Llegan los platos de ducha a ras de suelo: una tendencia con pros y contras

Plato de ducha a ras de suelo.
Plato de ducha a ras de suelo.
WIKIMEDIA COMMONS
Plato de ducha a ras de suelo.
BETTE

Una de las nuevas tendencias en cuartos de baño de nueva construcción es que el plato de ducha no sea una pieza independiente, sino que esté a ras de suelo o una continuación del mismo.

El portal Idealista recoge en un reportaje cuáles son las características de estos platos de ducha, cuáles son sus ventajas y cuáles sus inconvenientes, tras consultar con los expertos de Habitissimo.

Así, el plato de ducha a ras de suelo tiene la ventaja de que evita todo tipo de escalón. Se puede colocar en cualquier esquina del baño. Otra ventaja es que ocupa poco sitio en el cuarto de aseo.

Basta con colocar, a modo de mampara, un vidrio fijo, lo que da una sensación de ligereza en el baño, y también da la sensación de que la habitación sea más amplia y espaciosa, por lo que se recomienda para cuartos de baño pequeños.

Imagen de una ducha a ras de suelo.
Imagen de una ducha a ras de suelo.
WIKIMEDIA COMMONS

También se recomienda para el uso de personas con movilidad reducida, ancianos o con discapacidad física, ya que no es necesario que franqueen ningún escalón ni puerta. Otra ventaja es que son más fáciles de limpiar.

La instalación de estos platos de ducha es además muy sencilla, y la mayor dificultad radica en la instalación de la pared de vidrio, en concreto en lo que se refiere al transporte y al montaje.

No obstante, pese a su sencillez, la instalación la debe llevar a cabo un profesional que tenga en cuenta factores como la impermeabilización y las inclinaciones necesarias para favorecer el desagüe.

Sus inconvenientes son que pueden hacer que aumente la sensación de frío, ya que el vapor del agua caliente se dispersa por todo el cuarto de baño.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento