Tabaco más caro, cajetillas más 'feas' y no fumar al aire libre: las exigencias de los neumólogos para la nueva regulación

Una mujer se fuma un cigarro en una terraza de bar
Una mujer se fuma un cigarro en una terraza de bar
Europa Press/Archivo

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) se ha sumado este jueves al debate sobre cómo debe actualizarse -y reforzarse- la legislación antitabaco que prepara el Ministerio de Sanidad y ha señalado a la ministra, Carolina Darias, cinco "medidas irrenunciables" para reducir el consumo de tabaco, que cada año se cobra en España 60.000 muertes.

La primera de ellas es subir el precio del tabaco, que no solo debe afectar a los cigarrillos y los puros, sino a "todas las formas" en las que se consume, también al tabaco de liar, las pipas de agua, los cigarrillos electrónicos y el tabaco calentado.

En segundo lugar, la exigencia de los neumólogos coincide con los borradores de Sanidad en el sentido de endurecer la prohibición de fumar en los lugares públicos. Si ya no se puede fumar en el interior de los locales, el Ministerio contempla que tampoco se pueda al aire libre, por ejemplo, en lugares como las terrazas de los bares.

En línea con esta idea, la SEPAR pide la "prohibición del consumo de tabaco en espacios públicos abiertos", entre los que cita "terrazas, estadios deportivos, playas, parques y plazas de toros". Reclama también castigos, un "sistema punitivo", para quien no cumpla.

En tercer lugar, los neumólogos quieren que España siga la senda de países como Australia y Nueva Zelanda, que tienen "tasas de tabaquismo muy bajas", desincentivando el consumo por la vía de la estética. Esto se haría mediante la "instauración de un empaquetado genérico", de manera que no se diferencie entre marcas, logos e imágenes de cada una de ellas. Este mecanismo, dice SEPAR en un comunicado este jueves, "se ha traducido en menos ventas y menor tasas de tabaquismo en los países que lo han implantado".

La cuarta medida "irrenunciable" en la nueva regulación contra el tabaquismo que prepara Sanidad debería ser "regular la venta, el consumo y la publicidad de los cigarrillos electrónicos y de los dispositivos que calientan pero no queman tabaco", que debería ser igual a la que tienen los cigarrillos convencionales. Por último, los neumólogos piden a Sanidad que incremente la asistencia sanitaria a los fumadores para que dejen el consumo, mediante la creación de unidades de tabaquismo en todo el sistema sanitario y la financiación de los tratamientos para dejar de fumar.

Con estas medidas, la SEPAR espera reducir el nuevo repunte del consumo de tabaco que se apreció en 2017, de un 34% más, después de la caída que se experimentó tras la última regulación del tabaco, la que prohibió fumar en los locales públicos cerrados. "Necesitamos un nuevo movimiento, sobre todo legal, para que esto ocurra", afirma el doctor Jaime Signes-Costa, neumólogo y coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento