Así fueron los inicios de Sandra Sabatés: de su sueño de ser meteoróloga a periodista deportiva

Imagen de archivo de Sandra Sabatés.
Imagen de archivo de Sandra Sabatés.
La Sexta

Sandra Sabatés se ha convertido en los últimos años en la compañera indispensable del Gran Wyoming en el programa que la ha visto despegar como comunicadora, El Intermedio.

Sus intenciones cuando era pequeña estaban muy alejados del periodismo y de narrar los acontecimientos políticos más relevantes. Su sueño siempre había sido ser meteoróloga.

Lejos de lo que se pueda pensar por su presencia en la televisión difundiendo temas de actualidad con un tono más distendido, no ha cursado la carrera de periodismo.

Aunque sí que quiso orientar su futuro a las pantallas y finalmente tomó la decisión de estudiar comunicación audiovisual en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Cuando terminó su etapa universitaria, inmediatamente comenzó a trabajar presentando en la sección de informativos de la televisión local de Hospitalet de Llobregat.

A esta experiencia le siguieron otras más orientadas a estar detrás de las cámaras pero esenciales para la realización de un programa, como son las tareas de producción en Localia y Canal Sur.

Continuando con su desarrollo personal y profesional en televisiones autonómicas, en julio de 2005 empezó a presentar L'Informatiu vespre, el informativo territorial de TVE en Cataluña.

Su manera de comunicar y transmitir le proporcionaron la oportunidad de que se fijasen en ella desde La Sexta, la cadena que acababa de aterrizar en el mundo de la comunicación.

En enero de 2007 fue cuando lo dejó todo y se marchó a Madrid a empezar una nueva etapa en los medios de comunicación privados y nacionales, periodo que dura hasta día de hoy.

En un principio, el puesto que encontraron para ella no estaría ligado a las noticias de ámbito político, económico o social, sino al deportivo presentando La Sexta Deportes.

Allí permaneció durante casi cinco años, hasta diciembre de 2011, teniendo compañeras de plató como Sara Carbonero antes de que se fuera a trabajar a la competencia.

La Sexta enseguida le otorgó cierto protagonismo, convirtiéndola en una de sus presentadoras destacadas. Por ello, se encargó de dirigir las campanadas de Nochevieja en dos ocasiones consecutivas.

La primera de ellas lo hizo en 2012, copresentándolas con Alberto Chicote. La cadena decidió volver a apostar por ella y lo hizo una vez más en 2013, pero en esta ocasión con Frank Blanco.

En 2018 publicó su primer y único libro hasta el momento, Pelea como una chica. Una edición con ilustraciones de Ana Juan que desarrolla la vida de 31 mujeres relevantes en diversos ámbitos y sus logros, que apenas fueron reconocidos por el hecho de ser mujeres o los estereotipos que las rodeaban.

Su interés por el feminismo y la narrativa, también le ha llevado a participar en un proyecto con varias mujeres, Voces que cuentan, para el que ha escrito un pequeño relato.

Desde que en 2012 se incorporara al equipo para sustituir a Beatriz Montañez, El Intermedio se ha convertido en su experiencia laboral más duradera, reconocida y exitosa.

De la mano del Gran Wyoming se encarga de abordar la actualidad política de una manera diferente a la de los informativos convencionales, con un toque de humor y broma.

Este formato ha cosechado grandes audiencias en nuestro país, convirtiéndose en una de las grandes bazas de la cadena después de mantenerse en antena durante 15 años.

El éxito de este programa no solo le ha dado enormes alegrías a La Sexta, sino también a la catalana, que ha logrado hacerse un hueco en la comunicación y recibir importantes reconocimientos como el Premio Ondas Nacional de Televisión en 2018, o la Mención de honor del Premio Clara Campoamor del Ayuntamiento de Madrid por su sección Mujer tenías que ser.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento