Cómo aislar las ventanas del frío este otoño e inverno

Imagen de un paisaje nevado a través de la ventana.
Imagen de un paisaje nevado a través de la ventana.
WIKIMEDIA COMMONS

Llegan las temperaturas más bajas del año y la necesidad de mantener nuestra casa a una temperatura óptima. Para ello no solo es necesario disponer de una fuente de calor, sino que también es clave un buen aislamiento.

Tal y como recoge el portal El Tiempo, aislar las ventanas del frío puede reducir las pérdidas de calor hasta un 10% y según la OCU, unas ventanas bien aisladas puede reducir el 20% en las facturas de gas y electricidad.

Para garantizar el aislamiento, en primer lugar es necesario comprobar el estado de las ventanas y ver si hay fugas de aire. Será conveniente reparar los defectos con masilla, goma aislante, silicona o espuma.

Si la pérdida de calor se produce entre el cristal y la estructura se puede rellenar el hueco con burletes o gomas aislantes, que son fáciles de instalar y dan rendimiento inmediato.

A veces la fuga de calor se produce a través del mecanismo de la persiana. En ese caso, es conveniente desmontarlo y aislarlo con algún material como espuma o polietileno expandido.

Cuando la ventana está totalmente reparada, se puede reforzar el aislamiento del cristal. Por ejemplo, se puede recurrir a láminas que se adhieren a las ventanas por la parte interior o exterior.

Más rudimentario es colocar plástico de burbujas por la cara interna de la ventana, adherido con agua y jabón. Esta cámara de aire favorece que no se pierda calor del interior.

Hay otras opciones como bajar la persiana en los momentos más fríos del día, con el fin de crear una cámara de aire ante la ventana. Un efecto parecido se puede conseguir también echando las cortinas.

En cualquier caso, renovar las ventanas suele ser efectivo, porque las ventanas modernas tienen mayor poder aislante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento