Instituciones Penitenciarias concedió el tercer grado al presunto asesino de Lardero con un informe desfavorable

Francisco Javier Almeida, detenido por el asesinato de Álex, de 9 años, en Lardero.
Francisco Javier Almeida, detenido por el asesinato de Álex, de 9 años, en Lardero.
GUARDIA CIVIL / AGENCIA ATLAS

Instituciones Penitenciarias, el órgano directivo del Ministerio del Interior encargado de la gestión de las cárceles españolas, concedió el tercer grado a Francisco Javier Almeida, el presunto asesino del niño de nueve años de Lardero (La Rioja), pese al informe desfavorable que emitió la Junta de Tratamiento de la prisión de El Dueso, en Santoña (Cantabria), donde cumplió 21 años de condena por el denominado 'crimen de la inmobiliaria'. 

La denuncia la han realizado este jueves en un acto en Madrid las organizaciones sindicales de los trabajadores de prisiones ACAIP-UGT y CSIF, quienes han opinado que "estamos ante un claro ejemplo de la dejadez de la administración y de su interés más por los datos estadísticos, que por dar debido cumplimiento a la misión constitucional de reinserción y reeducación". 

Según han explicado desde ACAIP-UGT a 20minutos, el tercer grado es condición indispensable para lograr la libertad condicional, algo que solo puede concede un juez. Es decir: de no haber tenido Almeida concedido el régimen de semilibertad, no hubiese podido obtener la libertad condicional. 

 "La falta de respeto de los dirigentes de Instituciones Penitenciarias hacia sus trabajadores nos está avocando a una situación insostenible que empieza a tener consecuencias en la sociedad", han sentenciado.

La Junta de Tratamiento de una prisión es el órgano que se encarga de determinar si un preso puede o no acceder al régimen abierto y está formada no solo por los cargos directivos de la prisión, sino también incluye a los técnicos que se ocupan de la salud mental de los reclusos (psiquiatra, psicólogo, educador...). Los casos, normalmente, se revisan cada seis meses. 

En el caso de Almeida, la mayoría de la Junta de Tratamiento del Dueso se opuso -seis votos contra tres- a que se le diese el tercer grado porque "el perfil y su trayectoria no lo aconsejaban" y el dictamen final fue desfavorable. Sin embargo, el presunto asesino de Lardero recurrió esta decisión a Instituciones Penitenciarias, que en febrero del año 2020 resolvió que Almeida podía finalmente disfrutar del tercer grado teniendo en cuenta el tiempo de condena, su buen comportamiento y de los argumentos esgrimidos por las voces discrepantes de la Junta. 

Almeida obtuvo así en abril de 2020 la libertad condicional tras ser condenado por el asesinato y agresión sexual a una joven agente inmobiliaria en Logroño en 1998. El 17 de agosto de 2023 se extinguía la condena, de 20 y 10 años por los delitos cometidos. Con anterioridad, en 1993, fue condenado a siete años de prisión por otro delito de agresión sexual.

Así fue el asesinato de Álex

Los hechos de Lardero ocurrieron el pasado 28 de octubre cuando el niño de nueve años, Álex, jugaba en un parque de Lardero disfrazado de "la niña del exorcista" por Halloween y, según los datos iniciales de la investigación, el detenido se lo llevó con engaños, tras lo que dio la alarma una niña.

El padre de una de las dos menores a las que el hombre había intentado días atrás llevarse a su casa subió, según los testigos, a la casa de Almeida, situada en las inmediaciones del parque, y, cuando le abrieron la puerta, le vio con el niño en brazos y dijo que se había "desmayado".

Posteriormente, Guardia Civil y Policía Local de Lardero se dirigieron hacia el lugar y, a los pocos minutos, la patrulla de Guardia Civil de Villamediana dio aviso y pidió una ambulancia "al encontrar al menor en estado muy grave e inconsciente junto a un varón" en el interior de un portal de la localidad.

Una vez que llegó la ambulancia al lugar intentaron reanimar al menor sin conseguirlo y falleciendo en el lugar de los hechos. Tras conocer el suceso, numerosos vecinos de la localidad acudieron a las inmediaciones de dicho barrio de Lardero en donde era patente la tensión que iba creciendo cada minuto y, cuando presuntamente el coche de Policía salió del lugar de los hechos con el detenido dentro, se oyeron numerosos insultos y gritos contra el presunto asesino.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento