El crimen de Fago
Santiago Mainar está imputado por el crimen del alcalde de Fago. Atlas

La Audiencia Provincial de Huesca ha señalado para el próximo día 16 de noviembre la celebración del juicio por el asesinato del alcalde de Fago (Huesca), Miguel Grima, del que está acusado el ganadero y agente forestal, Santiago Mainar. Los hechos ocurrieron el 12 de enero de 2007 y causaron una gran conmoción.

Mainar está acusado de atentado a la autoridad, tenencia ilícita de armas y asesinato

El comienzo de las sesiones del juicio oral será el 16 de noviembre, a las 10.15 horas, en la sede judicial de la Audiencia Provincial de Huesca, y se prolongarán hasta el día 25 del mismo mes.

En total está previsto que el tribunal escuche 122 declaraciones, entre acusados, peritos y testigos de un causa, el sumario 2/2008, que consta de 11 tomos y contiene aproximadamente unos 4.280 folios.

Atentado a la autoridad, tenencia ilícita de armas...

En el auto dictado este viernes por el tribunal, tras considerar pertinentes las pruebas propuestas por las partes acusadoras y de la defensa para su práctica en el juicio oral, hace constar que las pruebas periciales "referenciadas en el escrito de defensa con los números 3, 4, 5 y 6 serán a costa de la indicada parte, y condicionada a que se facilite en el término de cinco días las direcciones donde citar a los peritos propuestos, así como que estos acepten el cargo".

La vista oral se iniciará con el interrogatorio del procesado Santiago Mainar. Al día siguiente, declararán cuatro guardias civiles y 14 testigos más, mientras que el día 18 de noviembre, pasarán por la sala dos médicos forenses; otros quince facultativos, tres de ellos pertenecientes al Instituto Nacional de Toxicología, y otros tres como peritos propuestos por la acción popular.

Las siguientes jornadas del juicio estarán dedicadas a más pruebas testificales y periciales, y el día 25 de noviembre, fecha prevista para la finalización de la vista, las partes expondrán sus conclusiones.

Santiago Mainar se sentará en el banquillo, acusado por los presuntos delitos de atentado a la autoridad, tenencia ilícita de armas y asesinato. La víctima Miguel Grima murió tras recibir varios disparos de escopeta en una carretera, entre Majones y Fago, cuando regresaba de una reunión en Jaca.