Al fin llegó el día: Alberto de Mónaco y Charlène celebran su reencuentro

  • Charlène ya está reunida con su familia tras pasar seis meses en Sudáfrica con una infección otorrinolaringóloga.
Alberto y Charlène de Mónaco, en septiembre de 2020.
Alberto y Charlène de Mónaco, en septiembre de 2020.
Niviere David/ABACAPRESS.COM/GTRES
La princesa Charlène de Mónaco vuelve a casa después de meses en Sudáfrica.
Europa Press

Después de seis meses de sufrimiento e incertidumbre, por fin ha llegado el día del esperado reencuentro entre Alberto de Mónaco y la princesa Charlène, quien este domingo viajó desde Sudáfrica hasta el Principado para retomar sus compromisos con la casa real y, sobre todo, para pasar tiempo con su familia.

La princesa ha pasado seis meses tratándose de la infección otorrinolaringóloga que padece desde que se fuese a la tierra donde creció -nació en Rodesia, actual Zimbabue- para llorar la muerte del rey zulú y protestar por la caza furtiva de rinocerontes. La enfermedad afectó a su nariz, garganta y oídos y su última intervención, con buenos resultados, se produjo el pasado mes de octubre.

Ni Alberto II ni la Charlène de Mónaco contaban con que la malaltía se alargara de esta manera, así como tampoco preveían el goteo de informaciones y rumores sobre una posible crisis entre ambos. Sin embargo, han superado todos  baches con creces: este lunes, el Pincipado al fin publicaba las primeras fotos de su llegada al Palacio Grimaldi, en Montecarlo.

El monarca y sus hijos tenían las emociones a flor de piel. No se veían en persona desde el pasado agosto, ya que Charlène no podía viajar por recomendación médica. Eso sí, hace dos semanas Alberto II confirmaba que su esposa estaría junto a él para la Fiesta Nacional del Principado, el próximo 19 de noviembre, lo que tranquilizó a quienes estaban pendientes de sus últimas novedades.

"Podremos considerar su regreso muy pronto. Y puedo decirles que estará en Mónaco mucho antes de la fiesta nacional", explicó el hijo de Rainero al medio Point de Vue, aunque por aquel entonces todavía no sabía la fecha exacta del reencuentro. "Prometo que se sabrá cuando llegue el momento", declaró. 

Visiblemente más delgada y vestida con un abrigo negro sobre un vestido de punto beis, Charlène ha aterrizado en Niza sobre las 8.30 horas de este lunes, y desde ahí ha cogido un helicóptero hasta Montecarlo, donde la esperaban su marido y sus hijos, a quienes ha podido abrazar después de mucho tiempo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento