El caos del primer día con pasaporte Covid en bares y gimnasios catalanes acaba en suspensión: "Hoy no me veo capacitada para exigir nada a nadie"

El salón del Bar Estudiantil de la plaza Universitat de Barcelona, este viernes por la mañana, el primero de aplicación del pasaporte Covid para acceder al interior de bares, restaurantes y gimnasios.
El salón del Bar Estudiantil de la plaza Universitat de Barcelona, este viernes por la mañana, el primero de aplicación del pasaporte Covid para acceder al interior de bares, restaurantes y gimnasios.
MIQUEL TAVERNA
El caos en la aplicación y el poco margen de tiempo en anunciarla.
MIQUEL TAVERNA

Solo durante unas pocas horas, este viernes por la mañana, la exigencia de presentar el pasaporte Covid ha estado operativa para acceder a bares, restaurantes y gimnasios. Pocos establecimientos de estos sectores pedían esta mañana la acreditación en el centro de Barcelona, como ha comprobado este diario sobre el terreno, debido al colapso de la web de Salut desde donde se descarga el certificado y a la falta de preparación técnica y de personal de los propios negocios dado el poco margen desde la obligatoriedad de la medida solicitada el martes por el Govern, y avalada el pasado jueves por el Alto Tribunal catalán. 

El caos en la aplicación y el poco margen de tiempo en anunciarla, sumado a los problemas informáticos, ha provocado que pasadas las dos de la tarde, el conseller de Salut, Josep Maria Argimon, haya anunciado que, debido a la gran demanda de acceso a la web de La Meva Salut se ha suspendido la aplicación de esta nueva normativa al menos hasta el próximo lunes. 

Montse, encargada de un local en Barcelona, nos cuenta cómo se suspende la aplicación del pasaporte este fin de semana

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) dio vía libre el pasado jueves a esta medida de contención de contagios por el avance de la sexta ola de coronavirus solicitada por el Govern, y que se ha publicado la pasada madrugada en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC). 

Alrededor de las 10 de esta mañana, los bares de la zona centro de la capital catalana comprendida entre la plaza Universitat, la ronda de Sant Antoni y la calle de Pelai dejaban pasar a los clientes al interior de los establecimientos sin solicitar ninguna acreditación vacunal.  Al ser preguntados sobre el por qué de no pedirlo, el mantra que muchos trabajadores repetían era el mismo: "Lo estamos estudiando". 

En la terraza del Bar Estudiantil, una institución de la plaza Universitat, Margarita y sus dos amigas comentaban que ellas se habían bajado hacía días el pasaporte Covid y que lo llevaban descargado en sus móviles, pero que este viernes, al acudir a su cita semanal en la terraza de este conocido bar, no lo han enseñado porque no se lo han pedido, y su rutina ha sido la de siempre. 

Ninguna de las tres se ha visto afectada por el colapso de la página web y la aplicación de La Meva Salut, que persiste desde el pasado jueves por la tarde al servicio de descarga del pasaporte Covid. La incidencia sigue afectando este viernes a todos aquellos que quieren disponer de la acreditación vacunal y que no se la pueden descargar. 

Alrededor de las 14 horas de este viernes, el conseller de Salut, Josep Maria Argimon, ha anunciado que se suspende la aplicación del pasaporte Covid durante este fin de semana por el colapso de la web La Meva Salut, desde la que se ha de descargar el certificado vacunal

Hablamos con Montse, la mujer al frente de la barra del Bar Estudiantil, toda amabilidad y dinamismo, y nos explica que, no saben todavía cómo implantar exactamente esta medida de control de acceso de personas vacunadas y que están pendientes de lo que les vaya indicando el Gremi de Restauració de Barcelona:  "Yo hoy no me veo capacitada como para exigir a nadie nada, la verdad". Este viernes se han limitado a colocar un cartel informativo en la puerta. Lanza una crítica a las autoridades que han aplicado esta nueva normativa: "Me gustaría que también lo pidieran en el metro". 

Un cliente sale de un gimnasio 'low cost' del centro de Barcelona este viernes, primer día de aplicación en Cataluña del certificado Covid para acceder a estos establecimientos
Un cliente sale de un gimnasio 'low cost' del centro de Barcelona este viernes, primer día de aplicación en Cataluña del certificado Covid para acceder a estos establecimientos
MIQUEL TAVERNA

En la barra del Estudiantil, un cliente asiduo que trabaja al lado del local, comenta que "teme" que los bares acaben cerrando nuevamente, como ya está empezando a ocurrir en países de nuestro entorno. Otro parroquiano plantea en voz alta que las personas mayores o con poco acceso a la tecnología se encontrarán con una barrera a la hora de llevar encima el pasaporte Covid y poder acreditar que cuentan con él. Pero, en todo caso, este cliente vaticina que esto no va a suceder en los próximos días, debido al espíritu de "improvisación" que reinará entre muchos locales y usuarios. 

Enseñar el certificado Covid solo si se consume dentro del local

En otro restaurante de comida rápida de la calle Pelai, sí que han decidido pedir e pasaporte Covid solamente a los clientes que consumen en su interior comida o bebida, por lo que quedan exentos de mostrar la acreditación aquellas personas que piden comida o bebida para llevar. 

De momento, solo piden que se les muestre el pasaporte Covid, sin verificar el mismo mediante tecnología, pero esperan que en los próximos días puedan instalar un sistema de lectura electrónica del visado y colocar a un empleado de la plantilla existente para controlar este requisito en la entrada. "Tendremos que asumir este coste nosotros", nos explica el encargado del establecimiento, que prefiere no aparecer nombrado con nombre y apellidos en este artículo. 

El Gremi de Restauració explicó el pasado jueves en un comunicado que el sector está dispuesto a implementar la validación del certificado Covid "en tiempo récord" y valoró que, a pesar de que "el acto de comprobación es sencillo,  ya que solo se necesita un dispositivo móvil con cámara y acceso a Internet, la mecánica concreta dependerá de cada tipo de establecimiento". Este podría variar del control en el acceso o ya en la mesa o en la barra.

El Gremi insiste, sin embargo, en que si realmente se quiere incentivar la vacunación entre la población, debería exigirse el certificado Covid en otros espacios de interacción social o de mucha afluencia de personas. 

Los gimnasios, a la espera de adaptarse tecnológicamente 

A escasos metros de este punto neurálgico barcelonés, se encuentra una conocida cadena de gimnasios 'low cost' en la que tampoco se está pidiendo, por el momento, la acreditación del pasaporte Covid. "Estamos a la espera de que la dirección nos indique la manera de aplicarlo", nos comenta un empleado de la recepción. Lo mismo nos responden en otro gimnasio cercano, también franquicia de otra cadena 'low cost'. Los usuarios entran y salen de ambos locales y pasan por los tornos con sus métodos de acceso habituales mientras hablamos con los trabajadores de ambos. 

Un cliente accede este viernes a un local de restauración del centro de Barcelona.
Un cliente accede este viernes a un local de restauración del centro de Barcelona.
MIQUEL TAVERNA

Ninguno de los dos gimnasios nos comentan que hayan recibido peticiones de bajas de abonados debidos a la implantación del pasaporte Covid como requisito de acceso desde este viernes. La Asociación de Empresas de Cataluña de Actividad Física y Fitness (Adecaf) cree que en solo en los primeros 10 días de implantación del pasaporte Covid para acceder a las instalaciones deportivas (la medida está inicialmente prevista para los próximos 14 días) las empresas asociadas tendrán que desembolsar unos 500.00 euros solo en personal. Y que el coste podría ascender al millón y medio de euros en todos los gimnasios de Cataluña únicamente en los próximos 10 días.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento