Sanidad aprueba la Estrategia de Salud Mental para prevenir los trastornos por el trabajo, el suicidio o el ciberacoso

  • El Consejo Interterritorial aprueba la estrategia, que incluye el Plan de Acción por Covid de 100 millones de euros.
  • Se prestará especial atención a detectar conductas suicidas y Sánchez anunció la creación de un teléfono de ayuda 24 h.
  • El entorno escolar se percibe como lugar clave donde detectar trastornos y evitar el bullying o el acoso en redes sociales.
Archivo - Trabajadores en una oficina.
Trabajadores en una oficina.
EUROPA PRESS - Archivo

El Consejo Interterritorial de Sanidad ha aprobado este jueves la nueva Estrategia de Salud Mental de 2021 a 2026, que pone el acento en la prevención de las conductas suicidas y en la detección y asistencia a niños y adolescentes frente al acoso escolar, las ciberadicciones y ciberacoso o el maltrato familiar. Como novedad con respecto a los primeros borradores, el acuerdo final entre el Gobierno y las comunidades se compromete a tener en cuenta los trastornos que puedan derivarse de los entornos laborales, bien por el teletrabajo o por las "tensiones" que en ocasiones provocan los horarios, que los hacen "difícilmente compatibles con las necesidades familiares y sociales".

La mención a la salud en el trabajo ha sido la última incorporación a un extenso documento que identifica problemas y objetivos de mejora para atender la salud mental de la población en lo relativo a la formación de los profesionales, a cómo se plantean los tratamientos o a la atención a las familias. Los trastornos psicológicos han aumentado notablemente durante la pandemia y la Estrategia de Salud Mental hace especial hincapié a la prevención del suicidio y a la atención de niños y adolescentes, un grupo en el que se han multiplicado los trastornos, con el fin de detectar y evitar el maltrato en casa, el acoso en la escuela y el ciberacoso en las redes sociales.

Pero, además, el documento que han acordado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y los consejeros incluye una mención especial a cómo las condicionales laborales o las circunstancias en las que se trabaja pueden provocar problemas psicológicos. Tiene en cuenta desde el teletrabajo, hasta el estrés que provocan fórmulas laborales como la externalización de servicios, hasta la incapacidad de conciliar con la vida personal por la carga de trabajo o los largos horarios laborales. El documento deja claro que "el trabajo es beneficios para la salud mental", pero también que "unas exigencias negativas del trabajo y sus condiciones pueden significar un riesgo para la salud de las personas trabajadoras".

"El teletrabajo, el empleo de las tecnologías de información y comunicación, el incremento en el volumen y velocidad de información, la utilización creciente de la externalización y la subcontratación, son algunos de los aspectos clave. En conjunto esos cambios introducen demandas crecientes de flexibilidad para el trabajador en términos del número y tipo de capacidades que se le exigen, lo que viene a menudo acompañado de tensiones sobre la distribución del tiempo de trabajo en horarios difícilmente compatibles con las necesidades familiares y sociales”, indica el documento que se ha aprobado.

Dentro de la Estrategia de Salud Mental se incluye el Plan de Acción 2021-2024 que presentó a principios de octubre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que contará con una dotación de 100 millones y por la que se creará un teléfono de asistencia durante las 24 horas para personas que tengan impulsos suicidas.

"Que el 10,8% de la población española haya consumido tranquilizantes, relajantes o pastillas para dormir y el 4,5% haya tomado antidepresivos o estimulantes en las últimos días dice mucho del estado de salud de nuestra sociedad y de sus problemas estructurales", dijo Sánchez entonces. "Tenemos que analizarlos y hacerles frente con toda la responsabilidad y el poder que tiene el Estado, y también con el apoyo de las sociedades científicas. Nuestra responsabilidad es actuar".

Además del Plan de Acción centrado en la pandemia, la Estrategia de Salud Mental que se ha aprobado hoy es una guía para profesionales y pacientes que han elaborado expertos y que fijan objetivos que en esta materia deberían perseguir las políticas públicas.

Niños y adolescentes

Los efectos de la pandemia se han dejado ver particularmente entre niños y adolescentes, con el incremento de la ansiedad, la depresión y las conductas suicidas entre ellos. De manera más amplia y no solo teniendo en cuenta la crisis por la Covid, la Estrategia de Salud Mental se centra en la escuela como el lugar donde prevenir el acoso, también el que sufren las personas LGTBI, y detectar posibles malos tratos en casa. 

Entre las acciones que propone figura la necesidad de identificar el trastorno depresivo entre los adolescentes desde la Atención Primaria, prevenir el abuso de las tecnologías de la información y evitar las llamadas "conductas adictivas sin sustancia" vinculadas a ellas, así como la "ciberadicción y el ciberacoso". También acciones de prevención en "entornos familiares disfuncionales"

En conjunto la nueva Estrategia de Salud Mental consta de 10 líneas estratégicas, a la que se suma en el último momento la onceava, dedicada al entorno laboral: una atención centrada en la persona; promoción de la salud mental y prevención de trastornos mentales; prevención, detección precoz y atención a la conducta suicida; atención a las personas con problemas de salud mental basada en el modelo de recuperación en el ámbito comunitario; salud mental en la infancia y en la adolescencia; atención e intervención familiar; coordinación; participación de la ciudadanía; formación e investigación,  e innovación y conocimiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento