> Las denuncias por violencia doméstica bajan un 17%

Las denuncias por violencia doméstica bajan un 17%

Los jueces tratan casi 200 casos menos que el pasado año, sin embargo, se disparan las órdenes que prohíben al agresor hablar con su víctima.
Las denuncias por violencia doméstica van a menos en Galicia. Así se desprende de los datos que arrojan los juzgados de la comunidad, que este año registraron un 17% menos de casos que en 2004, lo que supone una paralización del constante incremento registrado en la región en los últimos ejercicios.

La memoria del Consejo General del Poder Judicial del primer trimestre de 2005 recoge un total de 871 denuncias en los distintos juzgados de Galicia: casi 200 menos que las registradas en el mismo período del pasado año. Un descenso que rompe con una tónica que ya era habitual. De hecho, los casos que llegaron a tribunales experimentaron un crecimiento del 17% en 2004 respecto al año anterior.

Pero no sólo se trata de que hay menos denuncias, también han cambiado las actitudes de los jueces ante las situaciones que se les presentan. Así, las medidas por las que optan se centran más en buscar la incomunicación del agresor con su víctima que en el alejamiento.

Así, las prohibiciones para que el denunciado se ponga en contacto con la otra persona, ya sea por teléfono, por Internet o de cualquier otra forma, se han disparado. En el primer trimestre del año aumentaron un 40% respecto al mismo periodo de 2004, pasando de 122 a 201.

No obstante, también crecieron, aunque en menor proporción –un 15%–, las medidas para alejar al agresor de su víctima.

Para la presidenta de la asociación Alecrín, Ana Míguez, el descenso de denuncias “es importante”, pero apuesta por esperar a que finalice el año para descartar que no sea “una simple racha”. En todo caso, cree que responde a la ley integral de violencia de género, a la que también atribuye el incremento de las medidas.

Vigo duplica los casos coruñeses

Pese a que A Coruña tan sólo tiene 50.000 habitantes menos que Vigo (con un censo de 292.000 vecinos), la distancia en casos de violencia doméstica es abismal. Y es que el número de denuncias en la ciudad olívica duplica a la cifra que se recoge en la herculina.

Una situación que se repite año tras año. A juicio de Ana Míguez, esta diferencia se debe a una “mayor concienciación” en la sociedad viguesa. “En A Coruña no hay un movimiento social tan fuerte”, subraya. Pero al margen de estas ciudades, la circunstancia más llamativa del primer trimestre de 2005 se produce en Pontevedra, donde no hubo ninguna denuncia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento