La segunda parte del documental de la BBC sobre Guillermo y Harry decepciona por las presiones de la realeza

El príncipe Guillermo y el príncipe Harry, en abril de 2018.
El príncipe Guillermo y el príncipe Harry, en abril de 2018.
Toby Melville / GTRES

La primera parte del documental The Princes and the Press provocó mucho ruido mediático. Tanto, que desde Buckingham Palace estaban muy intranquilos y junto a Clarence House y al Palacio de Kensington emitieron un comunicado conjunto definiendo el contenido como "afirmaciones exageradas e infundadas de fuentes anónimas que se presentan como hechos y es decepcionante cuando alguien, incluida la BBC, les da credibilidad".

Hablar de las infancias y adolescencias de los príncipes Harry y Guillermo en los términos en los que lo hacía el reportaje audiovisual de la principal cadena británica tuvo rápidas consecuencias: los duques de Cambridge anunciaban que su gran evento televisado de Navidad televisado ya no se emitiría en la BBC, sino en su principal competidora, ITV.

Y en menos de una semana, antes de la emisión este pasado lunes de la segunda parte, ha dado tiempo a cambiar el tono beligerante que mantenía ese primer segmento del documental, que pintaba un cuadro bastante favorable para Meghan Markle y el príncipe Harry contra el resto de los Windsor, por uno más ramplón, que no ha aportado demasiada información nueva.

Si acaso hay algo novedoso ha sido una negación de la abogada de Meghan del presunto acoso que llevó a cabo la duquesa de Sussex sobre sus trabajadores. Sin embargo, en la primera parte del documental se vinculó a la familia real británica con esas falsas filtraciones de bullying para desestabilizar la imagen de la exactriz, algo que había funcionado con anteriores parejas de Harry, a quien un detective privado llegaba a pedir perdón por haber incluso hackeado su teléfono.

En el resto del metraje se habló de nuevo de salud mental y de cómo el príncipe heredero, Guillermo de Inglaterra, sí se preocupó de su hermano pequeño y que no fue él quien permitió que se filtrase información sobre su salud mental después de que en 2019 asegurase que sentía un "control constante".

Una nimiedad en comparación con lo que había sido la primera parte y que para los seguidores de la BBC ha sido no solo decepcionante, sino un plegarse e hincar la rodilla de la cadena ante las posibles llamadas desde la realeza. "La BBC ha parecido que se quería retractarse de las afirmaciones de que el Palacio de Buckingham dio información contra Harry y Meghan", aseguran desde la opinión del Daily Mail, que tampoco es un medio que precisamente defienda a los Sussex, a la vista de que está en pleitos con ellos.

Además, se hace hincapié en cómo se ha cambiado la hora de la emisión, del prime time británico a una hora mucho menos estelar para estrenar el plato fuerte de la parrilla. Asimismo, el documental iba a estar acompañado de un podcast posterior que indagase un poco más en ciertos asuntos monárquicos que hubiesen quedado sueltos... Pero ha sido pospuesto.

Y todo ello porque, como ya se ha comentado, la familia real británica tenía listo a su equipo de abogados para actuar. Sin embargo, al ver que se han seguido sus instrucciones, una fuente real ha comentado al citado medio: "Es poco probable que este asunto vaya a más".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento