Comunidad Valenciana

La acusación popular del Caso Alcàsser: "Hay aún interrogantes que solo Anglés puede resolver"

Féretros de Miriam, Toñi y Desirée, las jóvenes de Alcasser secuestradas y asesinadas en 1992.
Féretros de Miriam, Toñi y Desirée, las jóvenes de Alcasser secuestradas y asesinadas en 1992.
EFE
Féretros de Miriam, Toñi y Desirée, las jóvenes de Alcasser secuestradas y asesinadas en 1992.
EFE

La asociación 'Laxhsmi', que ejerce la acusación popular en el caso Alcàsser (el secuestro y asesinato de tres adolescentes en 1992) defiende una "reapertura" de la investigación "con perspectiva analítica forense y criminológica" y pide buscar mejor al presunto autor, Antonio Anglés: "Hay interrogantes que solo él podría resolver".

El letrado de esta Asociación para la Lucha contra el Crimen y la Prevención, Diego Costa, explica que en la investigación del caso únicamente se hallaron evidencias documentales de la participación de Anglés en los crímenes, pero "ninguna prueba forense".

Por ese motivo, ha pedido a la instructora -y ésta lo ha ordenado- el análisis de los vehículos de Miguel Ricart (único condenado) y Antonio Anglés, por si se pudiese hallar evidencias de la presencia de las menores asesinadas en ellos, así como de pelos hallados en los escenarios del crimen.

Costa cree que la razón por la que la Policía ha solicitado permiso para usar el perfil de Anglés y ha puesto en marcha una campaña para pedir la colaboración ciudadana es, "seguramente", "esclarecer todo lo posible el caso", porque "hay aún interrogantes que solo Anglés puede resolver", así como juzgar de una vez por todas al "principal responsable" y que "responda por unos hechos tan reprobables".

El letrado ha defendido la reapertura del caso casi tres décadas después de los crímenes porque "pretendemos que se analice el caso con las técnicas forenses actuales" y con una "perspectiva analítica forense y criminológica que no existía en los años 90".

Respecto a la huida del presunto autor, ha señalado que "más que fallos" en el dispositivo de búsqueda, hubo "limitaciones técnicas y de los medios de la época" en el momento en el que se llevó a cabo la investigación, sin olvidar que también jugó un papel importante "la necesidad de esclarecer con celeridad el caso", lo que puede que provocase "una cierta precipitación en la instrucción cuando se tuvo claro quiénes eran los autores y el móvil".

"Quizá se tuvo la idea de estar ante un crimen simple en cuanto a su motivación y sobre todo en su autoría, y quizá hubo la sensación de que era innecesario profundizar en los aspectos forenses del caso, pero el tiempo ha demostrado que pudo ser un error", ha puntualizado Costa.

La búsqueda de Anglés, considera, debe "extenderse a todos los países sospechosos de acogerle, como Argentina, Uruguay, Brasil o México, entre otros", y recuerda que han llegado a hacerse comprobaciones "incluso en Estados Unidos" en el año 2009, cuando se investigaron unas llamadas telefónicas de la familia a un número estadounidense. Sin embargo, la decisión "quedará a criterio del grupo de fugitivos de la Policía Nacional".

El abogado también se ha pronunciado sobre la teoría de la muerte de Anglés en aguas de Irlanda, apuntando que hasta que no se hallen "restos biológicos" que demuestre la "segura muerte" del principal responsable del crimen "no debe descartarse ninguna hipótesis", incluyendo la de que siga vivo "ocultándose a la acción de la justicia". 

"No es intención de esta parte mantener abierta la investigación por razones mediáticas", subraya, "sino para agotar toda posibilidad, por pequeña que sea, que lleve a localizarlo, vivo o muerto" porque así se cerraría el caso "definitivamente" para las familias y para la sociedad, "que quedó conmocionada por el atroz crimen cometido contra tres niñas que tenían toda una vida por delante".

Si lo encuentran, el letrado es claro: "Deberá responder de los mismos hechos por los que fue juzgado el único condenado", Miguel Ricart.

Hasta ahora, "solo hay evidencias documentales" que conecten a Anglés con los crímenes, la multa y el parte médico a nombre del hermano que aparecieron en los escenarios de los asesinatos, "pero ninguna forense que lo inculpe" salvo el testimonio de Ricart.

"Las evidencias forenses que hay son solo de su fuga", explica, pues solo entonces se encontró esperma suyo en un corral de Alborache (Valencia) en el que se ocultó en su huida.

Costa ha destacado que se han instruido "muchas diligencias policiales" para "verificar si sigue con vida y si mantiene contacto con alguien", y recalca que "el caso nunca ha estado parado para la Policía" a pesar de que haya habido "repuntes" durante la investigación.

Lo que tiene claro es que todas las acusaciones continúan trabajando "para evitar la prescripción de los hechos y que sea posible cerrar el caso con la condena de Anglés y de quienes hayan participado o ayudado en su huida". La última fecha fijada para la prescripción está en 2029, aunque las gestiones siguen con el objetivo de ampliar la cita.

Por otro lado, el abogado ha opinado sobre en qué grado influye el interés mediático para que casos como el de Alcàsser o el de Marta del Castillo, en el que un reciente documental aportó nuevas pesquisas basadas en el posicionamiento de los móviles de los sospechosos.

"Es evidente que existe un interés mediático", ha reconocido, insistiendo en que "desde la Asociación queremos y deseamos pensar que este interés responde a la necesidad de dar respuesta y sentido a unos hechos que solo pueden calificarse de inhumanos", y, "sobre todo, de que quienes lo cometieron, o participaron de alguna manera, respondan por ello".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento