Atentado de Eta
Vista del coche patrulla en el que viajaban los dos guardias civiles que han muerto en el atentado de ETA en Calviá, Mallorca. EFE

La hipótesis en la que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado trabajan "con más fuerza" es que los autores del atentado perpetrado este jueves en Calviá (Palma de Mallorca), en el que murieron dos guardias civiles, se encuentran todavía en la isla.

Así lo ha asegurado este viernes el delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socías. "No habrían abandonado la isla, sino que estarían refugiados en algún piso e intentarían esperar a que se enfriara la situación", dijo este viernes tras asistir a la concentración silenciosa convocada en la plaza del Ayuntamiento de Palma.

Se mantienen controles exhaustivos para que nadie abandone la isla sin haber sido identificado correctamente

Según explicó, se están extremando los controles en los aeropuertos y puertos de la isla para identificar a todo el mundo que quiera abandonar Mallorca. De esta manera se pretende evitar que los terroristas escapen aprovechando la gran actividad y afluencia de personas que se registra en estos lugares con motivo de las vacaciones de verano. "Se mantienen controles exhaustivos para que nadie abandone la isla sin haber sido identificado correctamente", añadió.

La deflagración, que fue activada a distancia, se produjo a las 13.50 horas de este jueves, 10 minutos antes del cambio de turno. Según las primeras investigaciones, el vehículo en cuestión era un Nissan Patrol. El todoterreno llevaba aparcado desde las 10.00 en el mismo lugar.

Según fuentes de la investigación, la hipótesis más probable es la siguiente: los dos agentes circularon en su coche patrulla hasta las 10.00 de la mañana, hora a la que aparcaron frente al cuartel. En algún momento entre ese momento y las 13.50 h, cuando explotó la bomba lapa, al menos un etarra se acercó al coche y puso la bomba en los bajos del vehículo. Diez minutos antes de las 14.00 h, los dos agentes fallecidos se montaron en el vehículo para llevarlo al taller. En ese momento los etarras activaron la bomba.

Sin embargo, fuentes de la lucha antiterrorista aseguran que también se están estudiando las listas de pasajeros de los aviones y barcos de los últimos dos días, por si los autores del atentado hubieran abandonado la isla.