¿Qué es una zona tensionada? La clave de la ordenanza que limitará las terrazas en Madrid: tránsito, ruido, conflictos...

El Grupo Mixto seguirá en mesas de Terrazas porque levantarse "es un error" y reclama un mapa de zonas tensionadas
Terraza de Madrid, archivo
EP

Zonas tensionadas, ese es el as que el Ayuntamiento se guarda bajo la manga en la nueva ordenanza para regular las terrazas, que se multiplicaron durante la pandemia cuando los interiores de los locales quedaron reducidos por las restricciones, y, sobre todo, para resolver los conflictos de ruido, basura y ocupación de espacio público que han generado estas terrazas a algunos vecinos. ¿Qué es una zona tensionada? Para el Consistorio, debe definirse por criterios como el tránsito peatonal o la ocupación de la calle. A los vecinos les parece insuficiente y hablan en sus alegaciones, presentadas este lunes, de limitar el número de terrazas por edificio.

La vicealcaldesa, Begoña Villacís, y Silvia Saavedra, responsable del área de Coordinación Territorial han anunciado que, una vez acaben las negociaciones con los partidos de la oposición y la Fravm, se presentará un mapa de las zonas que el Ayuntamiento considera tensionadas, en las que se podrán tomar medidas específicas como limitaciones de horarios o de espacio, para aliviar esta tensión y permitir el descanso de los vecinos. De momento, la primera condición para que un área sea declarada "tensionada", es la ocupación de la calle: en términos generales ninguna terraza podrá ocupar más del 30% de la vía pública. 

¿Cómo decidirá el Ayuntamiento si una zona está "tensionada"?

La ocupación es "condición fundamental y sine qua non", han dicho fuentes del área de Coordinación Territorial a 20minutos. Pero, además se valorará, como ya adelantó este medio, el tránsito peatonal. Se medirá cuantos peatones cruzan por una determinada acera y si hay más de 33 peatones por minuto, en un determinado ancho de vía, se considerará "una zona de tránsito intenso" y, a partir de ahí "se podrá determinar si es una zona tensionada", dice este área. 

"Otros criterios a tener en cuenta son de afección medioambiental -si las terrazas están dispuestas en entornos sanitarios, si están en un radio de 150m respecto de residencias de mayores, centros sanitarios con hospitalización o urgencias-, la clasificación de vías acústicas" y, "siempre que se justificase de manera suficiente", se podrían valorar los conflictos vecinales con las terrazas en esa zona, asegura Coordinación Territorial, aunque pide "prudencia" porque todos estos criterios podrían cambiar en la negociación.

¿Cómo quieren definir los vecinos una zona tensionada?

Los vecinos valoran positivamente estas zonas tensionadas y creen que esta novedad "es lo mejor que tiene la ordenanza de terrazas, si se hace bien", ha declarado Quique Villalobos, presidente de la Fravm, a 20minutos. Pero los vecinos creen que los criterios con los que el Ayuntamiento considera declarar una zona como tensionada son insuficientes. En el documento con sus alegaciones, al que ha tenido acceso de forma anticipada 20minutos, proponen que se entienda por zona saturada aquella en la que las terrazas "pongan en riesgo el uso o las actividades residenciales, como el comercio de barrio" de la zona.

Esto ocurre en cuatro casos. El primero, en zonas en las que se superen de forma "inadmisible" los niveles de ruido y en las ZPAE (zonas de protección acústica especial). Después, en calles estrechas o con muy poco espacio entre fachadas y también en áreas "saturadas de establecimientos", por ejemplo, en las que existan más de cuatro terrazas en cada frente de fachada, seis establecimientos en una calle de 300 metros o cuando los locales de hostelería supongan más de la mitad de los comerciaos abiertos en una zona.

"Chamberí, Salamanca, Ibiza, Arganzuela, y, en general, todo lo que está dentro de la almendra central es una zona saturada"

Por último, en aquellos lugares en que estas terrazas "tengan una incidencia negativa sobre el alquiler o la compraventa de los locales comerciales". "En algunas zonas, los bares son muy pequeños, 40 o 50 metros, pero se les autoriza terrazas o veladores que incluso quintuplican el espacio interior. Si el propietario de este local puede alquilárselo a alguien que puede quintuplicar el espacio de explotación económica, subirá el precio. Esto imposible que otros negocios que no tiene terraza, como mercerías o fruterías queden excluidos. Aparece el monocultivo del bar y desaparece el resto del comercio", explica Villalobos. 

Con estas reglas, los vecinos tienen claro las zonas que deberían aparecer en este mapa que prepara el área de Coordinación Territorial: "Todas las ZPAE, las áreas en las que se han producido conflictos como Chamberí, Salamanca, Ibiza, Arganzuela, y, en general, todo lo que está dentro de la almendra central es una zona saturada. Además, calles concretas de Ciudad Lineal, Sanchinarro, Ensanche de Vallecas, Usera, Moncloa, el entorno del Manzanares y Casa de Campo, alguna zona de Villaverde y la zona de la lonja en Moratalaz", asegura el presidente de la Fravm. 

Las medidas que propone el Ayuntamiento: sonómetros y mediadores

Todos estos son los criterios que se están discutiendo en la mesa de negociación entre el Consistorio, con Villacís a la cabeza, los vecinos y la oposición. Pero dejándolos a un lado, tampoco están de acuerdo en las medidas a tomar. En el borrador de la ordenanza de terrazas se propone que se tomen medidas específicas en esta zona, sin concretar cuales, más allá de que cada local elija un "responsable de terrazas" que medie con los vecinos y de que se coloquen sonómetros,

Para Villalobos, esto son medidas "cosméticas" porque la Policía ya tiene sus propios sonómetros para medir el ruido en caso de que los residentes se quejen de su nivel y porque ningún "responsable de terrazas", si tiene las mesas llenas de clientes que son los que "le llenan la caja", les va a llamar la atención para que bajen la voz. En cambio, en sus alegaciones, proponen otras medidas: no autorizar más terrazas en las ZPAE, limitarlas a una por edificio o una por frente de fachada, que haya una distancia mínima entre establecimientos hosteleros con terraza y que no puedan ocupar más de una determinada superficie.

Las medidas que proponen los vecinos: "Quitar o minimizar las terrazas"

Estos criterios no se cumplen en las zonas mencionadas antes por Villalobos como Ibiza, Salamanca, Chamberí o Arganzuela, donde no se habla solo de no permitir más terrazas, sino de cerrar o limitar las ya existentes hasta que alcancen estos ratios. "Pero no sabemos si el Ayuntamiento va a tener una voluntad de retirar terrazas existentes, quizás de limitarlas o hacerlas más pequeñas, pero no creemos que llegue a tanto como estamos pidiendo, porque es mucho más cercano a los postulados de la hostelería", asegura a 20minutos Quique Villalobos. 

Si no se limita el número de terrazas, al menos, la Fravm propone "medidas de contención" para permitir el descanso vecinal. Por ejemplo, limitar los horarios "hasta las 23.00 horas en general y hasta las 21:00 en áreas con conflicto", o limitar "el número de mesas que se pueden juntar". "Si son seis u ocho mesas con un cumpleaños, los comensales están obligados a levantar la voz y, es increíble el ruido puede salir de ahí. Si no se pueden juntar mas de dos mesas limitas la capacidad emisora de ruido de las terrazas", dice Villalobos. 

En general, defienden en la Fravm, "las terrazas deben ser un complemento de la actividad principal, que es la que está dentro del local hostelero. Esa es se la que se tiene que incentivar para que se puedan quitar o minimizar las terrazas". Pero, insisten en que, para seguir negociando en este sentido, querrían, como la oposición, ver por fin, ese mapa que prepara Villacís de zonas saturadas, para poder estudiar cada caso y trabajar sobre él, de manera que ese plano surja del consenso y la negociación.

"Las terrazas deben ser un complemento de la actividad interior. Esa se tiene que incentivar para minimizar las terrazas"

Las propuestas de la oposición: eliminar el mapa, hacerlo por colores...

A todas estas alegaciones, se suman también las de los partidos de la oposición. Más Madrid, la primera fuerza política de la ciudad, cree que en ese 30% de ocupación de la vía pública que marca el Ayuntamiento para declarar una zona como saturada, no se debería incluir solo el espacio ocupado por las terrazas, sino el de todas las zonas no transitables de la acera como bancos o alcorques.

En el PSOE de Madrid, que se levantó esta semana de la mesa de negociación de la ordenanza de terrazas precisamente por no tener acceso a ese mapa, proponen directamente, "eliminar" este concepto, adelantan fuentes municipales socialistas a 20minutos. Lo importante no es identificar las zonas, sino eliminar el problema: "¿De que vale saber que tu zona es tensionada si el Ayuntamiento no toma medidas?, se preguntan los socialistas. Y piensan que, este mecanismo, puede provocar que zonas no tensionadas, se conviertan en una. 

A cambio, proponen "reforzar el personal municipal de inspección y sanción", que si "un local cumula un numero de denuncias o 50 vecinos registran un escrito de quejas sobre un local o una zona determinada, la Junta Municipal estará obligada a recibirlos en el plazo de un mes para analizar si se deben tomar medidas, que deben decidirse en un máximo de dos meses".

Por último, el Grupo Mixto del Ayuntamiento, propone un mapa de zonas tensionadas con un código de colores. En rojo irían las terrazas que han generado un conflicto vecinal irresoluble, y se tienen que levantarse el 1 de enero. En amarillo, las que han generado problemas pero se pueden intentar resolver con un mediador. Y, en verde, las que no han causado problemas. Todas ellas propuestas que definirán, en gran parte, el modelo de ciudad en que se convertirá Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento