Las carreteras sufrieron retenciones a mediodía, pero a estas horas muestram mucho mejor aspecto, a pesar de que este viernes se esperaba la mayor operación salida del verano. Minutos antes de que la Dirección General de Tráfico activase el plan especial de operación salida de agosto, las carreteras sí mostraron acumulación de vehículos fruto de la salida de los trabajos, del fin de semana y de veraneo.

Sin embargo, a media tarde, las carreteras habían mejorado ligeramente, aunque lo peor a estas horas está en las afueras de Barcelona, donde las retenciones afectan seriamente a la AP-7 y a la BV 1221.

Pasadas las dos de la tarde, Madrid, Barcelona y la costa de Levante sufrían sus primeras retenciones kilométricas.  En Madrid, lo peor estaba en la A-1 (carretera de Burgos) y en la A-6 (carretera de A Coruña). También en la M-607 (carretera de Colmenar) donde hay ya siete kilómetros de atascos entre los kilómetros 31 y 24. La A-2 (carretera de Barcelona) también registraba nivel amarillo entre los kilómetros 24 y 19. En la M-40, circunvalación de Madrid, el atasco está entre los kilómetros 12 y 8.

En Barcelona, los coches ya atestabann la AP-7 a la altura del kilómetro 87. La circulación también era complicada por la C-32 y la C-58. Las salidas de Valencia, Alicante, Granada, Málaga, Sevilla, Santander, Vitoria y Burgos también han tenido nivel amarillo de tráfico.