Alberto de Mónaco confiesa que Charlène se encuentra en un centro médico de tratamiento: "Necesita ayuda"

Charlene y Alberto de Mónaco junto a sus hijos.
Charlene y Alberto de Mónaco junto a sus hijos.
GTRES
El príncipe Alberto vive el Día Grande del Principado separado de la princesa Charlène.
EP

Este viernes 19 de noviembre se ha celebrado la Fiesta Nacional de Mónaco con una sonada ausencia: la de Charlène, quien ha tenido que alejarse de la vida pública por sus problemas de salud. Este mismo día, Alberto de Mónaco ha concedido una entrevista a la revista People, donde ha despertado todavía más incógnitas sobre su mujer. 

Hasta este momento, la princesa había revelado que sufría una infección otorrinolaringológica que la había hecho pasar hasta tres veces por quirófano y la había obligado a quedarse de reposo en Sudáfrica

Finalmente, hace diez días volvió al Principado, pero rápidamente anunció que se mantenía fuera de la vida pública porque aún necesitaba recuperarse. Y, este mismo jueves, Alberto concedía una entrevista a la prensa local asegurando que por motivos de "descanso" y "discreción" se encontraba en otro país de Europa, donde pronto irían a visitarla. 

En su conversación con People, lo primero que ha dejado claro que este distanciamiento no tiene nada que ver con los rumores de divorcio que persiguen al matrimonio desde hace meses: "Probablemente voy a decir esto varias veces, pero esto no se trata de problemas dentro de nuestra relación; no con la relación entre un marido y una mujer. Es de otra naturaleza".

También ha dado pistas de que el verdadero motivo de su enfermedad podría ir más allá de la infección ya mencionada: "Sé que hay rumores por ahí, permítanme decir: Esto no es Covid. Y no está relacionado con el cáncer. No es un asunto de relaciones personales. Y si quieres hablar de otra especulación, tampoco está relacionado con la cirugía plástica o el trabajo facial en absoluto".

No ha querido hacer muchos más comentarios al respecto, solo ha recalcado que es una "fatiga increíble" por la que apenas duerme ni come y que la ha provocado un gran cambio físico que la hace todavía más vulnerable a otras dolencias. 

Además, añade que la decisión de viajar a otro país ya estaba tomada cuando volvió a Mónaco: "Nosotros [sus hermanos, su cuñada y él] sólo queríamos que lo confirmara delante de nosotros. Ella misma se dio cuenta de que necesitaba ayuda y sabía que lo mejor era ir a descansar y a someterse a un verdadero tratamiento enmarcado en la medicina. Y no en Mónaco. Por razones de privacidad, tendría que ser en algún lugar fuera de Mónaco".

El hijo de Raniero III ha sido muy insistente en pedir a la prensa absoluta privacidad para su familia. Ha señalado que el tratamiento por lo menos será de "varias semanas" y que ni él ni los mellizos podrán ir a visitarla hasta que un médico no dé el visto bueno. 

También, ha comentado que esta época del año es la más "ocupada" para él, por lo que no piensa acudir a los actos con "cara triste": "Por supuesto, estoy apenado con la situación, pero sé que está en el mejor lugar posible para ella". 

Sus hijos Jacques y Gabriella, sin embargo, sí que han hecho notar su tristeza esta mañana durante el evento oficial por el Día Nacional de Mónaco. Ambos han aparecido en el balcón del palacio real con dibujos donde se podía leer un tierno mensaje a su madre: "Te echamos de menos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento