Sarah Ferguson podría declarar en el juicio contra el príncipe Andrés por abusos sexuales

Sarah Ferguson y el príncipe Andrés.
Sarah Ferguson y el príncipe Andrés.
GTRES

Sarah Ferguson y Beatriz de York podrían declarar el próximo año en el juicio del príncipe Andrés, contra quien Virginia Giuffre interpuso una demanda civil el pasado verano. La denunciante le acusa de haberla forzado a tener relaciones no consentidas en el año 2001, cuando esta era menor de edad, en el marco del mercado sexual que manejaba el magnate estadounidense Jeffrey Epstein.

El juicio entre ellos se celebrará a finales de 2022, tal y como ha avanzado el magistrado estadounidense Lewis Kaplan en una conferencia de prensa. Pueden declarar en el acto procesal un total de 24 testigos -aparte de los de acusación y defensa- y, según avanza Point de Vue, entre los nombres de esas personas llamadas a responder podrían encontrarse Sarah Ferguson y Beatriz de York.

El testimonio de la primogénita del duque de York podría ser determinante en el juicio, pues mientras Virginia Giuffre, que actualmente tiene 38 años, defiende que fue forzada a mantener relaciones íntimas en la mansión de Epstein, en el barrio de Belgravia, el príncipe Andrés asegura que en ese momento estaba con su hija.

Beatriz de York, clave en la investigación

"Había llevado a Beatriz a una fiesta en una pizzería alrededor de las cuatro o cinco de la tarde. La Duquesa estaba fuera y teníamos una regla que decía cuándo uno estaba fuera, el otro se quedaba. Yo estaba de permiso de la Royal Navy, así que estaba en casa", sostiene.

Por otro lado, Sigrid McCawley, abogada de Virginia, habría sugerido que otro de los testigos llamados a declarar fuera Sarah Ferguson, según informa The Telegraph. Han pasado más de dos décadas de su divorcio, pero la relación entre ambos sigue siendo muy estrecha. De hecho, siguen viviendo juntos en el Royal Lodge de Windsor. 

Una demanda "infundada" y "potencialmente ilegal"

El pasado 14 de septiembre, tras la primera audiencia previa al juicio, la cual tuvo lugar en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Manhattan, el representante del príncipe Andrés, Andrew Brettler, rechazó rotundamente las acusaciones, tildando de "infundada" y "potencialmente ilegal" la denuncia de Giuffre.

Para Brettler, un acuerdo de 2009 entre la demandante y Epstein eximía de toda responsabilidad al príncipe, según contó BBC. "Hubo un acuerdo de conciliación que la demandante celebró en un juicio previo que libera al duque y a otros de cualquier responsabilidad potencial", dijo el letrado. En aquel momento el abogado denunciaba, además, que no le habían notificado correctamente los procedimientos a su cliente, que recibió la citación de la demanda en Royal Lodge, en Windsor, en la mañana del 27 de agosto.

Recientemente, el duque de York contraatacaba de nuevo a Giuffre acusándola de ser parte del organigrama de trata de menores del banquero que se suicidó. En concreto, fue el pasado viernes, 29 de octubre, cuando Bettler entregó un documento donde alegaban que la demandante estaba "involucrada en el reclutamiento y tráfico deliberado de niñas para el abuso sexual" de Epstein.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento