La Guardia Civil da por resuelto el crimen de Ardines: fue planeado por celos

  • Los cuatro acusados afrontan una pena individual de 25 años de cárcel por asesinato.
Banquillo de los acusados durante la vista oral ante jurado popular por el por el asesinato del concejal de IU en Llanes Javier Ardines.
Banquillo de los acusados durante la vista oral ante jurado popular por el por el asesinato del concejal de IU en Llanes Javier Ardines.
EFE

El jefe de la Unidad de Policía Judicial de la Comandancia de Gijón ha ratificado este viernes que el asesinato del concejal de Llanes Javier Ardines está "resuelto" y ha señalado directamente como inductor a Pedro N.A., del que ha dicho que planificó el crimen por los celos que sentía tras descubrir que su mujer y el edil mantenían una relación en secreto.

En la tercera sesión del juicio con jurado popular que se desarrolla en la Audiencia Provincial de Oviedo, el agente ha asegurado que Pedro N.A, contrató a su amigo Jesús M. para acabar con la vida del concejal y que este actuó como intermediario con los presuntos sicarios Djilali B. y Maamar K. para ejecutar el plan.

A lo largo de las cinco horas de interrogatorio, el capitán de la Guardia Civil ha aportado los detalles de la investigación que comenzó el 16 de agosto de 2018 tras el hallazgo del cadáver del edil en un camino de la parroquia llanisca de Belmonte de Pría, donde residía, y que se prolongó hasta febrero de 2019, cuando fueron detenidos los cuatro acusados, que afrontan una pena individual de 25 años de cárcel por asesinato.

Tras descartar las vías política, laboral, familiar y vecinal como móvil del crimen, se siguió la pista sentimental y las pesquisas se centraron en Pedro N.A. a raíz de que la viuda de Ardines comentara a los agentes que este vecino de Amorebieta (Vizcaya), casado con una prima segunda suya, K.B., les había enviado a ella y a su hija una grabación de móvil con la confirmación de la infidelidad.

El jurado ha podido escuchar dicha grabación, tomada por Pedro N.A al dejar el móvil en la mesa de un restaurante en el que se encontraba con su mujer y Ardines mientras se ausentaba al baño.

La grabación consta de tres partes diferentes: una primera en la que la esposa de Pedro N.A. le cuenta a Ardines que su marido no le dejaba desplazarse antes a Belmonte de Pría para ir a votar; una segunda en la que le explica que oficialmente el viaje era "ir a calentar la casa" y a continuación ella, entre risas, le dice "si supiera cómo la caliento", y una tercera, ya intrascendente, cuando el presunto inductor regresa con ellos a la mesa tras ausentarse momentáneamente al baño.

En su posterior conversación con la familia de Ardines, Pedro N.A. explicaba que creía que podía superar la infidelidad, pero después admitía que no podía más y reconocía que se sentía roto cada vez que oía "con cascos y en silencio" la grabación realizada a Ardines y su esposa.

Para la Guardia Civil, hay una relación clara de sus celos con la búsqueda de información en internet de métodos de vigilancia y control y sobre establecimientos de venta de cámaras y dispositivos de seguimiento.

La investigación también analizó el vínculo de Ardines con una mujer joven con la que tuvo relaciones sexuales la víspera del crimen y de la que se halló ADN en las uñas y el volante del vehículo del concejal, si bien su participación en el asesinato fue descartada al estimar que su perfil genético fue transferido tras ese encuentro.

El agente ha afirmado que el crimen fue "planificado", puesto que a principios del mes de agosto se halló una valla en el camino de salida de la vivienda de Ardines, como también ocurrió dos semanas después para obligarle a bajar del coche y tenderle una emboscada.

Para el responsable de la investigación, la colocación de aquella valla tuvo que ser intencionada ante la ausencia de obras en la zona.

Además, ha relatado que los repetidores de antena captaron, el 27 de julio de 2018, la señal del móvil de Pedro N.A. y Jesús M. en Pechón (Cantabria) en el viaje que según la investigación realizaron junto al presunto sicario Djilali B. desde el País Vasco hasta Asturias para preparar la emboscada y descartan que el tercer ocupante sea un hombre llamado Julián que, por primera vez, los acusados han utilizado como coartada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento