Vertido
Operarios de la refineria CEPSA-La Rabida, de la factoría de Palos de la Frontera descargan bidones en la playa. Julián Pérez / EFE

La mancha de crudo provocada hoy por un derrame accidental durante la descarga de un petrolero que se encontraba operando en la monoboya de la refinería de La Rábida de Cepsa ha alcanzado ya la zona del Espigón Juan Carlos I y, según divisan los medios aéreos del Ministerio de Fomento, se dirige hacia Mazagón, donde se van a extender barreras a la altura del Parador Nacional para evitar que avance hacia Matalascañas (Almonte). No obstante, los cambios de viento y de mareas que se prevén esta madrugada podrían conducir de nuevo el hidrocarburo mar adentro.

La Subdelegación del Gobierno de Huelva, que convocó con urgencia a todas las partes que de una u otra manera tienen implicación en el incidente ocurrido, informó en comunicado de que, según la última hora de Salvamento Marítimo, el avión Sasemar 101 divisa dos manchas diferenciadas: una alargada que ha sobrepasado el Espigón Juan Carlos I y se dirige hacia el Este, compuesta por regueros paralelos y dispersos de densidad moderada entre los que se encuentran algunas galletas de fuel y que se dispersa en una extensión de unas 4,5 millas de longitud por 50 metros de anchura.

La otra es una mancha circular situada a unas 1,5 millas de la tierra al Este de la priemra mancha. Su tamaño es de 0,7 millas y está compuesta también por varios regueros de densidad moderada.

En el transcurso de la reunión y conforme se iba recibiendo información de los medios desplegados en la zona afectada --tanto medios de las administraciones como de Cepsa-- se han ido dando nuevas instrucciones sobre la manera de actuar y de atajar el problema. Se han marcado dos dispositivos claros de operación: uno para actuar sobre la mancha en el mar (cercado y balizamiento del crudo); y otro para trabajar en la Costa.

La Junta de Andalucía, después de activar su propio Plan de Emergencias regional, ha dado instrucciones a los gobiernos locales de Huelva capital, Moguer y Palos de la Frontera para que activen sus propios planes de emergencia, con el fin de paliar los efectos de la posible llegada de crudo a las costas, como de hecho ya ha ocurrido en el Espigón Juan Carlos I, donde operarios de Cepsa han actuado para recoger el crudo -poca cantidad- que ha llegado a tocar la arena de la playa. "MUY POSIBLE" QUE VUELVA MAR ADENTRO

Asimismo, la subdelegación informó de que los cambios de viento y mareas que se prevén esta madrugada hacen pensar que es "muy posible" que la macha vuelva mar adentro. No obstante, ante la posibilidad de que el crudo alcance la costa de Mazagón, que pudiera ocurrir en las próximas horas, se ha decidido montar un despliegue importante de medios para recoger el material que pudiera llegar y evitar que circulase más allá en dirección a Matalascañas.

Según estas premisas se van a extender barreras a la altura del Parador Nacional de Mazagón, así como la zona del Espigón Juan Carlos I para evitar que el hidrocarburo pudiera entrar en la ría de Huelva. El Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA) va a instalar un puesto de mando avanzado donde sea preciso, previsiblemente en la zona citada, entre el Espigón y el Parador de Mazagón.

La Guardia Civil, por su parte, va a participar en las labores de detección de la posible llegada de crudo a la costa, así como de la labor de información a los municipios afectados y el centro de coordinación de la Junta.

El buque que se encontraba descargando 'SCF Caucasus', de bandera de Liberia, que transportaba crudo Maya procedente de Tenerife, fue inspeccionado en siete ocasiones en países de la región MOU, desde el año 2002 ha tenido cero deficiencias.

El Ministerio de Fomento ha movilizado de inmediato todos sus efectivos, tanto de Salvamento Marítimo como de la Dirección General de la Marina Mercante. Desde poco después de conocerse el incidente se encuentra sobrevolando la zona un helicóptero Helimer que está haciendo minuto a minuto el seguimiento de la mancha. Además, se encuentran movilizados el avión de ala fija Sasemar 101 con base en Valencia, la lancha de salvamento Salvamar Alborán, el remolcador de lucha contra la contaminación Miguel de Cervantes, que está en camino procedente de Algeciras.

Desde la base logística de Sevilla se han desplazado medios terrestres de contención, camiones y barreras, skimmers que estarán preparados para contención y recogida en la playa en caso necesario. Las barreras de esta base logística comprenden 750 metros que se suman a los 1.000 metros que aporta Cepsa, que tiene además movilizadas cinco embarcaciones y cerca de un centenar de operarios dispuestos a trabajar en tierra.