Las perversiones
El sadomasoquismo es la tendencia más conocida y popular de las perversiones. 20MINUTOS.ES

Quizás estas son las tendencias con más éxito, más conocidas y con más literatura gracias al Marqués de Sade y a Sacher-Masoch, que a través de su literatura dieron nombre a estas perversiones.

5. Sadismo. Se llaman así las conductas sexuales de los que consiguen su placer sexual dominando o proporcionando dolor físico o psicológico. La palabra nació de los escritos del marqués de Sade y con ella se denominaba la crueldad sexual en la que uno de las miembros de la pareja se comporta de forma especialmente cruel e incluso sanguinaria.

Cuando uno de la pareja disfruta humillando al otro sin su consentimiento se considera violencia de género

Desgraciadamente también incluye los juegos consentidos entre adultos en los que el dolor o la humillación está presente, provocando de esta manera grandes malos entendidos. Cuando uno de los miembros de la pareja disfruta humillando o dañando al otro sin su consentimiento se considera violencia de género y nada tiene que ver con este juego que para muchas personas es extremadamente gratificante, y que suele ir acompañada de su propia parafernalia como cueros, cadenas, fustas, látigos, potros de tortura, etc.

6. Masoquismo. El masoquismo extremo nace de las prácticas que se desarrollan en los conventos  a partir del siglo XVI cuando aparecen las corrientes místicas y ascéticas. El extremo dolor provoca en el cerebro descargas de substancias como endorfina, dopamina, etc. que suelen provocar visiones y alucinaciones.

Los monjes y monjas competían en este tipo de prácticas infringiéndose todo tipo de torturas hasta que conseguían unos orgasmos intensísimos que confundían con la fusión con Dios. Krafft-Ebing se sirvió de los escritos de Sacher-Masoch, en especial de La Venus de las pieles, para dar nombre a lo que se conocía desde antaño. Se considera masoquismo sexual cuando las personas buscan y obtienen su placer sexual a través de la humillación y el dolor físico y psíquico. Cuando es consentido no se considera conducta perversa sino otra forma de buscar la satisfacción sexual.

7. Los golpes amorosos. El Kama Sutra propone diferentes golpes indoloros, para que los amantes expresen sus sentimientos o para aumentar la excitación o el orgasmo en determinados momentos de la relación. Se describen en el libro cuatro tipos de golpes: con el dorso de la mano, con los dedos levemente contraídos, con el puño y con la palma de la mano. Los golpes resultan más efectivos en hombros, cabeza, esternón, espalda, y costados, también son muy agradables y divertidos en la cara y sobre todo en el culo.

Es posible que los amantes se den golpecitos durante la relación sexual pero la violencia es uno de los tabúes sexuales de la cultura y aunque muchas parejas la disfrutan en secreto, la mayoría de las personas la consideran como una aberración sexual y los que disfrutan con rituales de violencia y sumisión están estigmatizados y son objeto de críticas feroces.

El Kama Sutra sugiere que un poco de dolor aumenta el orgasmo y los entusiastas de los azotes cuentan que unos azotes en el trasero no hacen daño y proporcionan una estimulante sensación de hormigueo, y que con una cantidad adecuada de azotes la persona puede llegar a excitarse y conseguir un orgasmo sin ninguna otra estimulación. También existe una dimensión emocional a tener en cuenta, el sentirse golpeado o golpear eleva los niveles de adrenalina en el cuerpo que a su vez aumenta los niveles de la excitación.

8. Aplicación de ventosas. Esta técnica se refiere a la aplicación de un dispositivo de succión sobre la piel para a traer la sangre a la superficie. Era un tipo de sangría utilizado durante el siglo XVIII como una de las técnicas estrellas para el tratamiento de multitud de enfermedades. Se colocaban unas burbujas de cristal a las que se les había extraído el oxigeno por medio de una vela lo que generaba un vacío que atraía la sangre después de unos 30 minutos.

Esta técnica se utiliza en la actualidad para aumentar la sensibilidad de la piel. A veces se produce una sensibilización tan grande que se puede conseguir un orgasmo rozando la zona con una pluma. Las ventosas más usadas son las de goma que forman parte de los equipos portátiles para las picaduras de las serpientes, también pueden utilizarse embudos cerrados por la parte estrecha para crear una ventosa mayor. Los bordes de los embudos tienen que ser redondeados para que cuando haga ventosa no corten la piel. Pueden usarse los embudos colocando un tubo de goma blando de 6 cm. con una boquilla se extrae el aire aspirando después se cierra la goma con un clip o con tijeras de cierre. El objetivo de estas ventosas y de cualquier otro artefacto es provocar sensaciones diferentes. Hay pequeñas ventosas para colocar en los pezones.