La Audiencia Provincial de Jaén ha condenado a 19 años de prisión a un hombre y a 18 años y nueve meses de cárcel a uno de sus hijos por asesinar a un vecino de Linares (Jaén) al dispararle en la cabeza cuando se estaban mudando a una casa situada frente a la que tenía la víctima.

La sentencia, consultada por Europa Press, recoge probado que Diego M.M. y su hijo Joaquín M.F. se enzarzaron en febrero de 2006 en una discusión con el fallecido en la que este último les recriminó que se fueran a vivir a su misma calle y, al notar la mujer de la víctima que los procesados se estaban "violentando", introdujo a su marido en su casa, si bien este les dijo antes: "Si tu hijo se caga en mis muertos, yo me cago en los tuyos".

Entonces los procesados "tomaron la determinación" de matarle, por lo que cogieron unas armas de fuego y dispararon contra la fallada del domicilio del fallecido, "dejando de disparar" por un momento para conseguir que el otro "se confiara y saliera" al parar los disparos, cosa que hizo, si bien cuando estaba abriendo la puerta se encontró con los otros dos de forma "sorpresiva", recibiendo entonces el impacto de una bala en la cabeza que le causó la muerte instantánea, todo eso delante de su mujer.

El fallo judicial refleja igualmente que con posterioridad a estos hechos, otro de los hijos de Diego M.M. se quedó con las armas hasta que en abril de 2007, con motivo de un registro domiciliario, se encontraron dichas armas. Se da la circunstancia de que ninguno de los tres tiene licencia o permiso que les permitiese poseer armas de fuego.

Ante estos hechos, la Audiencia condenó a Diego M.M. por un delito de asesinato a la pena de 17 años y medio año de prisión más un año y seis meses de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas. Además, le prohíbe entrar en la ciudad de Linares durante 18 años y medio.

A su hijo Joaquín M.F. le impone por su parte 16 años y tres meses de cárcel por un delito de asesinato y dos años y medio de cárcel por otro de tenencia ilícita de armas mientras que no podrá entrar a Linares durante 17 años y tres meses. Con respecto al otro hijo, Sebastián M.F., el tribunal le absuelve del delito de asesinato del que había sido acusado y le condena por un delito de tenencia ilícita de armas a la pena de dos años y tres meses de prisión. Igualmente, tanto Diego M.M. como Joaquín M.F. deberán indemnizar a la mujer del fallecido en la cantidad de 120.000 euros y a cada uno de sus hijos con 50.000 euros.

La sentencia se ha hecho pública después de que un jurado declarara culpables de un delito de asesinato tanto al padre como a su hijo Joaquín M.F. al tiempo que absolvió al otro hijo procesado en este caso.