea del Medicamento (EMA), para dar luz verde el martes que viene a la vacunación de un grupo de edad formado por unos 3,3 millones de personas.

A mitad de diciembre se espera que lleguen las dosis para ellos y, mientras tanto, las comunidades van perfilando si la vacunación se hará en los colegios o en centros de vacunación masiva.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento