Los 20 afrodisíacos más potentes (V): los grandes desconocidos

Existen zonas de nuestro cuerpo muy afrodisíacos.
Existen zonas de nuestro cuerpo muy afrodisíacos.
20MINUTOS.ES

No sólo son afrodisíacos, los que se pone, lo que se come o lo que se bebe, hay otros factores muy interesantes también como veremos en este apartado.

17.Culos y nalgas. Como afrodisíaco visual, las nalgas de hombre tienen el mismo interés para la mujer que las de ella para él. Las mujeres valoran en ellos que estén bien definidas que sean compactas y un poco respingonas. Los hombres valoran en ellas que sean redondas y amplias y por los que dicen las estadísticas "que se muevan con salero". Como muchas otras cosas de nuestro comportamiento sexual, parece que este estimulo visual forma parte de la herencia de nuestros ancestros los primates para los que las nalgas son el mayor atractivo erótico, tanto que en las chimpancés en celo se colorean de un fuerte color rosa.

No sólo la visión del culo enfundado en un pantalón ceñido es afrodisíaco, también la postura es importante. Agacharse a recoger un papel imaginario con las piernas muy rectas y ligeramente abiertas es una incitación erótica para ambos.

18.Pechos y pezones. Tan incitante como un pecho apenas visto es una camisa abierta con los pectorales insinuados. Saber jugar con el pecho es importante en la fase de la seducción. Todos los chicos saben que los pezones entran en erección cuando la chica está excitada, (también pueden hacerlo de frío) pero lo que las chicas no saben es que los pezones de los chicos también entran en erección cuando ellos se hayan excitados.

Tocar o chupar los pezones es parte del juego amoroso, pero si quieres quedar bien no lo hagas hasta que tu chica esté bien excitada, pero sin embargo tu chico se sentirá a gusto y sorprendido si le metes mano a través de la ropa o llegas a su piel desabrochando sólo un botón de su camisa.

19.Sillas. Ningún burdel tradicional se consideraba bien equipado si no tenía una silla. Las sillas amatorias deberían ser rechonchas y estrechas y, por supuesto, sin brazos, de forma que la chica pueda sentarse a horcajadas encima de su hombre y la silla no le estorbe. La postura tanto de él como de ella debe ser sentados en una silla con las piernas ligeramente abiertas, dejando ver o adivinar lo que hay entre las piernas.

Las posibilidades de una silla son infinitas si se le hecha imaginación y por si no se os ocurre nada ahí van algunas sugerencias: el se coloca sobre la silla con el pene erecto ella se sienta en su regazo cara él, la misma postura de él pero ella se sienta de espaldas y en una silla baja, ella se sienta a horcajadas con los pies en el suelo.

20.El clima y la temperatura. Ya Aristóteles en su Problemas preguntaba "¿por qué en invierno los hombres y en verano las mujeres se sienten atraídos por el deleite sexual?" No se contestaba nada. También Hesíodo tratando el mismo problema en Los trabajos y los días escribió: "En la estación del cansado verano... los niños son más gordos, el vino más dulce y las mujeres más lujuriosas, pero los hombres se muestran débiles".

Parece que según estos autores la temperatura tiene un efecto contrario en hombres y en mujeres, las mujeres se vuelven locas cuando hace calor y los hombres prefieren el frío. Locura esta de la naturaleza si es verdad, porque según esto los hombres se relacionarían con ellos mismos en invierno y las mujeres con otras mujeres en verano o sólo coincidirían en sus ardores en primavera o en otoño. Si esto es así (que todavía no lo tengo muy claro) lo mejor es poner el aire caliente al principio de la sesión y frío después.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento