Cómo proteger los geranios antes de la llegada de la ola polar a España

Imagen de la flor de un geranio.
Imagen de la flor de un geranio.
©GTRESONLINE

Los geranios son una de las plantas típicas de los balcones soleados cuando llegan los meses de primavera y verano. Sin embargo, con la inminente llegada del invierno, así como de las bajas temperaturas, la nieve y las heladas, hay que seguir una serie de recomendaciones para que estas plantas no se echen a perder.

Los geranios se caracterizan por ser una planta muy fácil de cuidar, que puede colocarse tanto en un balcón como en una terraza exterior y, también, en un interior bien iluminado. No obstante, es fundamental protegerla del frío, ya que no suele resistir temperaturas por debajo de los 10ºC.

¿Cómo proteger los geranios del frío? 

Si los geranios están plantados en una maceta, lo mejor que se puede hacer en invierno es meter la maceta en interior del hogar, colocándola al lado de una ventana donde reciba mucha luminosidad y donde pueda recibir los rayos de sol.

Durante las horas de sol que pueda tener el día, se puede abrir un poco la ventana para que la planta respire aire fresco y ventilado, pero lo más importante es que se siga manteniendo una temperatura no inferior a 10ºC. 

En cambio, si está plantada directamente en un jardín, será conveniente trasplantar el geranio cuando lleguen las bajas temperaturas. Para trasplantarlos a una maceta, primero que hay que hacer es retirar la tierra de alrededor, sin dañar la planta. 

Cuando ya esté apartada la tierra, hay que empezar a excavar hasta sus raíces, un paso que requiere mucho cuidado, ya que estas son frágiles y pueden estropearse con facilidad. Así, al llegar a la parte de las raíces, se retirará la tierra que quede y se sacará la planta para, después, ponerla en una maceta con el mismo tipo de sustrato. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento