Díaz escenifica un acercamiento a Compromís y Más Madrid en pleno debate sobre el espacio a la izquierda del PSOE

Archivo -  La vicepresidenta i consellera d'Igualtat i Polítiques Inclusives, Mónica Oltra (i) i la vicepresidenta segona del Govern i ministra de Treball i Economia Social, Yolanda Díaz (d), s'abracen a la seua arrib
Mònica Oltra se abraza con Yolanda Díaz, en una imagen de archivo.
Europa Press
Mònica Oltra se abraza con Yolanda Díaz, en una imagen de archivo.
EP / Mónica García

La líder de Unidas Podemos en el Gobierno, Yolanda Díaz, participará el próximo sábado 13 en un acto en València junto a la coportavoz de Compromís, Mònica Oltra; la líder de Catalunya en Comú, Ada Colau; y la número uno de Más Madrid, Mónica García. Así lo adelantó El Periódico de España y lo confirmó 20minutos de fuentes de varios de estos partidos. El encuentro se producirá en pleno debate sobre la reconfiguración del espacio político a la izquierda del PSOE, si bien tanto Unidas Podemos como el entorno más próximo a Díaz descartan que este evento suponga el embrión de una plataforma para explorar una candidatura conjunta a las próximas elecciones generales.

El acto, según explican varias fuentes, va a girar en torno a los nuevos liderazgos femeninos de la izquierda que ocupan posiciones de relevancia institucional. Díaz es vicepresidenta segunda del Gobierno, mientras Oltra es vicepresidenta de la Comunitat Valenciana, Colau ocupa la Alcaldía de Barcelona y García es la líder de la oposición en la Asamblea de Madrid. El evento ha sido organizado por Iniciativa del Poble Valencià, el partido liderado por Oltra y uno de los que conforman Compromís, aunque no el mayoritario de la alianza.

Fuentes conocedoras de la génesis del acto explican que han sido Oltra y su formación quienes han decidido quiénes serán los participantes, y la propia dirigente de Compromís afirmó hace unas semanas que "el ánimo" que tiene el evento será "escucharse", no presentar ninguna alianza, y menos en clave electoral. No obstante, el encuentro tiene una evidente lectura política en un momento en el que Díaz ha explicado que está entre sus planes trabajar en "un proyecto de país", "una gran conversación con la sociedad española" que podría traducirse en una papeleta en las próximas elecciones generales que aunase y superase las siglas existentes a la izquierda del PSOE.

Fuentes próximas a la vicepresidenta del Gobierno sostienen que el de València solo va a ser un acto más de los que Díaz realiza con cierta frecuencia con otros dirigentes y, en este sentido, recuerdan que hace tan solo unas semanas participó junto a la propia Colau y la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, en unas jornadas dedicadas a la ley de vivienda. Sin embargo, hasta ahora los eventos públicos de Díaz han sido junto a formaciones con las que está formalmente aliada, como Podemos o Catalunya en Comú. Y, en esta ocasión, la dirigente compartirá escenario también con representantes de Compromís y Más Madrid, una diferencia palpable.

Esa es una de las principales razones por las que el acto del próximo sábado 13 es novedoso, teniendo en cuenta, además, que el evento tendrá lugar cuando en todas las formaciones implicadas hay debates y cábalas para determinar el devenir del espacio a la izquierda del PSOE. Son debates aún muy incipientes, dado que quedan dos años para las elecciones generales, pero ni Unidas Podemos, ni Catalunya en Comú, ni Más Madrid ni Compromís son ajenos a ellos. De hecho, en la formación valencianista las discusiones sobre sus alianzas son un clásico desde la irrupción de Podemos en 2014, y se reavivaron en 2019 cuando Más País decidió presentarse a las elecciones generales.

Iniciativa y el Bloc, un tira y afloja que viene de lejos

A grandes rasgos, en estos debates internos en Compromís ha habido dos bloques relativamente estables. Por una parte, el antiguo Bloc Nacionalista Valencià -ahora rebautizado como Més- siempre se ha mostrado muy escéptico sobre la posibilidad de establecer alianzas con partidos estatales, incluso en 2015, cuando Unidas Podemos se encontraba en auge. Por la otra, Iniciativa -el partido de Oltra dentro de Compromís- ha sido la facción históricamente más proclive al pacto con otras fuerzas. Y en esa tensión se ha manejado Compromís desde hace un lustro: el Bloc intentando hacer valer su mayor número de militantes y su mayor poder orgánico en Compromís, e Iniciativa aprovechando la figura de Oltra, indudablemente la dirigente con más peso individual del partido.

En 2019, Oltra fue partidaria de suscribir una alianza para las segundas elecciones generales con Unidas Podemos, pero finalmente la que se impuso fue la opción defendida por el Bloc, acudir a las urnas junto a Más País. El Bloc siempre criticó que, a su juicio, la alianza con los morados escondía su marca y limitaba su independencia, y por ello apostó por una fórmula junto a Errejón que les dejaba las manos más libres. No obstante, ambos sectores de Compromís coincidieron entonces en que lo más deseable hubiera sido un acuerdo a tres que, en aquel momento, parecía imposible, y Oltra nunca ha abandonado su idea de conformar un bloque con todas las organizaciones.

La vicepresidenta valenciana ha convocado este acto del próximo día 13 como un evento de su partido, Iniciativa –y no de Compromís en su conjunto–, que celebrará su congreso en enero de 2022. Pero su sintonía con Díaz es evidente. En septiembre se reunió con ella y, en la línea de lo que defiende la propia vicepresidenta, señaló que de cara al futuro "lo importante no es el quién, sino el qué". Hace unas semanas, preguntada sobre el evento del día 13, dejó las puertas abiertas a todos los los escenarios, aunque siempre a largo plazo. "Simplemente vamos a sentarnos y escucharnos, hablar de ideas, esa es la cuestión. Lo que venga después no lo sé, pero el ánimo no es ese: es escuchar", planteó.

El debate dentro de Más Madrid

Compromís no es el único partido en el que existe cierto debate interno sobre qué hacer en las próximas elecciones generales en cuanto a la política de alianzas. También ocurre en Mas Madrid y Más País, las dos marcas principales de un partido en plena construcción como es el de Errejón, que tiene en Madrid su única estructura estable. Los resultados electorales de la formación han sido muy dispares: a nivel autonómico, ha conseguido un gran impulso y lidera la oposición, pero a nivel nacional Errejón sufrió un importante batacazo en 2019 y obtuvo solo dos escaños, más otro fruto de su alianza con Compromís.

Precisamente el gran resultado obtenido por Más Madrid en las elecciones autonómicas de este año ha catapultado a Mónica García a la primera línea del foco mediático y ha dado peso a su perfil dentro del espacio a la izquierda del PSOE. Su presencia en València el próximo día 13 junto a Díaz, Colau y Oltra implica que, por primera vez desde la ruptura entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, un dirigente de primer orden de Más Madrid va a compartir escenario con uno de Unidas Podemos, como es la vicepresidenta segunda del Gobierno.

Como en el resto de las organizaciones a la izquierda del PSOE, en Más País el debate sobre las alianzas para las próximas elecciones generales es muy incipiente. Pero existe y, mientras Errejón ha cerrado por ahora la puerta a explorar un entendimiento con Unidas Podemos, García ha sido menos taxativa. La dirigente madrileña, hace un par de semanas, dejó claro que el acto del próximo día 13 "no es el lanzamiento de ninguna plataforma, ni el germen de nada", y se mostró partidaria de "priorizar" su acción política en 2021. Pero también afirmó que "en 2023, trabajaremos lo de 2023", una actitud distinta a la que ha expresado Errejón, que ha dejado claro que Más País "inicio un camino propio en 2019" y le queda "camino verde por delante".

Las ausencias de Belarra y Montero

Al acto del próximo día 13 no están invitadas las números uno y dos de Podemos, Ione Belarra e Irene Montero, aunque Oltra afirmó hace unas semanas que, a su juicio, el espacio de Unidas Podemos estará "representado" en el encuentro por Díaz, que lidera al partido dentro del Gobierno aunque no pertenece a la formación morada. La vicepresidenta valenciana, de hecho, quitó importancia a estas ausencias e insistió en que el evento "no va de siglas, sino de aparcar la sigla y hablar de ideas".

No obstante, que ninguna dirigente de Podemos vaya a participar en el acto llama la atención en un momento en el que Díaz ha deslizado su intención de iniciar un proceso a largo plazo para, eventualmente, presentarse a las elecciones. Ese proyecto futuro cuenta con la bendición de Podemos, que se ha mostrado dispuesto a subsumir su marca en otra si es necesario. Pero aún es una incógnita qué papel jugará la estructura del partido morado en una eventual candidatura liderada por Díaz y en sus listas.

En cualquier caso, Podemos -que mantiene una relación buena y fluida con la vicepresidenta segunda- no ha emitido en público ni una sola queja por no haber sido invitado a este acto, y fuentes de la formación morada insisten, en la misma línea que Díaz, en que se trata de un evento sin mayor importancia que en ningún caso va a determinar la estrategia de alianzas a la izquierda del PSOE. Otras fuentes, además, aventuran que la ausencia de Belarra y Montero en el acto puede tener más que ver con las frías relaciones que existen entre Compromís y los morados desde que la formación valencianista decidió concurrir en las últimas elecciones generales junto a Más País, el partido de Íñigo Errejón.

Colau se posiciona para las futuras alianzas

La cuarta dirigente en discordia, Ada Colau, es quizá la que más claramente se ha mostrado a favor de buscar una alianza de toda la izquierda a la izquierda del PSOE para las próximas elecciones generales. Desde hace meses, la regidora de Barcelona ha apuntado en esta dirección, y ya en verano defendió la necesidad de "hacer alianzas progresistas" y, preguntada específicamente por la posibilidad de compartir papeleta con Más País en las próximas elecciones, insistió en que su intención es "sumar al máximo".

"Yo siempre he defendido que hay que hacer alianzas progresistas, los comunes surgieron así, hay que poner los objetivos por delante de las siglas" aunque eso no suponga renunciar "a las identidades" de cada partido, planteó Colau, que afirmó que, de cara a las generales, "hace falta sumar mucho, no pequeñas parroquias". Y fue más allá al recordar que "en las últimas elecciones de Madrid, Más Madrid y Unidas Podemos sumaban más que el PSOE juntos". "Es una indicación clara de que este espacio progresista, feminista y verde representa a una parte muy amplia de la población", señaló.

Más allá de esta apuesta estratégica, lo cierto es que Colau lleva meses tomando posiciones de cara al futuro de un espacio político en el que, sin el liderazgo claro de Iglesias, se abre la puerta a una dirección más coral. Y, de hecho, el haber sido una de las primeras dirigentes en tomar partido por conformar alianzas amplias no es baladí, ya que permite a Colau posicionarse antes que nadie en el debate para poder influir en la decisión final que se tome, con un ojo también puesto en su siempre rumoreado salto a la política nacional. El acercamiento no solo ha sido con palabras, sino también con hechos, ya que Catalunya en Comú se inscribió en junio en el Partido Verde Europeo, precisamente en un momento en el que Más País está buscando convertirse en el referente verde en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento